Madridimage

Madridimage

España celebra su cuarto oro ante 13.000 personas: “Esto es mucho mejor que una película” | Deportes



Desde las 18:30 las puertas del Wizink Center, en Madrid, estaban abiertas este lunes. Un lento pero constante goteo de personas empezó a llenar el pabellón: 13.000 han sido las entradas que la Federación española de baloncesto ha regalado a los aficionados. Sobre el escenario un animador entretiene al público mientras lo entrena para lo que está por llegar: la selección que se acaba de coronar campeona de Europa.

Miles de personas saltan en el Wizink Center con la música a todo volumen. El vídeo motivacional con los mejores momentos de la selección en el Eurobasket, acompañado por la canción Harder than you think, de Public Enemy, anuncia la llegada de los jugadores. Con Lorenzo Brown el público se vuelve loco y retumba el Wizink Center al grito de “Lorenzo, Lorenzo”. Sucede lo mismo con Juancho Hernangómez, MVP de la final, con Willy Hernangómez, MVP del campeonato y Rudy Fernández, capitán de la selección. Cuando ya están todos, suena We are the champions, de Queen.

Scariolo es el primero en hablar y entre agradecimientos, aprovecha para recordar el diálogo de la película En busca de la felicidad: “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo”. Uno a uno, los jugadores de la selección se van pasando el micrófono. Los agradecimientos al cuerpo técnico y a los compañeros se repiten. Le toca a Willy Hernangómez que presenta a Lorenzo Brown y anuncia que su compañero dirá unas palabras en español. El base se limita a pronunciar un “hola”, seguido de un “viva España”, para acabar con un rápido agradecimiento en inglés.

Juancho es el siguiente. El público corea su nombre. Cuando coge el micro agradece a la afición con voz ronca, se la dejó en la final del domingo. El público grita al unísono lo de MVP y Willy termina con un mensaje claro: “la vida a veces es como una película, pero esto es mucho mejor”. Llega el turno de Garuba, al que casi no le salen las palabras. Para él es un orgullo representar a España. Parece que no se lo cree y retoma el cántico general: “Campeones de Europa”. Y vacila a Brown: “Lorenzo de Albacete”.

Cuando terminan todos de hablar se encienden las luces, pero el público no quiere irse. Empieza a sonar el Sweet Caroline, de Neil Diamond, y los jugadores saludan desde el escenario. Es la seguridad del pabellón la que tiene que terminar con la celebración y enviar el público a casa.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link