Madridimage

Madridimage

Columna diaria de ajedrez: España entra en semifinales tras tumbar a la favorita Azerbaiyán | Actualidad del Ajedrez



La selección española ha garantizado hoy en Jerusalén su mejor resultado de la historia. Aunque es cierto que este Mundial Rápido está devaluado por los numerosos astros ausentes, no lo es menos que ha derrotado en cuartos de final (2-2 y 2,5-1,5) al gran favorito, Azerbaiyán, con su equipo de gala. Los otros tres países que se jugarán las medallas son asiáticos, y se enfrentarán así este miércoles: China-España y Uzbekistán-India.

“Ha sido una tarde de nervios terribles, pero lo cierto es que la perspectiva de ganar ha estado siempre ahí, aunque con varios altibajos”, explica el presidente de la Federación Española de Ajedrez (FEDA), Javier Ochoa de Echagüen, hoy en funciones de capitán porque David Martínez sufre un fuerte catarro con fiebre. “Aunque este Mundial sea en la modalidad de rápidas [en realidad, semirrápidas, con 45 minutos por jugador más diez segundos adicionales por movimiento] y haya ausencias importantes, nuestro resultado es un gran éxito histórico”, remachó.

Ochoa tenía una especie de presentimiento pocos minutos antes de que se iniciasen los cuartos de final, cuando observó que los cuatro españoles estaban ya sentados y listos para jugar antes de que llegasen los azerbaiyanos. “Quizá fuera interesante hacer un estudio científico que mida si los jugadores que llegan antes ganan con más frecuencia”, comentó, en el sentido de que esa actitud quizá muestre una buena mentalización para triunfar.

Los hechos confirmaron que la hipótesis del presidente no era descabellada. Jaime Santos no tuvo problema alguno en el primer tablero para hacer tablas con el 14º del mundo, Shajriyar Mamediárov. Y David Antón llegó incluso a estar algo mejor con negras frente al 11º, Teimur Radyábov. Antes, Alexéi Shírov también había hecho tablas, con Gadir Guséinov. El peligro se veía en el cuarto tablero, donde Danil Yuffa estaba claramente peor, mas la posición era compleja y de doble filo en apuros de tiempo mutuos, por lo que Rauf Mamédov le ofreció el reparto del punto.

Ciertamente, la tensión fue enorme en la segunda manga. Para empezar, porque Shírov salió muy mal de la apertura. Pero eso no quebró la esperanza de los españoles porque, en el cuarto tablero, Miguel Santos tenía una posición estratégicamente ganadora al poco de empezar. Además, Antón disponía de una ventaja clara, y parecía que Jaime Santos volvía a sujetar el ímpetu de Mamediárov.

Hubo unos minutos de gran zozobra porque, de pronto, Jaime Santos estaba peor, Shírov seguía perdido y Miguel Santos, de 23 años, acusaba la enorme tensión y responsabilidad, tirando por la borda casi toda su ventaja con su única jugada mala. Sin embargo, Jaime, de 26, confirmó que ya está maduro para ingresar en la élite, arrancando un empate de enorme valor. Y Miguel aprovechó muy bien un error de evaluación de Mamédov para igualar el encuentro. Finalmente, Antón culminó una labor hercúlea y doblegó a Radyábov, uno de los ajedrecistas más difíciles de vencer de los últimos 25 años.

Si uno se limita a mirar los nombres y puntuaciones en el escalafón internacional de los cinco chinos que disputan este torneo, deducirá que se trata de China C o D, y que España debe ganar la semifinal con claridad. Pero esa evaluación es muy errónea porque si se analizan sus partidas la conclusión es muy distinta: su fuerza real está muy por encima de sus puntos Elo, quizá porque salen poco de China o porque la Federación China de Ajedrez no envía a la Internacional (FIDE) los resultados de todos los torneos que organiza. Lu, Xu, Wen, Bai y Li son de armas tomar, y serios aspirantes al oro. Su victoria sobre Polonia (2,5-1,5 y 2-2) ha sido más clara de lo que indica el marcador.

Algo parecido en cuanto a puntuaciones Elo muy devaluadas puede afirmarse sobre los uzbekos, verdugos hoy de Ucrania, un rival en teoría muy superior, con Ivanchuk, Shevchenko, Volokitin, Kovalenko y Bernadski. Pero Uzbekistán, actual campeona olímpica contra todo pronóstico, ha dominado (3-1 y 2,5-1,5) con jugadores de poca fama internacional: Yakúbboev, Sindárov, Vojídov y Vajídov, y se enfrentará en semifinales a India, ganadora de Francia en el desempate (3-1, 1-3 y 2,5-1,5). Es decir, Uzbekistán aspira a nuevo al oro sin su gran estrella, Nodirbek Abdusattórov, de 18 años. El seleccionador uzbeko asegura que esa ausencia se debe a la coincidencia con otro torneo, lo que resulta muy difícil de creer. Otras fuentes consultadas por EL PAÍS coinciden en que Abdusattórov se ha negado a jugar en Israel.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites



Source link