Madridimage

Madridimage

Coches híbridos: ¿Qué diferencias hay entre ellos? ¿Cuál me conviene más? | Compañías


La oferta de vehículos de bajas emisiones ha crecido exponencialmente en los últimos años. Los coches eléctricos, llamados a desterrar a los vehículos de combustión, ofrecen la ventaja de contar con la etiqueta de cero emisiones, pero su alto precio, a pesar de las ayudas, y la escasa infraestructura de recarga pública hacen que sus ventas en España estén aún muy rezagadas en comparación con el resto de Europa.

Una opción intermedia por la que optan muchos clientes mientras esperan a que el automóvil eléctrico se desarrolle más en nuestro país, son los coches híbridos. Sin embargo, cuando se habla de «híbridos», no se trata de un solo tipo de vehículo, sino que hay varias hibridaciones dependiendo del tamaño de la batería, de las emisiones y del recorrido que puede hacer el vehículo en eléctrico. Estos son los tipos de híbridos que existen:

Mild hybrid o coche de hibridación suave

Estos coches se caracterizan por tener un pequeño motor eléctrico que puede llegar a tener una potencia de hasta 48 voltios. Si bien ayuda al motor a arrancar cuando el automóvil está parado, la batería no ofrece tracción en eléctrico, es decir, no le ayuda a moverse, por lo que este tipo de vehículo no tiene recorrido en eléctrico.

La principal función de la batería es servir de apoyo para que distintos sistemas eléctricos del coche, como puede ser el aire acondicionado, funcionen de una forma más eficiente. Esto ayuda a que en el cómputo global de emisiones, el vehículo emita menos que su misma versión puramente de combustión, según explican desde Mazda, una marca que ha apostado por esta tecnología. Los automóviles de hibridación suave cuenta con la etiqueta ECO de la DGT.

Híbridos

El conocido simplemente como coche híbrido es un vehículo que cuenta con una batería superior a la del mild hybrid. A diferencia de los de hibridación suave, este tipo de vehículo sí que cuenta con una batería que ofrece tracción en eléctrico, por lo que el coche se mueve, en algunos momentos, sin necesidad de consumir combustible.

Este tipo de automóvil se autorecarga cuando el conductor desacelera o frena. Es una opción muy utilizada por taxistas y conductores de VTC que están frenando y desacelerando constantemente en entornos urbanos, lo que les permite reducir notablemente su consumo de combustible. Estos coches, al igual que los de hibridación suave, tienen etiqueta ECO.

Híbridos enchufables

Por último, existen los híbridos enchufables, un coche que es necesario enchufarlo (aunque también se autorrecarga al desacelerar y frenar) para que se cargue. Es el paso anterior a dar el salto definitivo al vehículo eléctrico, ya que su batería, mucho más grande que la del híbrido y el mild hybrid, ofrece varios kilómetros de recorrido en eléctrico. Concretamente, estos coches ofrecen un mínimo de 40 kilómetros en eléctrico. Los híbridos enchufables cuentan con la etiqueta cero de la DGT.

Estos automóviles son muy útiles para reducir las emisiones siempre y cuando se usen en modo eléctrico. Sin embargo, si no es así, estos coches, al pesar más que los de combustión (porque tienen dos motores: uno de combustión y otro eléctrico), emiten más que sus homólogos que solo tienen versión de gasolina, ya que estos últimos pesan menos.



Source link