Madridimage

Madridimage

Decenas de estudiantes se manifiestan contra el nombramiento de Ayuso como alumna ilustre de la Complutense | Madrid



Decenas de personas se han concentrado este martes a la salida del metro de Ciudad Universitaria de Madrid para mostrar su rechazo al nombramiento de Isabel Díaz Ayuso como alumna ilustre de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense (UCM), convocados por varios colectivos estudiantiles. Un amplísimo despliegue policial, puesto en marcha desde primera hora de la mañana, ha impedido que la protesta se desarrolle como estaba previsto a las diez de la mañana ante el edificio de la facultad, donde se desarrolla desde esa hora el acto de entrega de los diplomas honoríficos a la presidenta y al resto de alumnos ilustres, los periodistas Almudena Ariza y Ángel Expósito, el escritor Arturo Pérez-Reverte y el actor Antonio de la Torre.

El colectivo estudiantil Contracorriente, la agrupación Pan y Rosas, el Sindicato de Estudiantes, junto con CGT y el Movimiento Asambleario de Trabajadores Sanitarios (Mats), son los convocantes de la concentración bajo la consigna No en mi nombre. La protesta está respaldada por una decena de organizaciones universitarias ―Frente de Estudiantes, UEP, Estudiantes en Movimiento, UHP, Phisis, La Chispa, RQTR, Sputnik, Manuela Malasaña y Abrir Brecha—, que firmaron un comunicado conjunto para mostrar su “oposición enérgica” a un nombramiento que “responde a un intento del equipo rectoral de utilizar la universidad como plataforma de promoción electoral”. La concentración no estaba comunicada a la Delegación de Gobierno, según detalla un portavoz, que no ha facilitado más detalles sobre el despliegue policial, como el número de efectivos, pero sí que este se ha coordinado entre la Policía Nacional, la Comunidad de Madrid y la propia Complutense.

Entre los manifestantes, tambores, trompetas, banderas, carteles, y consignas. Ayuso dimite, la uni no te admite o ilustres y precarias son las sanitarias corean los presentes, la mayoría estudiantes, pero también miembros de otros colectivos. Hilario Montero, un pensionista de 76 años, ha decidido unirse a la protesta junto a otros compañeros: “En la universidad hay más personas ilustres que ella y no estamos de acuerdo con el nombramiento”, se queja Montero mientras sujeta una de las pancartas. “Encima de las muertes en residencias le dan un reconocimiento”, añade.

Marifé Montoro, otra jubilada, también ha acudido manifestación. Es madre de uno de los profesores que han promovido una recogida de firmas contra la condecoración a Ayuso, que ya ha recabado 1.500 firmas de integrantes de la comunidad académica, entre ellos 96 docentes, junto con investigadores y alumnos. Además, el 75% de la Junta de la Facultad rechaza el nombramiento. “Amo la universidad, he sido alumna de la universidad para mayores y parece mentira que el rector haga esto, para una persona que no hace nada por lo público. ¿A qué viene?”, critica Montoro.

A las nueve de la mañana, una larga cola con decenas de estudiantes ocupaba parte de la avenida de la Complutense, una hora antes de que comenzara la concentración. El motivo no era la protesta en sí, sino los controles policiales para acceder a la Facultad de Ciencias de la Información. Había dos filtros policiales, uno poco después de salir de la parada de metro de Ciudad Universitaria ―unos cuantos alumnos repartían folletos con una caricatura de la presidenta en las escaleras― y otro antes de cruzar la valla para entrar al edificio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Solo podían sortear ambos peajes quienes presentaban el carnet de estudiante, en físico, de la Complutense, donde debía aparecer el nombre de la facultad, si no, nada, no se podía pasar. La facultad había informado de que “por razones de seguridad” sería “indispensable presentar el carnet UCM” para acceder al recinto hasta las 13.00, así como de otras restricciones de acceso desde la cafetería y desde la entrada del Palacio de la Moncloa.

Pero algunos no se habían enterado del requisito y se han quedado fuera. “Pero si tengo el DNI y si quiere le enseño la matrícula”, se quejaba un estudiante. “Todo esto por una mujer que desmantela la educación pública. Increíble”, decía una segunda. Otros se resignaban y daban media vuelta. La mayoría han tenido que esperar entre 15 minutos y media hora para acceder al recinto. Mientras, al otro lado de la valla, 11 furgones de la policía nacional custodiaban la avenida. Muchos de los alumnos se preguntaban por qué no han cancelado las clases, como cuando le concedieron la distinción a la reina Letizia. “Así nadie hubiera venido a la concentración” o “¿para esto me he levantado a las seis?” eran algunas de las frases que se repetían en los corrillos de estudiantes que no han podido ir a clase.

Los nombres de periodistas Ariza, Expósito, Pérez-Reverte y De la Torre fueron propuestos por la Junta de facultad, pero la designación de Ayuso fue idea del rectorado, lo que ha provocado una fractura en el equipo de gobierno de la Universidad. Han dimitido dos vicerrectores del brazo del PP: Juan Carlos Doadrio (Relaciones Institucionales), por la controversia del nombramiento de Ayuso, y José Ignacio López, (Política Económica) para presentarse a las elecciones a rector.

“La universidad es el mayor foro de libertad, convivencia y pluralismo que existe. Todos en la universidad pública somos bienvenidos y que una parte pequeña, que no representa a los casi 70.000 alumnos de la Complutense, quiera dar otra imagen, pues les retrata”, defendió Ayuso este lunes en un acto en San Sebastián de los Reyes. Para la presidenta, “es normal que la universidad donde se ha estudiado lo quiera reconocer sin más”, y consideró que ni alumnos ni docentes deberían actuar “de manera sectaria en contra”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.



Source link