Madridimage

Madridimage

El primer buque con el cereal ucranio bloqueado por la invasión rusa parte de Odesa | Internacional


El carguero Razoni levó anclas en la mañana de este lunes en el puerto de Odesa convirtiéndose en el primer buque comercial que parte del puerto ucranio desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero de este año. Se hace realidad así el corredor naval que, durante varios meses, han negociado los Gobiernos de Kiev y Moscú bajo la mediación de Turquía y las Naciones Unidas. El objetivo es sacar los más de 20 millones de toneladas de grano bloqueadas por la guerra y aliviar la crisis alimentaria que se vive en diversas regiones del planeta, especialmente en los países de África y Asia más dependientes de la producción agrícola de Ucrania.

“Ha salido de puerto el primer buque granelero desde la agresión rusa. Gracias al apoyo de todos nuestros socios y de la ONU hemos logrado implementar el acuerdo firmado en Estambul. Es importante para nosotros garantizar la seguridad alimentaria del mundo”, escribió en Twitter el ministro ucranio de Infraestructura, Oleksandr Kubrakov.

El barco cargado de cereal, a la salida del puerto de Odesa este lunes.AP

El mercante, con bandera de Sierra Leona, abandonó Odesa poco después de las 9.00 (8.00 en el horario peninsular español) cargado con 26.527 toneladas métricas de maíz con destino al puerto libanés de Trípoli. Deberá ser registrado en aguas turcas —adonde se prevé que llegue este martes a mediodía—, antes de proseguir hacia Líbano. Esta es una de las exigencias planteadas por la parte rusa. La negociación de sus detalles ha retrasado unos días la puesta en práctica del corredor, según reconocía este domingo el portavoz y asesor presidencial turco Ibrahim Kalin, uno de los arquitectos del acuerdo. “Los preparativos han alcanzado el punto de permitir a los barcos salir del puerto de Odesa. Los barcos están cargados y listos para partir, pero necesitamos buena coordinación logística. [Quedan] uno o dos detalles por acordar en las negociaciones con los rusos”, dijo Kalin durante una entrevista con el canal turco Kanal 7.

De hecho, el viernes de la semana pasada, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, se desplazó a los puertos a supervisar los trabajos de carga de cereal junto a los embajadores de los países del G-7 y aseguró que varios buques estaban ya listos para partir.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El tráfico a lo largo del corredor se monitorea desde un centro de coordinación instalado en la Universidad Nacional de la Defensa en Estambul, en el que hay representantes militares de Ucrania, Rusia y Turquía, así cómo observadores de la ONU. “El Centro de Coordinación Conjunta (CCC) ha autorizado al M/V Razoni a navegar hoy [lunes] desde el puerto de Odesa. El CCC ha acordado las coordenadas y restricciones específicas del Corredor Marítimo Seguro Humanitario y ha comunicado los detalles de acuerdo según las prácticas de navegación internacional. El CCC ha pedido a todos sus participantes que informen a sus respectivas fuerzas armadas y otras autoridades relevantes sobre esta decisión para que garanticen el paso seguro del buque”, explicó el centro de coordinación en un comunicado.

Las partes implicadas en la coordinación participarán en las inspecciones de los buques que salgan o vayan a entrar a los puertos ucranios, una de las exigencias de Rusia a fin de evitar que el corredor sirva para hacer llegar armas a Ucrania. Fuentes ucranias, sin embargo, consideran que esta exigencia rusa es simplemente un modo de obstaculizar el tráfico del corredor naval. No en vano, las armas que los países de la OTAN envían a Kiev llegan a través de su frontera terrestre occidental. El compromiso de Moscú con el acuerdo también fue puesto en duda después de que sus Fuerzas Armadas bombardeasen infraestructura del puerto de Odesa solo un día después de la firma del acuerdo.

El otro gran obstáculo para el corredor era la presencia de minas navales colocadas por Ucrania en sus puertos del mar Negro para frenar una posible invasión anfibia rusa. Finalmente, se ha decidido no proceder al desminado de los puertos, puesto que llevaría varios meses de trabajo y el acuerdo alcanzado en Estambul únicamente tiene una validez de 120 días. Además, los agricultores ucranios necesitan vaciar los silos lo más rápido posible para hacer sitio al cereal que se comenzó a cosechar el mes pasado.

En lugar del desminado, las autoridades ucranianas emitieron la semana pasada una notificación marítima NAVTEX que indica las coordenadas que los buques deben seguir para evitar las minas y acceder a los puertos de Odesa y Chornomorsk, designados para la salida del cereal junto al de Yuzhny, más al este. A su entrada a puerto, los buques serán guiados por barcos ucranios más pequeños. Con todo, estos primeros envíos de grano serán transportados en buques que ya se hallaban en puertos ucranios y que habían quedado allí bloqueados por la guerra.

La ONU felicitó a las partes por la partida del buque granelero desde Odesa que, según dijo una portavoz, espera que sea “el primero de muchos”. Además, anunció que el Programa Mundial de Alimentos planea fletar un buque de Naciones Unidas que cargue 30.000 toneladas métricas de trigo en Ucrania para ayudar a los países más necesitados.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.





Source link