Madridimage

Madridimage

El Bayern rompe la imbatibilidad del Barça | Deportes



El Barcelona no es invencible. Ya mostró la temporada pasada, tras perder dos partidos en todas las competiciones, que también era humano. Ocurrió en el final del curso, cuando salieron derrotadas en la vuelta de las semifinales y en la final de la Champions. Pero en esta temporada ha sucedido antes, al cuarto partido de la fase de grupos del torneo europeo. El contexto fue el mismo: fuera de casa. Primero en el Volkswagen Arena, le siguió Turín y ahora el Allianz Arena, tras haber encadenado 14 victorias consecutivas. Se trata de la primera derrota azulgrana esta temporada.

El campo bávaro se vistió ayer de gala para ver ganar a sus jugadoras y escribir otro récord en el fútbol femenino alemán. Un total de 24.000 aficionados llenaron las gradas del estadio para registrar la mejor asistencia en un encuentro en Alemania, superando así el Wolfsburg-Barça de las semifinales de la temporada anterior (22.057).

El torhymne del Bayern, el sonido del gol en la Bundesliga, sonó temprano en el Allianz Arena. Las germanas salieron a comerse al Barça y en una pérdida en la salida de balón por parte de Walsh, Lohmann recibió el cuero en el córner y lo envió a la frontal del área para que Bühl lo convirtiese en el primer gol de la noche.

Las jugadoras de Alexander Straus no se replegaron y fueron a por más. Una mezcla de presión arriba y combinaciones rápidas mandaron el esférico a los pies de Schüller, que no dudó en asistir al punto de penalti, donde se encontraba Magull. Dos goles tempraneros que dejaron tocadas a las de Jonatan Giráldez. Un inicio de partido que repetía el mismo guion que el de la primera parte ante la Real Sociedad en Liga.

La charla en el vestuario no le sirvió al Barça para mucho. Las azulgrana subieron líneas ofensivas y saltaron al verde con más energía que en el primer tiempo, pero un ataque del Bayern las tumbó. Fue en la primera ocasión de las bávaras, cuando un centro desde el lateral fue cabeceado por Schüller para anotar la tercera y definitiva diana. Geyse recortó distancias cinco minutos después. Fue la más lista de la clase, y presionó a la guardameta alemana para robarle el balón y maquillar el marcador en Múnich.

El Barça ya no presume de imbatibilidad. No perdía en partido oficial desde el 21 de mayo contra el Lyon, en la final de la Champions. El Bayern se lo creyó. Las de Giráldez se fueron de Múnich siendo líderes de su grupo, empatadas con las locales.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link