Madridimage

Madridimage

¿Cómo le ha ido a Lionel Messi en los Mundiales con Argentina? ¿Cuántos goles ha anotado?


(CNN Español) — Qatar 2022 podría ser la última oportunidad para Lionel Messi, considerado para muchos el mejor jugador de fútbol de mundo, para alcanzar la gloria máxima: conquistar la esquiva Copa Mundo que varias veces se le ha escapado de las manos.

Messi, que reiteró este lunes que el de Qatar puede ser su último Mundial de la FIFA, liderará una escuadra con la que espera conquistar el gran objetivo que le falta a su carrera, inspirándose en el Maradona de 1986 —que derrotó a Inglaterra con majestuosidad— para finalmente levantar la Copa Mundial.

Messi ha participado hasta ahora en cuatro mundiales anteriores: Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018. En sus participaciones ha jugado 19 partidos mundialistas y ha marcado seis goles, según la página TransferMarkt.

Así ha sido la participación del astro del fútbol en otros mundiales de la FIFA.

Alemania 2006: un joven Messi inicia una nueva era para Argentina

El centrocampista holandés Wesley Sneijder (L) lucha por el balón con el delantero argentino Lionel Messi en la primera ronda del partido de fútbol de la Copa Mundial del Grupo C Holanda vs. Argentina, el 21 de junio de 2006 en Frankfurt, Alemania. (Crédito: FRANCOIS-XAVIER MARIT/AFP a través de Getty Images)

En 2006 el entonces director técnico de Argentina, José Pékerman, le abrió la puerta al primer Mundial a Lionel Messi, con 18 años, que para ese momento ya había debutado en la Sub-20 y en la Argentina olímpica, pero aún no tenía una gran experiencia para ganarse la titular de la albiceleste.

Messi, que debutó en el segundo partido de la fase de grupos contra Serbia y Montenegro, entró en el minuto 74, en cambio de Maxi Rodríguez, cuando el partido iba 3-0. Allí empezaba una nueva era, con otras figuras en la cancha como Javier Mascherano y Carlos Tévez.

Al minuto 88, en una muestra de destreza y velocidad, el joven Messi marcó su primer gol mundialista con una asistencia de Carlos Tévez, para sellar la victoria del equipo 6-0. Esa sería el único gol de Messi en ese mundial que dejó a Argentina en cuartos de final, luego de perder contra Alemania por penales.

2010, se consolida Messi, pero el gol le fue esquivo

Para su segundo Mundial, Lionel Messi, de 22 años, ya brillaba con el Barcelona en el fútbol mundial. Para ese momento había ganado una Champions League, tenía un Balón de Oro y había sido goleador de la Liga de España. Pero en Sudáfrica 2010 el gol le fue esquivo y se fue sin anotar un solo tanto.

Lionel Messi durante el partido de cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 entre Argentina y Alemania en el Estadio Green Point el 3 de julio de 2010 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. (Getty Images)

Argentina vio en ese Mundial la unión de dos grandes dentro y fuera de la cancha: Diego Maradona, la leyenda eterna argentina, que representaba para muchos el pasado de gloria del equipo que le dio a Argentina su segunda Copa en 1986, y a Messi, que para ese momento ya representaba el futuro de una nueva generación que le daba la esperanza al equipo.

Messi, investido con la 10 que sido de Maradona, Ortega y Riquelme, lideró a Argentina contra Grecia a sus cortos 22 años por encima de otros mucho más veteranos y experimentados.

En el primer partido de ese Mundial contra Nigeria, Argentina venció 1-0 con un gol temprano de Gabriel Heinze, con una asistencia de Juan Sebastián Verón. Pero la mala suerte, los palos o el arquero nigeriano Vincent Enyeama no dejaron celebrar los goles a Messi.

El segundo partido, esta vez contra Corea del Sur, Messi fue el artífice del primer gol con un centro de zurda que le pegó al jugador surcoreano Ji-sung Park en la pierna y entró al arco propio. El partido avanzó con tres goles de Gonzalo Higuaín, uno de ellos con Messi corriendo la pelota media cancha y rematando en el área dos veces, para luego ver la anotación del Pipa. El gol nunca le llegó a Messi en este partido.

