Madridimage

Madridimage

Cruces de declaraciones, bloqueos y un ‘¡que te den!’: la batalla de Britney Spears es, ahora, contra su madre | Gente



A pesar de que ya se ha cumplido algo más de un año desde que Britney Spears pudiera deshacerse de la tutela judicial que la mantuvo a merced y en manos de su padre durante 13 años, la estrella del pop no deja de tener rifirrafes con su familia. Esta vez el cruce de acusaciones ha sido por el mismo canal, su cuenta de Instagram, en la que atesora 41,9 millones de seguidores, pero con una protagonista distinta: su madre, Lynne Spears, de 67 años, que en esta última etapa se había mantenido callada y al margen. Hasta ahora.

El inicio de este nuevo capítulo de pelea familiar entre los Spears comenzó el pasado 1 de octubre, después de que la cantante publicara una imagen en la que se puede leer: “No soy perfecta, pero soy yo”. En el largo comentario que acompañaba a la publicación, la cantante de Baby one more time expresaba la pena que sentía porque su familia no le hubiera pedido perdón, especialmente por los 13 años en los que su padre, Jamie Spears, fue su tutor. “¡Mi familia hasta el día de hoy honestamente no tiene conciencia alguna y en su mente realmente creen que no han hecho nada malo en absoluto! Podrían al menos asumir la responsabilidad de sus acciones y reconocer el hecho de que me hicieron daño”, lamenta.

Fue en esta nueva publicación, en la que Britney Spears (de 40 años) volvía a expresar su dolor por el daño que su familia le había causado en la última década, en la que su madre reaparecía para pedir perdón en un comentario a su hija, de entre los casi 6.500 que acumula el post. “¡Lo siento muuuuucho por tu dolor! Lo he sentido durante todos estos años. Te quiero mucho y te echo de menos. Por favor, desbloquéame y hablemos en persona”, pedía Lynne Spears a la cantante. “En el fondo sabes lo mucho que te quiero y lo que te echo de menos. Me disculpo por cualquier cosa que te haya podido hacer daño”, concluía su progenitora en el mensaje.

Pero lejos de que este acercamiento por parte de Lynne Spears hiciera posible una reconciliación entre madre e hija, el comentario ha provocado que la intérprete de Toxic se aleje aún más. La cantante publicó otro post la pasada noche —que ya ha borrado de su cuenta— en el que, en tono airado, volvía a pedir a su familia, y especialmente su madre, que la dejaran en paz. “Ni una puñetera persona me ha defendido. ¡Mamá, coge tus disculpas y que te den!”, sentenciaba la intérprete de Oops!…i did it again.

El reciente comentario de Lynne Spears en la publicación de su hija no es el primer intento que ha hecho para tratar de lograr la paz con la estrella del pop. El pasado 29 de agosto Lynne publicaba una foto de las dos juntas en su cuenta de Instagram (con casi 62.000 seguidores) en la que pedía a Britney que hablaran en privado para arreglar la situación. “¡Britney, toda tu vida he hecho todo lo posible para apoyar tus sueños y deseos! ¡Y también, he hecho todo lo posible para ayudarte a salir de las dificultades! ¡Nunca te he dado ni te daré la espalda! ¡Tus rechazos a las innumerables veces que te he llamado me hacen sentir desesperada! He intentado todo. Te quiero mucho, pero esta charla es solo para ti y para mí, cara a cara, en privado. ❤️🙏”, escribía. La foto que recibió más de 8.600 me gusta, pero ningún comentario directo.

Esta foto de Lynne Spears respondía a un audio que la cantante lanzó en su cuenta de Youtube el pasado 28 de agosto, por el que acusaba a su madre de ser la verdadera artífice de utilizar la tutela judicial bajo la figura de su marido, para así mantener controlada a su hija. “Llevo 15 años de giras y espectáculos y estuve 13 años bajo las reglas de mi padre”, alega la estrella del pop. “Y todo esto está sucediendo y mi madre lo está presenciando, mi hermano y mis amigos también, y todos están de acuerdo”, lamentaba la intérprete de Circus.





Source link