Madridimage

Madridimage

El vestido de Cristina Pedroche en las campanadas 2022 homenajea a los refugiados con una capa y un top-paloma de la paz | Gente


Cristina Pedroche cierra el libro de 2022 al igual que hizo el año pasado, copa en mano, en la Puerta del Sol de Madrid junto al cocinero Alberto Chicote. Aunque en esta ocasión, lo hace tras anunciar, un día antes de las Campanadas, que espera su primer hijo con su marido, el chef Dabiz Muñoz. En lo que respecta al año que acaba de terminar, parecía que iba a ser el de la esperanza, y poco tardó en oscurecerse entre bombas y misiles a causa de la guerra en Ucrania, que se inició el febrero con la invasión de Rusia. En estos meses, y por ese y otros conflictos, muchas personas han tenido que huir de sus países a causa de las luchas que, cada día, azotan el planeta. Ese ha sido el mensaje que la presentadora ha querido transmitir en estas campanadas de 2022 con su look: homenajear y visibilizar a los refugiados repartidos por todo el mundo.

Como viene siendo habitual desde hace nueve años, el interés por ver el esperado diseño de la presentadora ha ido creciendo conforme se acercaba la fecha (más al acrecentarse los rumores de su embarazo tras anunciarlo una revista esta semana). Pedroche soltaba alguna que otra pista en los programas de televisión en los que colabora, como Zapeando o El Hormiguero. El diseñador José Fernández Pacheco, conocido como Josie y encargado de la dirección creativa del proyecto desde hace ocho años, ha querido representar un diálogo entre la reivindicación de los derechos humanos y la moda. Para ello, ha contado con la participación de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, que ha colaborado a lo largo del proceso para hacer posible el resultado final. 75 personas —procedentes de 10 países diferentes— que residen en los Centros de Acogida de Refugiados de Alcobendas y Vallecas, en la Comunidad de Madrid, han plasmado en la pieza textil sus deseos para este 2023.

Pedroche ha querido remarcar su deseo en el discurso de las Campanadas en Antena 3: “Ojalá que este año desaparezcan las guerras y los conflictos. Que nadie tenga que huir. Que todos podamos ser libres y decidir. Tenemos la responsabilidad de hacer de este un mundo mejor para dejárselo a los que vengan”. Josie ha explicado en declaraciones a EL PAÍS el porqué del vestido: “Cada año tomo el pulso al mundo y a la moda y, a partir de eso, desarrollo una idea. Este año ha surgido al contemplar los horrores de la guerra y la necesidad de pedir paz para todos a través de este estilismo. Creo que todo ser humano que viva aquí está sensibilizado con el tema y por eso he querido hacer una alegoría del caos de la guerra y la paz”.

Cristina Pedroche con la capa confeccionada con tiendas de campaña de ACNUR por 75 refugiados que actualmente viven en la Comunidad de Madrid.Javier Bosca

Tres piezas conforman el diseño de este año, que está cargado de simbología y de energía humana: una capa, una falda en forma de espiral y una pieza superior de arte figurativo. Los encargados de hacer realidad la idea de Josie han sido Iñigo Garaizabal, responsable de la confección de la capa y de la falda; y Jacinto de Manuel, quien es un fijo en las campanadas y ha asumido la realización de la escultura de la paloma de la paz que cubría el pecho de la presentadora.

La capa está confeccionada con piezas de tela provenientes de las tiendas de campaña de ACNUR. Cada una de ellas está pensada para albergar a cinco personas y se adapta a climas cálidos y templados. Para llegar hasta esta idea, Josie se ha inspirado en el legado del diseñador español Miguel Adrover, que ya colaboró con la ONU en 2003. Garaizabal explica su punto de vista a EL PAÍS: “Es algo nuevo para las campanadas y, visualmente, no deja indiferente. Al ser un tejido que ya está usado tiene las marcas del tiempo. Se ha higienizado y tratado, pero en todo momento hemos querido mantener el encanto. Queríamos añadir más elementos, pero sin ocultar lo que hay”. Y para ello han contado con la ayuda de 75 refugiados que han plasmado en la capa sus deseos para el nuevo año. “Es un contraste: hay un deseo común en el interior [la paz] y un deseo individual en el exterior. Ellos son la alegoría del caos y está dedicada a ellos”, añade Josie, quien define la pieza como “una especie de muro de Berlín”.

