Madridimage

Madridimage

15 jugadoras renuncian a la selección española tras fracasar su intento de echar a Jorge Vilda | Deportes



La Federación española de fútbol ha publicado un comunicado este jueves por la noche en el que asegura que no va a permitir que las jugadoras de la selección cuestionen la continuidad del técnico, Jorge Vilda y de su cuerpo técnico. Lo hace, cuenta, tras haber recibido a lo largo de este jueves 15 correos electrónicos de 15 jugadoras de la selección absoluta femenina de fútbol en los que comunican que renuncian a vestir la camiseta de España. “Casualmente todos los correos tienen la misma redacción y manifiestan que la actual situación generada les afecta de forma importante en su estado emocional y en su salud”, reza el comunicado. Por ello dicen que renuncian “mientras no se revierta la situación”.

Los correos que menciona la RFEF llegan apenas tres semanas después de que se abriera una crisis entre las jugadoras y Jorge Vilda. Algunas futbolistas se amotinaron y expresaron al técnico su desacuerdo tanto con sus planteamientos tácticos como con su metodología y su gestión del grupo. Con anterioridad, habían solicitado además a Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, la destitución de Vilda y Rafael del Amo, presidente del Comité de Fútbol Femenino y de la territorial navarra. Vilda, con el respaldo de Rubiales, rechazó dimitir y en una tensa rueda de prensa dijo que se habían traspasado los códigos del fútbol. “Lo que pasa en el vestuario, se resuelve en el vestuario. Tengo más fuerzas que nunca para seguir”. En esa misma comparecencia, las tres capitanas, Irene Paredes, Patri Guijarro y Jennifer Hermoso, erigidas en portavoces del motín en la sala de prensa y ante todas sus compañeras, admitieron las divergencias con el seleccionador, pero negaron que hubieran pedido su dimisión.

La RFEF ha vuelto a mostrar su apoyo este jueves, a través de un comunicado, a Jorge Vilda. La Federación es rotunda en su defensa al seleccionador. “Tomar esas decisiones [sobre la continuidad del técnico] no entra dentro de las competencias de las jugadoras. La Federación no va a admitir ningún tipo de presión por parte de ninguna jugadora a la hora de adoptar medidas de ámbito deportivo. Este tipo de maniobras se encuentran alejadas de la ejemplaridad y fuera de los valores del fútbol y del deporte y son nocivas”.

Recuerda además la Federación que no acudir a la llamada de la selección, de acuerdo con la legislación española vigente, es “calificado como una infracción muy grave y puede acarrear sanciones de entre dos y cinco años de inhabilitación”. La RFEF, insiste el comunicado, “al contrario de la forma de actuar de estas jugadoras, quiere dejar claro que no las llevará a este extremo ni las presionará. Directamente, no convocará a las futbolistas que no desean vestir la camiseta de España. La Federación contará únicamente con futbolistas comprometidas aunque tenga que jugar con juveniles”. Concluye, además, que la situación ha pasado de ser algo meramente deportivo a ser una “cuestión de dignidad”. Califica de “innegociable” la selección y dice que el de este jueves es un hecho “sin precedentes en la historia del fútbol, tanto masculino como femenino, en el ámbito español y mundial”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link