Madridimage

Madridimage

El Espanyol se afirma ante un fatigado Betis | Deportes


Jornada a jornada, jugada a jugada y gol a gol, el Espanyol negocia su paso por la Liga con un coraje y un plan de trabajo admirables si se tienen en cuenta sus recursos, escasos respecto a muchos de sus rivales como era también el caso del Betis. La alegre marcha de los verdiblancos por el campeonato se detuvo en el punto de penalti en sus partidos contra el Barça en la Supercopa y Osasuna en la Copa. El Betis se ha parado a pensar qué le pasa y ha perdido el hilo del juego que le daban futbolistas como Fekir, ausente en el RCDE Stadium.

1

Álvaro Fernández, Cabrera, César Montes, Óscar Gil, Brian, Javi Puado (Melamed, min. 80), Aleix Vidal (Calero, min. 72), Darder, Vinicius, Joselu y Braithwaite (Rubén Sánchez, min. 80)

0

Betis

Bravo, Pezzella, Abner, Edgar González, Aitor Ruibal, Guido Rodríguez (Rodri, min. 60), Luiz Henrique, Guardado (Joaquín, min. 74), William Carvalho, Canales y Borja Iglesias

Goles 1-0 min. 43: Braithwaite.

Árbitro Pablo González Fuertes

Tarjetas amarillas Guido Rodríguez (min. 24), Javi Puado (min. 26), César Montes (min. 55), Rubén Sánchez (min. 88) y Aitor Ruibal (min. 90)

Al Espanyol le alcanzó con un gol -el cuarto en su cuenta- de Braithwaithe, un jornalero como futbolista y también un inversor adinerado, para resolver un encuentro que siempre giró alrededor del plan de Diego Martínez. Muy bien parado en su cancha, el equipo blanquiazul aguardó al contrario y forzó situaciones de gol en las transiciones manejadas por el ingenio de Darder. El volante aprovechó una pelota ganada al Betis y armó una contra que condujo Brian Oliván y remató el delantero danés después que el balón tocara en la zaga del Betis.

La jugada estuvo precedida por una excelente intervención de Álvaro Fernández después de un cabezazo de Borja Iglesias. La suerte ha cambiado para el Espanyol, más afortunado en las áreas, especialmente en la suya desde que Álvaro se ha confirmado como portero en sus partidos contra el Barcelona, Girona, Getafe y Betis. Ya son cuatro jornadas sin perder y dos victorias consecutivas que provocaron la euforia en la hinchada blanquiazul reunida ayer en el RCDE Stadium. Ya nadie pide la dimisión de los rectores del club sino que se aplaude a coro al plantel de Diego Martínez.

El Espanyol se mostró más fuerte, rápido y vertical ante un Betis demasiado quieto, muy reforzado en la medular y por el contrario poco ofensivo a pesar de la presencia de Canales. No pudieron los blanquiverdes con un adversario muy compacto y aseado defensivamente desde la llegada del central César Montes. Apenas hubo llegadas del Betis después del gol de Braithwaite mientras que al Espanyol se le anuló un segundo tanto por una falta discutible a Puado después de un cabezazo al larguero de Cabrera. Ni siquiera Pellegrini discutió la victoria del Espanyol.

Los cambios del técnico verdiblanco no cambiaron la palidez de su equipo, falto de ritmo, sin desequilibrio en ataque y demasiado vulnerable cada vez que le quitaban el balón, sin más pretensión que la de congelar el partido para sorprender por la calidad individual al Espanyol. Muy pocos argumentos para superar a un Espanyol muy serio, competitivo y estupendamente bien trabajado por Diego Martínez, al que el club abandonó a su suerte por la ausencia de los fichajes solicitados, sostenido en contrapartida por la hinchada irreductible del Espanyol.

Los blanquiazules, que no habían podido con su rival en los últimos nueve encuentros, remontan en la tabla después de ocupar zona de descenso mientras el Betis necesita recuperar efectivos y aire pese a la incorporación del ayer debutante Abner.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link