Madridimage

Madridimage

Elecciones: Carolina Darias será la candidata del PSOE a la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria | España



El último interrogante que faltaba por confirmar en el Gobierno y en el PSOE, la candidatura de Carolina Darias al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ya se ha resuelto. La ministra de Sanidad anunciará el sábado formalmente que presenta su candidatura para aspirar a la alcaldía en la ciudad donde nació en 1965 y desempeñó su primer cargo público como concejala en 1999. Su presentación se producirá antes del cierre del plazo para postularse a los procesos de primarias del PSOE, que concluye el 21 de noviembre, y cerrará la semana en la que otra ministra, Reyes Maroto (Industria, Comercio y Turismo), confirmó que será la candidata en la capital de España. El alcalde grancanario, Augusto Hidalgo (PSOE), al frente del consistorio desde 2015, optará a presidir el Cabildo de Gran Canaria.

Darias tiene previsto compaginar sus responsabilidades en el Gobierno y como candidata hasta semanas antes de las elecciones municipales de mayo, al igual que Maroto en el Ayuntamiento de Madrid. Por lo tanto, su relevo tampoco conllevará una crisis de Gobierno inminente, según fuentes socialistas.

Con experiencia en todos los peldaños de la Administración —ha sido diputada, presidenta del Parlamento de Canarias, delegada del Gobierno y consejera autonómica de Economía—, Pedro Sánchez la fichó como ministra de Política Territorial del Gobierno de coalición. Cuando la política canaria expuso en el Congreso las líneas maestras de su proyecto en febrero de 2020, la meta que se marcó fue el “fortalecimiento del autogobierno” y que la conferencia de presidentes se celebrase con carácter anual y se convirtiese en el “máximo órgano de colaboración y coordinación política” entre el Gobierno y las comunidades autónomas. El objetivo inicial fue que la conferencia de líderes territoriales se llevara a cabo a final de año y sin ausencias, pero la covid desbordó todas las previsiones y aceleró lo que se dio a llamar como la cogobernanza. Al final fueron 17 conferencias de presidentes durante su etapa en Política Territorial, de las que 14 se sucedieron durante el primer estado de alarma. La pega la pusieron barones del PP pero también del PSOE, que lamentaron que esas reuniones no fuesen más operativas.

Su paso al Ministerio de Sanidad en lugar de Salvador Illa, con el que estuvo tan involucrada durante la pandemia, fue un relevo “lógico y natural”, según destacaron entonces en el Gobierno. A fin de cuentas, Darias llevaba meses asistiendo a los Consejos Interterritoriales de Salud. Cuenta Illa, actual líder del PSC, en su libro sobre el año de la pandemia, que para irse a Cataluña como candidato en las elecciones de febrero de 2021 puso el requisito de que el proceso de vacunación contra la covid ya estuviera en marcha en España. Así lo hizo, y cuando Darias llegó al Ministerio de Sanidad, el 27 de enero de ese año, el proceso ya estaba dando sus primeros pasos.

Si Illa fue el ministro de lo más duro de la pandemia, Darias ha sido la ministra de la vacunación y el cambio de gestión de la covid. Tomó el mando y le tocó afrontar crisis como los efectos secundarios que empezaron a detectarse y a tomar decisiones sobre el avance de un proceso que, en términos generales, ha sido un éxito compartido entre el Ministerio, las comunidades y la propia sociedad española.

Tras unos meses en el cargo decidió prescindir de la que había sido la voz técnica en la gestión de la crisis sanitaria. En junio de 2021, Fernando Simón dio su última rueda de prensa en la sede de Sanidad y Darias se quedó con todos los focos. En el ministerio hay quien piensa que decisiones como el cambio de estrategia en el seguimiento de la covid, que se ejecutó a principios de este año, los debería haber comunicado un técnico, y no un político.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Fue el momento en el que se dejó de diagnosticar de covid a todo el que la tenía, se suprimieron las cuarentenas y los aislamientos y, poco después, desapareció la mascarilla, excepto en recintos sanitarios y transportes públicos.

Este es el legado que dejará esta ministra: los pasos hacia la normalización del coronavirus y las medidas que han reinstaurado una vida normal. Entretanto, Darias no ha dejado de mirar a Canarias. Su agenda ha estado cargada de actos en las islas, a los que ha acudido con mucha frecuencia a visitas a infraestructuras sanitarias. Solo faltaba que confirmase lo que era un secreto a voces desde hace semanas: en las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros no faltaba la pregunta de si podría confirmar su candidatura cada vez que comparecía. Su respuesta siempre era la misma: “Yo estoy en campaña para que los ciudadanos se vacunen contra la covid”.

En el debe deja en el cajón una estrategia nacional de tabaco que ya debería estar aprobada y sin completar la creación de una Agencia de Salud Pública, cuyo nacimiento está dando sus primeros pasos a nivel administrativo. Alguno de sus críticos en el ministerio reprochan que no se haya impulsado “ninguna ley nueva que no estuviera en marcha ni actualizado el armazón que constituyen la ley general de sanidad y la de cohesión ni desarrollado la ley general de salud pública; tampoco abordado asuntos que eran urgentes, como concretar la orgánica de medidas de especiales en salud pública que tantos juristas y tribunales han pedido”.



Source link