Un descuento para Corea del Sur de Chung-yong Lee para un final de 4-1.

En el tercer encuentro, contra Grecia, Messi debutó como el capitán más joven de Argentina en los mundiales de fútbol, con Maradona alentándolo desde fuera de la cancha reiterándole su confianza: «Vamos, capitán», le gritaba desde fuera de la cancha. Messi abrió varias oportunidades de gol, como la más clara en el minuto 85, que pegó en el palo, y un disparo más, en el minuto 89, luego de una recuperación del 10, tiro de izquierda, pero finalmente el que anota es Martín Palermo, que cierra el partido 2-0.

El entrenador argentino Diego Maradona (izq.) luce abatido frente al delantero argentino Lionel Messi después de perder el partido de fútbol de cuartos de final de la Copa Mundial 2010 entre Argentina y Alemania el 3 de julio de 2010 en el estadio Green Point en Ciudad del Cabo. Alemania se clasificó para las semifinales. (Crédito: DANIEL GARCIA/AFP a través de Getty Images)

Finalmente, llega el partido contra México. En octavos de final en Sudáfrica 2010, Messi nuevamente vuelve a brillar con sendas asistencias y remates contra el arco, como la del minuto 11 en la que Messi se cruza de derecha a izquierda en el área chica, pero el arquero frustra el canto de gol.

El primer tanto, con asistencia de Messi, lo anotó Carlos Tévez al minuto 25; el segundo gol lo anota Gonzalo Higuaín y el tercero vio un golazo de Tévez, su segundo gol del torneo. El descuento de México llegó por cuenta del «Chicharito» Hernández y el partido quedó 3-1, con Argentina pasando a cuartos de final.

El sueño mundialista de Messi fue reprimido por Alemania que detuvo a los argentinos en cuartos de final con una goleada 4-0.

Brasil 2014: Messi es figura, Argentina es finalista y la leyenda se fortalece

Este fue el Mundial en el que el título se le resbaló de las manos a Messi. En ese momento, ya con amplia experiencia y una leyenda ya fortalecida por el fútbol mundial, Messi logró cuatro goles en todo el torneo, llegó con su equipo a una final desde 1990, pero al final, quizá en una injusticia del fútbol, el azar o superioridad de su rival, Argentina quedó en segundo lugar frente a Alemania.

Tras un autogol de Bosnia en el minuto 3, el 10 argentino empezó pisando fuerte en la fase de grupos frente a Bosnia, anotando su primer gol del campeonato en el minuto 65, tras un pase cerca del área chica de Higuaín. Ganó Argentina 2-1, con descuento de Vedad Ibisevic a cinco minutos del final del partido.

El segundo tanto de Messi en ese Mundial llegó frente a Irán en el estadio de Belo Horizonte. Cuando las esperanzas del seleccionado argentino se acababan y múltiples tiros al arco no entraban, llegó Messi con un tiro cruzado desde fuera para terminar el duelo.

Y finalmente, el capitán tuvo su revancha frente a Nigeria y más aún frente al arquero Enyeama, que en 2010 no lo dejó anotar, y marcó dos goles en la victoria 3-2 para avanzar tranquilamente a octavos de final. A Messi se le vio bromear en la cancha con Enyeama, quien respondió a las bromas del argentino.

El delantero argentino Lionel Messi dispara para anotar su segundo gol, durante un partido de fútbol del Grupo F entre Nigeria y Argentina en el estadio Beira-Rio de Porto Alegre durante la Copa Mundial de la FIFA 2014 el 25 de junio de 2014. (Crédito: AFP PHOTO / PEDRO UGARTE)

Argentina avanzaba y ahora en el estadio Corinthians Arena de Sao Paulo la albiceleste se enfrentaba contra la ‘guardia’ Suiza en octavos de final, un partido que se sintió como una final por la tensión, las llegadas, los tiros al arco y las apuestas de los dos equipos.

El único gol del partido, suficiente para cantar victoria, llegó al minuto 118, en el tiempo extendido cuando Di María como socio estratégico de Messi llevó al equipo a cuartos de final con un golazo que destruyó la defensa suiza e hizo que dos rosarinos pusieran a cantar victoria a todo un país.

