Madridimage

Madridimage

Cadena Dial celebra sus premios en una gala llena de emotividad, reivindicación y música en directo | Cultura


Adiós a las mascarillas, la distancia de seguridad y la prohibición de bailar. Hola a un público que grita, se levanta, siente, canta y al que los artistas pueden observar y animar. Así se vivió ayer la XXVI edición de los Premios de la cadena Dial, una gala que defendió el regreso de la música en vivo con Edurne y Carmen Ramírez como presentadoras. Ruth Lorenzo, que entregó uno de los galardones, se alegró de poder ver las caras de los presentes en el Recinto Ferial de Tenerife y aseguró: “La música en directo ha venido para quedarse”.

Por el escenario desfilaron innumerables artistas, además de los premiados, cuyos nombres ya se conocían desde hace semanas. Pero el gran protagonista de la gran noche de la música en español fue el público. Primero con el espectáculo de Alejandro Sanz con una batucada y bailarines que se movieron entre las sillas y luego con artistas como Melendi, Carlos Rivera, Antonio José y Edurne, que bajaron del escenario para cantar. Y es que los Premios Dial no son una gala encorsetada: es un gran concierto de fiestas de pueblo donde todos tienen cabida. Desde el veterano Manolo García, que deslumbró con su movimiento de cadera, hasta la benjamina Ana Mena, que ayer se alzó con su primer trofeo.

Alejandro Sanz recibe de la cantante Laura Pausini el premio Cadena Dial.
Ramón de la Rocha (EFE)

Sergio Dalma consiguió poner en silencio a todo el auditorio. Acompañado únicamente por un piano, cantó Por amor al arte y se marcó el momento más íntimo de la noche del jueves. Sin embargo, la situación más emotiva la provocó la dedicatoria en forma de premio especial Dial Latino de Carlos Rivera a su padre, fallecido recientemente. “Mi último recuerdo de Tenerife fue esa noticia, pero no podía ser el último, por eso estoy aquí para celebrar la vida”, explicó ante todo el auditorio en pie. El mexicano no perdió ni su característica sonrisa ni sus ritmos latinos con epicentro en su cadera cuando interpretó Te soñé. Dani Fernández también se acordó de alguien que no está, su abuelo, al que le rindió homenaje con la voz entrecortada y al borde de las lágrimas.

Carlos Rivera celebra el premio Cadena Dial Latino, entregado por Melendi (al fondo).
Carlos Rivera celebra el premio Cadena Dial Latino, entregado por Melendi (al fondo). Ramón de la Rocha (EFE)

Carlos Rivera no fue el único representante de Latinoamérica en la gala. Morat animó a los presentes con Llamada Perdida. Un grupo que canta al desamor, pero que, en palabras de Ruth Lorenzo, “da aliento a una generación llena de ansiedad e inseguridades”. Pastora Soler también utilizó su intervención para reivindicar, en su caso, el papel de las madres trabajadoras: “Se lo dedico a mi hija porque a veces tenemos que dejar atrás a la familia por el trabajo”. Igual que Laura Pausini, que mencionó el premio más bonito de su vida: “Se llama Paula, tiene 9 años y ahora mismo voy a por ella”.

Pastora Soler con su premio, anoche en Tenerife.
Pastora Soler con su premio, anoche en Tenerife. Ramón de la Rocha (EFE)

Estas no fueron las únicas reivindicaciones. Como cada año, parte de lo recaudado se destina a una causa social y en esta ocasión fue para la asociación Diversas Canarias que lucha por los derechos LGTBI. El Premio Especial a la Trayectoria de esta edición fue para Álex Ubago por sus 20 años en la industria musical. “Entro ya en el club de los viejunos”, comentó entre risas. Antes de salir a recogerlo, el público ya cantaba a capela su canción más mítica, Sin miedo a nada. El artista hizo un repaso de su trayectoria con tres canciones: Estar contigo, Sin miedo a nada y A gritos de esperanza. Tres temas que despertaron la nostalgia de los presentes con estribillos en los que se dejaron las voces.

Melendi con el público durante su actuación en la gala.
Melendi con el público durante su actuación en la gala. Ramón de la Rocha (EFE)

La actuación de Melendi fue el broche final de la gala. Pese a no ser uno de los galardonados, el artista quiso subir al escenario para cumplir una promesa. El año pasado, que sí fue uno de los premiados, no pudo cantar porque volvió de su gira en Estados Unidos contagiado de covid-19. “Vamos a darle juntos la bienvenida a la nueva normalidad”, comentó Melendi antes de empezar a cantar Tu jardín con enanitos. Así, el cantante cerró el círculo y lo selló con música en directo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO



Source link