Madridimage

Madridimage

Bankinter ganó 560 millones en 2022, un 28% más, y deberá pagar 100 millones por el impuesto extraordinario | Economía



El grupo Bankinter cerró un año de récord en 2022 al lograr unos beneficios de 560,2 millones de euros, un 28,1% más que en el ejercicio anterior si se excluyen los casi 900 millones de la plusvalía que se anotó entonces por la escisión de Línea Directa para sacarla a Bolsa, según ha comunicado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Consigue así un avance de 123 millones aunque en 2021 hubo cuatro meses en los que Línea Directa aportaba todavía ingresos al grupo. Si se tiene en cuenta el extraordinario de la salida de la aseguradora, el beneficio cayó un 58%. De esta forma, ya se empieza a sentir la subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE) que acabó con ocho años de tipos cero o negativo. Y esto, para el negocio bancario, supone el retorno de ingresos recurrentes.

De hecho, el margen de intereses de Bankinter se situó en 2022 en los 1.536,7 millones, un 20,5% más que en 2021, y se anotó unas comisiones netas de 606 millones (una ligerísima subida del 0,5%). Estos dos últimos guarismos son, precisamente, los que el Gobierno pretende gravar a la banca tanto en el ejercicio pasado como en el de 2023. De esta forma, a Bankinter le corresponderá pagar unos 100 millones de euros. Es decir, el gravamen se comerá ocho de cada diez euros de las ganancias adicionales del año. El primer pago, de la mitad, se realizará en febrero, aunque entonces previsiblemente comenzará la batalla judicial.

Los ingresos, en conjunto, fueron al alza para el grupo que dirige María Dolores Dancausa: el margen bruto subió un 12,3% hasta los 2.084,3 millones de euros impulsado especialmente por el margen, donde se refleja la subida de tipos, y no por más comisiones. “Todos los márgenes de la cuenta observan crecimientos muy importantes respecto al ejercicio precedente, producto de una favorable evolución de los tipos de interés y del mayor impulso comercial del banco, que se ha traducido en mayores volúmenes, especialmente, de la cartera de inversión”, recoge la entidad en su nota.

Por el lado de los gastos, los costes operativos de la compañía se han incrementado en un 7,6%, hasta los 918 millones. Así, crecen de forma considerable pero por debajo del margen bruto. El resultado antes de impuestos de la actividad bancaria alcanzó los 785 millones, un 46% más que hace un año en términos comparables. Y en la rentabilidad sobre recursos propios (ROE), Bankinter creció 2,4 puntos hasta el 12%. Mientras que la ratio de capital CET1 fully loaded se situó en el 12,01%, muy por encima del 7,726% que le exige el BCE.

Además, la morosidad se mantiene todavía a raya a pesar de la incertidumbre económica tras la pandemia y la guerra de Ucrania: Bankinter cerró el ejercicio con una mora del 2,1%, por debajo de la media del sector (está en el 3,77%, según los datos de octubre del Banco de España). Una cifra muy baja que muestra la buena salud de la cartera de clientes por el momento. La banca, pese a estos datos aún positivos, ya pactó con el Ministerio de Economía la ampliación del Código de Buenas Prácticas para auxiliar a los hipotecados en apuros y evitar que caigan en impagos.

El grupo comienza así una ronda de resultados bancarios sobre la que hay mucha expectación. El motivo es que será ahora cuando se conozca cuánto le corresponde pagar a cada entidad del nuevo impuesto extraordinario al sector financiero. El Gobierno espera recaudar 3.000 millones en dos años al aplicar un tipo del 4,8% sobre el margen de intereses y comisiones netas de los bancos, solo por la parte de su negocio en España, para las entidades que superen los 800 millones anuales entre ambos guarismos. El Ejecutivo justifica la tasa por la necesidad de obtener una contribución extra del sector, al considerar que se está beneficiando de las subidas de tipos.

Los bancos, por su lado, ya han anunciado su intención de ir a los tribunales para recurrir el pago. Entre las responsables de los bancos, la más beligerante desde un inicio ha sido precisamente María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

Cuenta Nómina

En la banca comercial, el producto con el que más clientes capta el banco sigue siendo la Cuenta Nómina. “La cartera de cuentas nómina asciende ya a 16.700 millones de euros, lo que supone multiplicar por 2,4 el volumen de hace 5 años, en 2017″, detalla Bankinter en un comunicado.

La otra gran palanca del sector para ganar cuota son las hipotecas. En este negocio, el grupo cerró el ejercicio con una cifra global en su cartera hipotecaria de 33.700 millones de euros. La subida en España fue en el año del 2,8%, por encima de la media en el país. La nueva producción hipotecaria, incluyendo todas las geografías y también a EVO, fue en 2022 de 6.700 millones de euros, lo que supone un 13% más que el año anterior, y representa un 6,7% de cuota de mercado en nuevas operaciones.

Sobre el negocio de empresas, que genera un tercio del margen bruto del grupo, creció un 9,3% la cartera de inversión con una nueva producción un 28% superior a la del ejercicio anterior. “Si atendemos solo a la cartera de inversión a empresas en España, el crecimiento es de un 8,2%, frente a un sector que crece al 1,8%, con datos a noviembre del Banco de España. Esto supone que Bankinter sigue ganando cuota de mercado”, añade en una nota. También se ha incrementado un 25% la inversión para negocio internacional de las compañías hasta los 8.000 millones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECÍBELO



Source link