Madridimage

Madridimage

Álex Flórez: el senador que protagonizó un escándalo borracho y tiene 6 investigaciones abiertas

A las 4:00 de la mañana, borracho e intentando ingresar a una acompañante a su habitación de un hotel en Cartagena, el senador quinterista Álex Flórez quedó grabado en un video en el que se ve agrediendo a un policía e insultando a varios de los trabajadores del lugar. Protagonizó un bochornoso escándalo.

El alboroto le costó al senador del Pacto Histórico no solo el repudio de sus críticos e incluso de varios de sus allegados políticos, sino que lo dejó con tres expedientes que podrían derivar en sanciones legales por su comportamiento contra varios civiles y un miembro de la Policía.

Tras rechazar los hechos en los que salió agredido verbalmente uno de sus uniformados, la Policía lo denunció penalmente por los delitos de injuria y calumnia, los cuales están tipificados en los artículos 220 y 221 del Código Penal y que, por competencia, le corresponde investigar a la Corte Suprema de Justicia.

Además, la Procuraduría le abrió una indagación preliminar y pidió practicar pruebas; en un proceso que podría terminar sacándolo del Congreso. Aquí mismo, en el Ministerio Público, Flórez tiene otros tres expedientes abiertos por la regional de Antioquia –por chocar carros oficiales, por injuria, por contratos “corbata” y por supuestamente obligar a sus cuotas a entregar el 5% para su campaña–, los cuales ahora pasan por competencia a la Procuraduría en Bogotá.

Y, para completar el cerco de esos seis expedientes contra Flórez, la Comisión de Ética del Senado también anunció una investigación disciplinaria en contra del polémico congresista, quien no solo hace parte de la bancada del Gobierno de Gustavo Petro, sino que es uno de los alfiles más íntimos del alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

De hecho, el mandatario de la capital antioqueña salió a defenderlo 12 horas después de que estallara la polémica. A través de su cuenta de Twitter, Quintero dijo que el comportamiento de su “amigo” Álex Flórez era “decepcionante” pero que aún así creía en su futuro (ver trinos).

Ese respaldo llegó, incluso, después de que el mismo Flórez se contradijera. Primero, en Blu Radio, salió envalentonado a justificarse diciendo que “no estoy arrepentido, porque mi labor es hacer leyes, no dar ejemplo”. Pero, tras la presión mediática y política, sacó un comunicado posterior admitiendo que se había equivocado y que, por lo tanto, ofrecía excusas públicas.

Lo cierto es que este es solo un episodio más que se suma a la larga lista de escándalos que ha provocado el Senador. Entre su espesa hoja de vida pública, al congresista le pesa una pérdida de investidura como concejal, varios incidentes con camionetas de la Unidad Nacional de Protección (UNP) que le fueron asignadas y un par de procesos por presuntos comportamientos violentos contra compañeras de trabajo y exparejas.

A parte, están varios cuestionamientos a contratos que impulsó con presuntas irregularidades durante su paso por la administración de su “amigo” Quintero.

La borrachera y los abusos

La algarabía empezó a eso de las 3:40 de la madrugada de este viernes, cuando el Senador llegó a la recepción del Hotel Caribe –uno de los más costosos y prestigiosos de Cartagena– pretendiendo ingresar a una mujer a su cuarto sin hacer el debido registro. Según precios oficiales del sitio, una sola noche en una habitación estándar para dos personas vale entre $930.000 y $2.200.000.

Estando ahí, Flórez comenzó insultar a la recepcionista protagonizando un caso de “usted no sabe quién soy yo”, como relató uno de los testigos que presenció la escena.

Tras cinco minutos de gritos porque no le dejaban ingresar a su acompañante sin registrarla, la recepcionista se vio obligada a llamar a la Policía para que la ayudaran a calmar al Senador.

Minutos después, policías de la estación de Bocagrande llegaron al lugar y le pidieron salir a la vía pública para solucionar el inconveniente sin despertar a los demás huéspedes.

En su estado de embriaguez, Flórez se fue exaltando cada vez más hasta que empezó a gritarle a uno de los uniformados que era un “asesino” y “violador de Derechos Humanos”. “No seas tan sapo, cabrón. ¡Quedate callado!”, “ustedes son unos irrespetuosos, violadores de derechos humanos”, son algunas de las frases que se le escuchan. Al mismo tiempo, uno de sus acompañantes, quien aparentemente sería su guardaespaldas, intentaba entrarlo a la fuerza al hotel para que dejara de gritarle a los policías. “Ayúdenme que estoy acá desde las 6 de la mañana y quiero irme a descansar”, decía el hombre en un evidente intento por calmar la situación.

Otro video muestra a Flórez tambaleándose sin poderse sostener por su propia cuenta. En él, se le escucha gritar, de nuevo, que el policía es un “asesino”.

“¡Asesino! Cuéntale a Colombia cómo mataste a los pelados inocentes”, dice Flórez. El policía le contestó defendiéndose: “¿Fui yo?, ¿le consta que fui yo? (el que ha asesinado a jóvenes) Usted puede ser Senador, pero a mí me respeta. Pégueme y verá que lo capturo”, decía.

