Madridimage

Madridimage

El Gobierno descarta construir un solo cementerio nuclear y cada central guardará sus residuos | Clima y Medio Ambiente



Tras años de incertidumbres sobre el destino de los residuos radiactivos, cuya gestión es uno de los grandes problemas de la energía nuclear, el Gobierno por fin ha tomado la decisión sobre dónde guardarlos a medida que las centrales vayan cerrando. Y, ante la falta de consenso con las comunidades para poner en pie un solo almacén centralizado (ATC), habrá siete. Es decir, cada una de las siete nucleares deberá quedarse con sus residuos una vez cese la actividad y se desmantelen. Así se fija en el proyecto de séptimo plan general de residuos radiactivos que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha enviado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y a las autonomías.

Hasta este martes, el departamento de la vicepresidenta Teresa Ribera había dejado abierta la puerta en los distintos borradores de este plan a que hubiera un solo almacén centralizado, que era la opción por la que se habían decantado los anteriores Gobiernos, tanto del PP como del PSOE. Con esa intención había sometido a exposición pública un documento en el que se hablaba de la posibilidad de que España contara con uno solo o con siete de estos silos. Las comunidades autónomas se podían haber pronunciado durante esa fase y haberse ofrecido a que en su territorio se construyera esta polémica instalación. Pero fuentes conocedoras de todo el proceso explican que ninguna lo ha hecho. “Ha habido ayuntamientos interesados, ha habido una voluntad de los gobiernos centrales por tener un ATC, pero un ATC no se puede designar contra una comunidad autónoma”, explicaba en mayo a EL PAÍS José Luis Navarro, presidente de Enresa, la empresa pública encargada de la gestión de los residuos radiactivos en España.

Teóricamente, esos siete almacenes serán temporales. Porque la solución a largo plazo sería un “almacén geológico profundo”, que entraría supuestamente en funcionamiento a partir de 2073. Pero, ante lo incierto de esa infraestructura, lo cierto es que cada una de las siete localidades en las que ahora hay centrales nucleares deberá quedarse con los residuos nucleares ante la imposibilidad de conseguir el suficiente consenso para centralizar todos los desechos en una sola instalación en España.

El paso dado ahora por el Ministerio para la Transición Ecológica supone la confirmación del cambio de rumbo respecto a la gestión de estos residuos de alta intensidad. Durante el segundo mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero se abrió el proceso para decidir el emplazamiento para la construcción de un solo ATC. Pero fue el Ejecutivo de Mariano Rajoy el que finalmente designó, nada más llegar a La Moncloa, a Villar de Cañas, en Cuenca, como el lugar en el que se levantaría esta infraestructura. Esta ubicación —que no era la mejor, según diferentes voces— fue la elegida en gran parte por las gestiones que realizó la popular María Dolores de Cospedal, entonces presidenta de Castilla-La Mancha.

Comenzó entonces la tramitación del proyecto y surgieron dudas sobre la idoneidad de los terrenos elegidos. En 2015, Cospedal perdió las elecciones y cuando el PSOE volvió a gobernar esta comunidad emprendió una verdadera guerra contra el ATC que lo dejó en un punto muerto. Finalmente, cuando el PSOE volvió a La Moncloa en 2018 paralizó definitivamente el proyecto, en el que se llegaron a gastar 90 millones de euros.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

Pero el problema de los residuos nucleares seguía ahí y España estaba obligada a aprobar un plan de gestión de estos desechos porque el anterior, que data de 2006, llevaba años caducado y Bruselas le apremiaba. Y en ese documento era inevitable que el ministerio ofreciera una hoja de ruta clara sobre lo que se debe hacer con la basura de alta actividad de las centrales nucleares. Es decir, tenía que aclarar si se sigue adelante con un ATC, independientemente de que fuera en Villar de Cañas o en otro lugar, o si cada central tendrá que quedarse con los suyos. Hay ayuntamientos que están dispuestos a quedarse con una infraestructura centralizada para todos ellos, pero no hay ninguna comunidad que quiera quedarse con la basura de las centrales que hay en las otras autonómicas. Por eso la solución salomónica a la que se llega son esos siete almacenes.

El texto que ha enviado el ministerio al CSN y las comunidades tiene todavía que continuar con su tramitación. Fuentes de Enresa aseguran que los plazos son ajustados pero suficientes para que se apruebe durante esta legislatura el plan nacional.

El texto del plan confirma el calendario de cierre de todas las centrales nucleares, un proceso que arrancará en 2027 y que culminará en 2035. Sigue así las directrices marcadas ya en el vigente plan nacional integrado de energía y clima. Ese calendario de cierre fue pactado en marzo de 2019 entre Enresa y las propietarias de las nucleares, que son las tres principales eléctricas del país: Iberdrola, Endesa y Naturgy.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites





Source link