Las victorias argentinas no paraban y su siguiente rival, Bélgica, perdió con la diferencia mínima con un gol que empezó en los pies de Messi, pasó a Di María y finalmente terminó en celebración con un tiro de Gonzalo Higuaín. Messi, el showman, no decepcionó y con varios cobros de tiro libre, gambetas y carreras al área puso a celebrar a los asistentes al Estádio Nacional de Brasília Mané Garrincha.

Tras ese encuentro, Argentina clasificó a cuartos de final en un partido contra Países Bajos lleno de estrellas en la cancha —Robin van Persie, Arjen Robben; Mascherano, Higuaín y Messi— que llegó a tiros penales. Messi anotó el primero de los goles, dándole confianza a su equipo para avanzar a la gran final contra Argentina.

Un Messi suelto y los hinchas argentinos dueños del Maracaná en Río de Janeiro celebraban por anticipado la llegada a final, un evento que se les escapaba desde 1990, cuando también la gloria se les fue de las manos frente a Alemania.

Messi, Zavaleta, Higuaín llegaron, pero el arco les fue esquivo por centímetros. Un gol de Higuaín, anulado por fuera de lugar, fue una celebración anticipada y equívoca par los argentinos. Messi en todo el partido superó la marca, hizo gambetas, sufrió y persiguió el balón logrando unas ocho o diez llegadas de gol. Pero la anotación no ocurrió.

Al final, Alemania, que había perdido por un momento el control de partido, llegó a la segunda parte del tiempo complementario y de un knock out ganó el encuentro, dejando a Argentina con la victoria lejana y un Messi decepcionado con la mirada en la copa, sin poder levantarla, como si no existiera el «felices por siempre».

Messi fue el Balón de Oro del Mundial 2014, pero ese reconocimiento, sin conseguir el título máximo, no fue motivo de celebración para la Pulga.

Lionel Messi saluda al portero de Alemania Manuel Neuer tras el partido final de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014 entre Alemania y Argentina en el Maracaná el 13 de julio de 2014 en Río de Janeiro, Brasil. (Crédito: PEDRO UGARTE/AFP via Getty Images)

2018, el fin de una era

Rusia 2018 fue una nueva oportunidad para Lionel Messi de ir por la Copa Mundo y fue esta la última vez que aparecería en la cancha el equipo estelar de Di María, Mascherano, Agüero, Higuaín y Messi juntos.

Pero esta vez, un Messi más maduro y experimentado, no brilló tanto como en Brasil 2014, y la copa quedó lejana, con Argentina llegando a octavos de final, con una presentación no tan memorable.

El delantero francés Antoine Griezmann compite con el delantero argentino Lionel Messi durante el partido de fútbol de octavos de final de la Copa Mundial Rusia 2018 entre Francia y Argentina en el Kazan Arena en Kazan el 30 de junio de 2018. (Crédito: BENJAMIN CREMEL/AFP a través de Getty Images)

De nuevo, a pesar de su incansable búsqueda hacia una victoria, el primer partido de Argentina en este mundial quedó con un 1-1 frente a Islandia, en el que Messi falló un penal, que lo llenó de rabia y frustración en la cancha.

El sexto gol mundialista del astro del fútbol llegaría esta vez frente a Nigeria, un viejo conocido de Messi, al que Argentina ya había vencido en 2010 y 2014.

A pesar de una derrota por goleada frente a Croacia (3-0), Argentina llegó a cuartos de final y enfrentó, con un festín de goles frente a Francia, con un resultado 4-3 que detiene el sueño mundialista de Argentina y Messi.

Ese partido fue «la presentación en sociedad de una camada brillante de jóvenes franceses ante el último baile de una generación de oro para Argentina», dice la FIFA. Y si bien un zurdazo de Messi nace el primer gol del partido, el joven Kylian Mbappé enterraría la ilusión de Argentina en Rusia 2018.

Messi llora al final del partido de octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 entre Francia y Argentina en el Kazan Arena el 30 de junio de 2018 en Kazan, Rusia. (Crédito: Catherine Ivill/Getty Images)

Argentina se despidió del Mundial Rusia 2018 con una derrota 3-4, mientras que Francia, su verdugo, se coronó campeón frente a Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú.



Source link