La oleada de críticas

Los gritos y comportamientos agresivos del senador se convirtieron rápidamente en una de las tendencias principales de medios y redes.

“No hace falta decir mucho. Las imágenes lo dicen todo. Muy graves las acusaciones y narrativa contra la Policía Nacional (…) ¿ya renunció a su esquema de seguridad conformado por policías?”, trinó la senadora uribista María Fernanda Cabal.

Sin embargo, las críticas llegaron también desde sus compañeros de bancada. El presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, dijo que la actuación de Flórez “no es la posición del Pacto Histórico” y que “la mayoría asumimos el compromiso ético y moral de representar a nuestro pueblo. Tenemos que comportarnos a la altura. Nosotros no vinimos a hacer leyes y ya, vinimos a dar ejemplo, no vergüenza”. Incluso, Racero fue más allá y sugirió activar el comité de ética del Pacto para evaluar posibles sanciones.

Al paso también salió la representante a la Cámara Susana Gómez Castaño, conocida como Susana Boreal, una mujer que, de hecho, fue víctima de uno de los comportamientos déspotas del senador.

“Álex Flórez, usted es el senador más joven, no puede hacer quedar mal a toda una generación (…) Hago un llamado al respeto a las instituciones y al pueblo que ha depositado su confianza en nosotros”, trinó.

Rodeado de escándalos

El caso de Boreal ha sido uno de los más polémicos de Álex Flórez, pues se le vio codeándola agresivamente en una tarima intentado quitarle protagonismo en un acto de campaña del entonces candidato Gustavo Petro. En ese episodio –ocurrido en Medellín–, cientos de mujeres y colectivos feministas lo señalaron de machista y misógino.

Pero ese no ha sido su único proceso por posible violencia contra mujeres. Durante la campaña al Congreso se conoció una historia clínica de su pareja, en la que ella denunciaba presuntos abusos y “violencia intrafamiliar” por, supuestamente, haberse negado a abortar.

En otros episodios, y también en supuesto estado de embriaguez, se conoció como Flórez habría estrellado dos de las camionetas de la UNP –que son financiadas con los dineros del Estado– y habría intentado ocultar las evidencias para salir en limpio.

De ese tipo, el senador Álex Flórez también ha sido vinculado con presuntos hechos de corrupción relacionados con contratos “corbata” e inhabilidades para ejercer cargos públicos. De hecho, el Consejo de Estado confirmó su pérdida de investidura –luego de que él renunciara– tras evidenciar que tenía contratos con el Estado mientras se presentaba a la campaña en el Concejo.

Por ahora, Flórez tendrá que responder ante las tres investigaciones que se iniciaron en su contra mientras continúa recibiendo críticas por su larga lista de inconvenientes. Tras el escándalo, algunos petristas le han cuestionado al presidente Petro si era necesario aceptar esa “cuota” de Quintero pese a los costos políticos y de credibilidad que eso implicaba para el Pacto Histórico.

Flórez: un amigo íntimo y alfin de Quintero

El senador y exconcejal de Medellín Álex Flórez es amigo íntimo del alcalde Daniel Quintero. Fue su principal aliado en el Concejo y renunció antes de que el Consejo de Estado confirmara su pérdida de investidura para integrar la lista del Pacto Histórico al Congreso. “Con firmeza, lealtad, apego a los principios y valentía defendió nuestra administración”, escribió Quintero cuando Flórez renunció al Concejo. El alcalde siempre lo ha defendido y apoyado. “Creo en él y su futuro”, dijo ayer tras el nuevo escándalo.

Los otros escándalos del senador Álex Flórez

Acusado de maltrato

En marzo de este año, Flórez se vio envuelto en un caso por presunta violencia intrafamiliar, cuando se filtró a la opinión pública una valoración médica que documentó la llegada de una expareja suya a un hospital con señales de maltrato. Aunque el documento reseñaba lesiones en un oído y “llanto fácil” de la víctima, el senador negó esa acusación.

Sus manchas en el concejo

En octubre de 2020 y julio de 2021 Flórez protagonizó dos polémicas en el Concejo cuando se conoció que estrelló su camioneta oficial en presunto estado de embriaguez. Así mismo, su llegada a esa corporación se vio manchada luego de que el Consejo de Estado le quitara su investidura tras determinar que se benefició de recursos públicos durante su campaña.

Codazo a una coequipera

Durante la pasada campaña legislativa, Flórez tuvo que pedir disculpas luego de darle un codazo en plena tarima pública a la hoy representante a la Cámara por Antioquia Susana Gómez, reprochándole estar demasiado cerca de Gustavo Petro. Luego de ser acusado de machista, Flórez emitió un comunicado pidiendo disculpas a su coequipera.

Ruidos por contratos “corbata”

En diciembre del año pasado, cuando aún buscaba aval para lanzarse al Congreso, Flórez fue acusado de beneficiarse de contratos “corbata” en el Departamento de Gestión del Riesgo de Medellín (Dagrd), presuntamente por exigir el 5% de la remuneración de al menos seis contratistas. Dentro de ese grupo, aparecían exparejas sentimentales de Flórez.