Pero más allá de ser un simple diseño, todos coinciden en la lección de vida que les ha supuesto realizar este trabajo junto a víctimas de las guerras: “Lo más duro es ver que son personas con sueños, trabajos y familia… y que han tenido que salir de sus países. Es algo que nos puede pasar a cualquiera de nosotros”, defiende el diseñador.

Detalles de la capa con las firmas de los 75 refugiados que han participado en el proyecto.
Detalles de la capa con las firmas de los 75 refugiados que han participado en el proyecto.Javier Bosca

Aunque la presentadora ha seguido todo el proceso para encajar a la perfección todos los detalles, no pudo estar presente en el momento en el que los refugiados plasmaron sus sueños y esperanzas para este 2023: “El salto más grande fue pasar de ver la capa sin intervenir a que estuviese completa con los deseos. En esta ocasión, no es un tema de me gusta o no me gusta, sino de que llegue el mensaje o no. Es un trabajo cocinado a fuego lento y de trabajo colectivo”, añade Garaizabal.

Amaia Celorrio, responsable de comunicación de ACNUR, está agradecida por el enorme altavoz que supone que Pedroche homenajee a los refugiados: “España es un país tremendamente solidario y me parece muy simbólico que, en esta fecha tan especial, sumemos nuestros deseos a los suyos, esperando que 2023 nos traiga un mundo más justo y en paz para todos”. El deseo de Oksana Yeromenko, refugiada proveniente de Ucrania, para este año es “ser siempre una persona digna y libre, con un corazón grande y sincero”; y el de la siria Hala es poder reencontrarse con sus padres y conseguir un trabajo que permita mejorar la vida de sus hijos.

En cuanto a la paloma de la paz, Jacinto de Manuel lo ha tenido difícil: “Moldear una paloma diferente, cuando ha sido tantas veces realizada por grandes artistas, no es fácil. Nos tiene que transmitir, ha de ser impactante y debe estar en consonancia con el resto del vestido. Además, se tiene que adaptar al cuerpo de Cristina por el abrazo”, explica el artista. El top ha sido creado con materiales reciclados, en concreto, con papel de periódico. “Hemos triturado todas las noticias que hemos leído sobre la guerra y las hemos transformado en paz. Es una alegoría, un mensaje de paz y de esperanza”. En consonancia con la paloma, Jacinto de Manuel ha realizado en los antebrazos de la presentadora el primer bodypainting de las campanadas, unas pinceladas que representan el rechazo hacia la violencia.

Cristina Pedroche luce la paloma de la paz creada por Jacinto de Manuel.
Cristina Pedroche luce la paloma de la paz creada por Jacinto de Manuel.

La falda de tul en espiral que ha llevado Pedroche parecía lo más fácil del proyecto, ya que lo que querían destacar era la capa y la paloma. Sin embargo, su incipiente embarazo ha cambiado los planes: ha tenido que ser modificada para ajustarse a sus nuevas medidas. “Nosotros siempre habíamos trabajado en un tallaje bajo. Al final, fue ella quien me dijo que no se sentía cómoda. Habíamos planteado una falda en espiral de una manera, y al final ha tenido que ser de otra por exigencias del guion”, ha explicado Josie a este diario.

El proyecto es diferente a lo antes visto en las campanadas por el mensaje que han transmitido ante millones de espectadores pendientes de la llegada del nuevo año. Pero también lo es para el encargado de que cada año Pedroche sorprenda desde el balcón de la Puerta del Sol: “Es de mis favoritos. Necesitaba ya mostrar un punto brutalista, porque siempre ha sido todo brilli brilli, transparencias… También me canso de lo que hago”, explica entre risas el diseñador. Este año que acaba de empezar, Cristina Pedroche cumplirá 10 años al frente de las campanadas de Antena 3, pero seguro que al tándem creativo aún le quedan sorpresas.

De izquierda a derecha, Jacinto de Miguel, Amaia Celorrio, Cristina Pedroche, Josie e Íñigo Garaizabal.
De izquierda a derecha, Jacinto de Miguel, Amaia Celorrio, Cristina Pedroche, Josie e Íñigo Garaizabal.



Source link