Madridimage

Madridimage

Ascienden a seis los muertos en Países Bajos en el accidente de un camión de matrícula española que arrolló una zona de pícnic | Internacional



Seis personas murieron este sábado en Países Bajos cuando un camión de una empresa de transporte española se precipitó contra un grupo de vecinos que disfrutaban de una barbacoa a pocos kilómetros de Nieuw-Beijerland, una localidad cercana a Róterdam. Según la policía holandesa, hay además siete heridos, uno de las cuales está muy grave. El conductor, de 46 años y procedente de Murcia, no iba ebrio y ha sido detenido. Salió de la carretera y se deslizó por un desnivel por razones todavía desconocidas, arrollando a su paso a las personas que estaban sentadas en unas mesas alargadas dispuestas en un campo. Todo ocurrió de repente y no dio tiempo a que el grupo se apartase. Un equipo de 16 agentes investiga los hechos, y ha tomado declaración, como testigo, al chofer de una camioneta blanca que estaba aparcada en la zona en el momento del siniestro.

El camión lleva el nombre de la firma El Mosca, radicada en Murcia, y ha sido necesario levantarlo con ayuda de una grúa especializada. Como se precipitó sobre las personas, la policía señaló primero que podía haber al menos tres muertos. Luego apuntó que eran más de dos, subrayando que no sabían si quedaba alguien bajo las ruedas. Este domingo han cifrado en seis las víctimas mortales, y sus portavoces han especificado que el vehículo estaba parado antes del accidente. La cadena de radio y televisión regional, Rijnmond, señala que entre los fallecidos hay tres miembros de la misma familia: “Una madre, su hijo, y la nuera, embarazada”.

Algunos testigos han hecho comentarios a la televisión pública holandesa (NOS), y una pareja presente en la barbacoa describe así lo sucedido: “El camión paró, después arrancó y entonces se precipitó por el terraplén. Nos sentimos como en una película y vimos a la gente siendo arrastrada”. A los numerosos mensajes de condolencia por las víctimas y sus familiares se ha sumado el de la ministra de Justicia, Dilan Yesilgöz. Ella ha deseado también fuerza “a los equipos de rescate”.

La barbacoa se había organizado en un barrio residencial y es una cita anual del club local de patinaje sobre hielo, De Kom. Esta vez, reunió a más comensales de lo habitual porque se despedía su presidente. Había niños y mayores, y ha causado honda impresión en un entorno donde todos se conocen.

Con la investigación en marcha, las primeras declaraciones de los testigos oculares señalan lo mismo: estaban tranquilos comiendo y, de pronto, se les echó encima el camión. Charlie Aptroot, alcalde interino del municipio que incluye a la localidad de Nieuw-Beijerland, ha dicho en su cuenta de Twitter sentir “gran tristeza e incredulidad ante algo incomprensible”. Se ha abierto una línea telefónica para los vecinos que quieran información, al tiempo que se presta ayuda psicológica a los afectados.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete





Source link