Madridimage

Madridimage

El paro baja en Estados Unidos al 3,5% en diciembre por la fortaleza de la creación de empleo | Economía



El boyante mercado laboral de Estados Unidos solo se enfría muy lentamente. Los carteles con ofertas de empleo abundan en la calle y el número de vacantes sigue siendo el doble que el de parados, aunque la economía siente los efectos de la inflación y la subida de los tipos de interés y la creación de empleo se ha ralentizado. En diciembre pasado se crearon 223.000 empleos no agrícolas, según los datos difundidos este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales. La tasa de paro ha bajado al 3,5%, igualando el mínimo del último medio siglo.

Tras el dato de diciembre, Estados Unidos encadena 24 meses consecutivos de creación de empleo, que coinciden con el tiempo que lleva Joe Biden como presidente. En esos dos años se han creado 11,2 millones de puestos de trabajo (de ellos 4,5 millones en 2022) al calor de la recuperación de la pandemia y de una inercia favorable que se ha sostenido. Son las dos cifras anuales de creación de empleo más altas nunca registradas. El paro ha bajado desde el 6,7% al 3,5% en esos dos años y la economía ha superado los niveles de empleo previos a la crisis del coronavirus.

Las previsiones apuntaban a la creación de 200.000 empleos en diciembre y a una tasa de paro del 3,7%, con lo que las cifras superan las expectativas, aunque se han revisado ligeramente a la baja los datos de los dos meses anteriores. Pese a que el enfriamiento económico ha hecho que se frene algo la creación de empleo (el dato del último mes es el más bajo en los últimos dos años), hay algunos factores que retroalimentan la fortaleza del mercado laboral. En la escasez de mano de obra están influyendo factores como las jubilaciones anticipadas, el mayor coste de las guarderías, el encarecimiento del transporte y la reducción de la inmigración, que reducen la población activa. Y ante esa escasez y las dificultades por contratar, las empresas están pensándoselo dos veces antes de despedir a sus empleados, como hacían en otras coyunturas cuando empezaba a caer la demanda.

Ha habido algunos anuncios de despidos masivos (en el comienzo de año Salesforce ha comunicado que despedirá al 10% de su plantilla, unos 8.000 empleados, y Amazon ha elevado a 18.000 puestos su propio recorte de empleo), pero la cifra de peticiones de subsidio de desempleo sigue muy baja, según los datos publicados también esta semana.

Para la Reserva Federal, la fortaleza del mercado laboral es motivo de preocupación en la medida en que pueda presionar los salarios al alza y alimentar una espiral inflacionista. En las actas de su última reunión, publicadas esta semana, el banco central señalaba, en referencia al dato de noviembre, que “el crecimiento de los salarios nominales siguió siendo elevado y se mantuvo por encima del ritmo considerado compatible con el objetivo de inflación del 2%”. En ese mes los salarios medios por hora aumentaron un 5,1% interanual, pero en noviembre la tasa de crecimiento ha bajado al 4,6%, lo que es una buena noticia para la Reserva federal en un momento en que ha frenado en el ritmo de las subidas de tipos de interés.

Pero los componentes del comité de política monetaria de la Reserva Federal también consideran que con una senda de política monetaria adecuadamente restrictiva, la oferta y la demanda del mercado de trabajo se irán equilibrando, aliviando las presiones alcistas sobre los salarios nominales y los precios. Los miembros calculan que la tasa deparo subirá cerca de un punto en 2023, hasta cerrar el año en el entorno del 4,6%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECÍBELO



Source link