Madridimage

Madridimage

Alessandro Michele deja Gucci después de ocho años como director creativo


WWD lanzó la pregunta a última hora del martes. «¿Podría estar produciéndose un cambio importante en Gucci?», comenzaba el artículo del medio especializado, en el que se anunciaba que Alessandro Michele, director creativo de la enseña italiana durante los últimos ocho años, iba a dejar la firma. Añadía que la marca anunciaría este miércoles la noticia, que no fue confirmada pese a las «repetidas peticiones» de WWD. Según sus fuentes, la salida de Michele se produciría porque «se le pidió que iniciara un fuerte cambio de diseño» en la firma y, además, porque François-Henri Pinault –presidente y director ejecutivo de Kering, grupo al que pertenece Gucci– quiere un «cambio de ritmo» para esta marca. Y este anunciado cambio llega cuando el diseñador romano está a punto de cumplir 50 años (el 25 de noviembre). Casi 24 horas después, a última hora de este miércoles, Gucci confirmaba la noticia a través de un comunicado que subrayaba que «Alessandro Michele ha estado al mando creativo de la Casa desde el 21 de enero de 2015 y ha jugado un papel fundamental parte en hacer de la marca lo que es hoy en día a través de su creatividad innovadora, a la vez que se ha mantenido fiel a los famosos códigos de la Casa».

En el texto emitido por Gucci, FrançoisHenri Pinault, CEO de Kering, ha mostrado su agradecimiento al director creativo y ha subrayado que «el camino que Gucci y Alessandro han caminado juntos durante los pasados años es único y permanecerá como un momento destacado en la historia de la Casa». Pinault ha destacado la «pasión, la imaginación, el ingenio y la cultura» de Michele y le ha deseado «un gran nuevo capítulo en su viaje creativo». En el comunicado, se ha anunciado que «la oficina de diseño de Gucci seguirá ocupándose de la dirección de la Casa hasta que se establezca una nueva organización creativa», sin dar más detalles sobre quién sucederá a Michele.

El director creativo romano se ha despedido en el comunicado oficial emitido por la firma explicando los motivos que han llevado a su partida de la enseña. «Hay momentos en que los caminos se separan debido a las diferentes perspectivas que cada uno de nosotros puede tener. Hoy termina para mí un viaje extraordinario, de más de 20 años, dentro de una empresa a la que he dedicado incansablemente todo mi amor y pasión creativa. Durante este largo periodo, Gucci ha sido mi hogar, mi familia adoptiva». 

Michele lleva toda una vida –desde 2002, cuando Tom Ford era el director creativo– trabajando en Gucci. Estudió en la Accademia di Costume e di Moda Romana, en 1994 dejó su ciudad y se fue a vivir a Bolonia para trabajar en Les Copais y después despuntó como diseñador de accesorios para Fendi, junto a Karl Lagerfeld y Silvia Venturini Fendi. Desde que empezó su trayectoria en Gucci fue ganando responsabilidades (también pasó por las porcelanas Richard Ginori, propiedad de Kering) hasta convertirse en la mano derecha de la entonces directora Frida Giannini, que después de una década en la enseña lo nombró adjunto a la dirección. En 2015 Michele tomó el relevo de Giannini al frente de la marca fundada en Florencia en 1921 por Guccio Gucci y su popularidad ha aumentado desde entonces. En estos siete años al frente Michele se ha convertido en un diseñador-estrella que no ha dejado de sumar hitos en la casa italiana.

Alessandro Michele junto a Jared Leto en la última edición de la Gala Met, el pasado mes de mayo. Foto: getty images

Su fuerte personalidad y su enfoque que combina intelectualidad y espectáculo, con referencias filosóficas en sus colecciones y celebridades afines fieles a sus creaciones (de Jared Leto a Florence Welch, pasando por Måneskin o Dakota Johnson), ha seducido también al público. En 2017, apenas dos años después de que se hiciera cargo de Gucci, había logrado que las ventas de la firma aumentaran un 43,4% en solo un año. Y en la actualidad, según los últimos datos recogidos por Fashion Network, es la firma más rentable de Kering: representa más de la mitad de los ingresos del grupo y «cerró 2021 con fuerza, registrando un aumento de ingresos del 31 % interanual hasta los 9.730 millones de euros, retrocediendo a sus niveles previos a la pandemia». Michele suma más de un millón de seguidores en su Instagram, donde muestra su universo lleno de referencias culturales, pasión por las antigüedades, el coleccionismo y lo esotérico. Él mismo explicaba en S Moda hace unos años que la creación de moda era su forma de compartir su personal forma de ver el mundo: «Yo sueño hasta cuando me siento mal. Lo hago para ser mejor. Y mi imaginación termina perteneciendo a la gente. Si perdiera la habilidad para fantasear, dejaría de trabajar. Haberme convertido en director creativo es un capítulo más de mi pasión. Ahora me gustaría, por ejemplo, tener una bonita casa de campo o una granja».

La fantasía de la que hablaba Michele se ha plasmado en todas sus colecciones. Ha sido uno de los grandes promotores del género fluido en la moda y ha recurrido a iconos pop para llevar esas ideas al gran público. De hecho, su amigo Harry Styles protagoniza Ha Ha Ha, la última campaña recién lanzada por la firma, en cuya creación ha colaborado el cantante. La web de Gucci explica el significado que tiene este lanzamiento: «Fruto de la amistad entre él y el director creativo Alessandro Michele, el juego está en el centro de la colección, que utiliza la ropa de hombre como herramienta de vanguardia (…) Harry Styles muestra el ‘armario de los sueños’ definido por el uso excéntrico de acentos románticos, estampados caprichosos, detalles vintage y la emocionalidad expresiva del individuo».

Esos elementos son el sello que Michele ha aportado a lo largo de sus ocho años al cargo de la firma. Ha desfilado en castillos como el de Castel del Monte en Apulia, subrayando la relación de la enseña con la conservación del patrimonio histórico; ha llevado a la pasarela a modelos con su propia cabeza en la mano (en el desfile de otoño-invierno 2018/19); creado colaboraciones icónicas, como la realizada con Adidas (que salió a la venta en junio), y entre sus últimos hitos destacan el guiño pop de incluir a Gizmo, el gremlin bueno, en uno de sus desfiles (el pasado octubre), o el homenaje a su madre y su tía del desfile del pasado septiembre, en el que reunió sobre la pasarela a 136 gemelos para reflexionar sobre el concepto de identidad.

Ahora está por ver con qué soñará el diseñador en el futuro, y dónde lo llevará a cabo. Y quién sucederá a Michele al frente de Gucci. Kering adquirió parte de la firma en 1999 y completó su adquisición en 2005. Además de Gucci, posee enseñas como Yves Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Brioni o Stella McCartney. El cambio de Michele no es el único que se ha producido en el conglomerado de lujo en los últimos meses: hace justo un año se anunciaba que Daniel Lee salía de Bottega Veneta para ser reemplazado por Matthieu Blazy. Lee también había revolucionado la firma italiana de la que se hizo cargo, creando complementos virales que impulsaron sus ventas. Lo que ocurrirá con el futuro de Gucci, y de Michele, es de momento una incógnita.

Sigue leyendo

Alessandro Michele: «La moda está más viva en la calle que entre la clase alta»

Alessandro Michele: «La moda está más viva en la calle que entre la clase alta»





Source link