Madridimage

Madridimage

El Manchester City se pasea en Sevilla | Deportes


No fue un partido de niños contra hombres. Pero parecido. El City se paseó por el Sánchez Pizjuán para agrandar la herida que sufre este Sevilla desconocido y débil, sumido en las tinieblas e irreconocible. Antes, para ganar en Nervión, había que sudar sangre. Ahora, en este estado de fatalidad, equipos como el Barcelona, en la Liga, o el City, en la Champions, se pasean por lo que era un territorio comanche. El campeón de la Premier fue superior en todas las facetas del juego a este Sevilla tan frágil.

0

Bono, Marcos Acuña, Jesús Navas, Nianzou Tanguy Kouassi, José Ángel Carmona, Alex Telles (Kasper Dolberg, min. 56), Rakitic (Rafa Mir, min. 45), Papu Gómez (Suso, min. 72), Delaney (Joan Jordán, min. 45), Gudelj y Isco (Januzaj, min. 77)

4

M. City

Ederson Moraes, Rúben Dias, Manuel Akanji, Sergio Gómez, Cancelo, Rodrigo (Kalvin Phillips, min. 77), De Bruyne (Mahrez, min. 77), Bernardo Silva, Foden (Cole Palmer, min. 69), Erling Braut Haaland (Julián Álvarez, min. 69) y Grealish (Gündogan, min. 61)

Goles 0-1 min. 19: Erling Braut Haaland. 0-2 min. 57: Foden. 0-3 min. 66: Erling Braut Haaland. 0-4 min. 91: Rúben Dias.

Árbitro Davide Massa

Tarjetas amarillas Rafa Mir (min. 88)

Haga lo que haga su entrenador, Julen Lopetegui, el equipo no responde, inmerso en un fútbol de limitada intensidad y una absoluta pérdida de confianza. El campo perfecto para que un equipo como el City desarrollara parte de su potencial. Cabalgó Haaland, autor de dos goles, mientras que De Bruyne dibujaba pases increíbles. En cada duelo, en cada intento de regate, los futbolistas del City siempre se imponían a unos rivales superados por las circunstancias mentales de la crisis futbolística que viven y el gran nivel de los jugadores ingleses. El Sevilla se estrena de la peor manera en la Champions, aunque la derrota se daba por segura viendo el nivel de uno y otro equipo. Este City se mueve en una galaxia muy lejana para los andaluces, lleno de estrellas relucientes y un buen fútbol. El Sevilla busca una solución y no la encuentra. En el fútbol, la cuerda se suele romper siempre por el mismo lado. Lopetegui está en el alero y se la jugará el próximo sábado en el campo del Espanyol.

Un universo separa en estos momentos al Sevilla del City. Una distancia sideral que Lopetegui intentó minimizar con un planteamiento novedoso y un equipo extraño, donde lo mismo doblaba laterales que Isco jugaba de delantero centro o se acumulaban jugadores por el centro para intentar detener el previsible flujo de juego de hombres como Bernardo Silva o De Bruyne. Acomplejado, tímido y sin pegada, el Sevilla asumió sin ningún problema su papel de equipo inferior ante un City dominador absoluto del balón. No necesitaba el equipo de Guardiola desplegar sus mejores armas para manejar a su antojo un duelo diseñado por Lopetegui desde la inferioridad. El City, toque a toque, sin pisar demasiado el acelerador, fue metiendo miedo a un equipo que, ahora mismo, tiene un gravísimo problema futbolístico. Este Sevilla tan desconocido muestra una evidente debilidad en las áreas.

Como si de un pacto de no agresión se tratara, el City fue poco a poco acercándose a la portería de Bono. Pero casi pidiendo perdón, ofreciendo la sensación de no desplegar su enorme arsenal. Grealish, un incordio para Navas, ensayó un disparo con cierto peligro. Le siguió ese futbolista indetectable que es De Bruyne. El belga es una delicia, un conocedor infalible de los espacios prohibidos. Su desmarque cogió desprevenido a Acuña. Su centro medido fue rematado por esa fiera que es Haaland. Minuto 20 y 0-1. En una aceleración plena de calidad y precisión, el City se adelantó en el marcador. Fue el quinto gol de Haaland al Sevilla en la Liga de Campeones tras los cuatro que le hizo con el Dortmund hace dos ediciones.

El Sevilla no tenía argumentos para ir a por el City. Solo algún movimiento de Isco ponía en peligro la jerarquía de Rodri, que manejó el balón con una gran soltura. Como todo este campeón inglés que durmió el partido, toque a toque, pase a pase, sin querer hacer demasiado daño a un rival asustado como un niño.

No salió mal el Sevilla en el segundo tiempo. Eso sí, en cuanto se abrió un poco, Foden y Haaland se metieron hasta la cocina para acabar con las escasas ilusiones locales. Entonces, Lopetegui acumuló un delantero tras otro. Todo estaba decidido ya en esta triste noche europea para el Sevilla. Hubo pitos fuertes en Nervión y se pidió la dimisión del presidente, José Castro.

Guardiola apoya a Lopetegui

El Sevilla vivió una noche muy complicada. En dos partidos y ante dos grandes rivales, el Barcelona y el City, recibió seis goles y no pudo marcar ni uno. La afición protestó con dureza a la conclusión del choque ante el campeón inglés y, por primera vez en esta crisis, se pidió la dimisión del presidente, José Castro. Pero, curiosamente, no se solicitó la destitución del entrenador, Julen Lopetegui. Ajeno a todos estos asuntos, Pep Guardiola compareció en la atiborrada rueda de prensa del Ramón Sánchez Pizjuán. “En los dos inicios de las dos partes ellos han estado mejor. En la segunda mitad, hemos tenido fortuna porque cuando mejor estaban ellos conseguimos el gol de Foden. Entonces estuvimos muy agresivos y muy intensos para recuperar el balón. Eso nos ha dado continuidad. En la primera mitad hemos estado algo precipitados. Luego, en la segunda, hemos estado mucho mejor, sobre todo después del gol”, aclaró. “Es difícil para mí analizar a Lopetegui, es mi amigo, quiero estar cerca de él. Llevan malos resultados y eso les hace ser peores de lo que son. Todo cambiará cuando ganen dos partidos, seguro. Yo he vivido este tipo de situaciones”, aclaraba el entrenador del City.

“Haaland siempre está en el sitio correcto en el momento justo, es un instinto nato, lo ha demostrado en todos los sitios en los que ha estado. Tiene un instinto natural para hacer goles”, indicó Guardiola sobre Haaland.

“El City ha sido superior, pero dentro del partido hemos tenido nuestros momentos, donde ellos han tenido dificultades. Es un equipo muy bueno, para mí el más completo a la hora de someter a los rivales, y más ahora con Haalad. Nos han hecho el gol en una jugada muy buena”, afirmó Lopetegui. “En el segundo tiempo, cuando estábamos mejor, ha venido una pérdida y el segundo gol. Ya no hubo partido entonces. Hemos utilizado los minutos para ir metiendo a los jugadores nuevos que necesitamos a partir de ahora”, añadió el entrenador sevillista, se jugará el puesto el próximo sábado ante el Espanyol.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link