Madridimage

Madridimage

España da un paso atrás y cae ante Bélgica en el Eurobasket: 73-83 | Deportes



España tropezó contra Bélgica (73-83) en su tercer partido en el Eurobasket, un golpe más duro por el mal juego ofrecido y por el bajón anímico que por su efecto en la clasificación. La selección todavía puede ser primera de grupo rumbo a los octavos (pasan cuatro de los seis equipos), si vence a Montenegro el martes y a Turquía el miércoles, aunque tampoco tiene el billete en la mano y el encuentro dejó al conjunto de Scariolo con mal cuerpo. España no fue ese conjunto de mandíbula apretada en defensa y todos los tipos aportando a la hucha. En Tbilisi apareció un equipo descosido en el centro de la pintura, inferior en el rebote (31-40) y al que Lecomte (20 puntos y cuatro asistencias) clavó un cuchillo cada vez que aceleraba rumbo al aro. Menos de 20 horas después de bailar ante Georgia, una España de piernas cansadas se dio un baño de realidad.

Cuatro puntos de Willy en sus dominios y un triple esquinado de Lorenzo Brown pusieron las primeras piedras de un camino que pronto empezó a llenarse de baches para la selección. Bélgica cazó un par de triples con un juego muy dinámico, el balón viajando siempre rápido del perímetro a la pintura y de regreso, y subió un 9-14 al marcador que obligó a Scariolo a parar el reloj. Alberto Díaz, Jaime Fernández y Pradilla tomaron el testigo en busca de un cerrojo más efectivo, pero España era un coladero debajo de su aro. Hasta siete rebotes ofensivos atraparon los belgas en el primer cuarto, una herida profunda para el conjunto español, nublado cuando en la otra canasta buscó el remedio del triple: un acierto en los ocho primeros lanzamientos.

Debía España comenzar desde el kilómetro cero, edificar la casa desde los cimientos, esa defensa de juntar los hombros y salir a morder en cada baldosa que para Scariolo es un principio sagrado. Ahí comenzó una reacción que le dio al grupo un rédito jugoso. Con las filas prietas, Pradilla tiró de carácter con un dos más uno, Jaime Fernández cerró la sequía del triple y cinco puntos seguidos de Brizuela redondearon un parcial de 15-0 para el 26-17. Volvía esa España de las hormiguitas trabajadoras. Bélgica anotó solo dos puntos en casi seis minutos en el segundo cuarto, pero entonces surgieron otra vez las grietas: si España no mantiene el nivel de revoluciones al máximo, aflora un conjunto vulnerable (33-32).

Un triple fallado por Rudy, sufriente en el correcalles, y otro convertido por Mwema abrieron la reanudación en un partido difícil de masticar. Lecomte dirigía con acierto la orquesta belga, muy incisivo en las penetraciones para anotar o doblar fuera el balón, un dolor de muelas para Brown (39-41). España hacía agua por el centro de la coraza y cuando se quería tapar por dentro se desnudaba en el exterior (11 triples celebró el rival, de siete jugadores diferentes). Bélgica movía siempre el balón con criterio, robaba y corría, mientras a la selección los pies le pesaban toneladas, espesa para encontrar huecos y castigada por las técnicas (54-57).

España entró en la recta final un cuerpo por detrás. Joel Parra y Arostegui sumaron dos triples y Bélgica respondió con la misma medicina a cargo de Tabu y Obasohan (60-65). Brown amagó con presentarse al duelo con Lecomte, pero el base belga resultó imparable, por dentro y por fuera. Cada vez que arrancaba, entraba hasta la cocina para rematar el plato o servirlo en bandeja a sus exteriores. Nunca encontró el conjunto de Scariolo el remedio para esa jugada ni tampoco cerró el rebote. Otro triple de Lecomte acabó con el intercambio de golpes y mandó a esta nueva España al diván.

“Cuando hacemos un superesfuerzo somos un buen equipo y hoy no lo hemos hecho. Hemos tenido errores sangrantes al final de las posesiones. No somos así, tan pobres en el esfuerzo. Tenemos que saber quiénes somos. Es un choque de realidad y si lo usamos de forma correcta podemos volver a ver la buena versión de este equipo”, analizó Scariolo.

España: Brown (11), López-Arostegui (8), Parra (3), Juancho Hernangómez (11) y Willy Hernangómez (18) -quinteto inicial-, Jaime Fernández (5), Pradilla (3), Díaz (1), Brizuela (6), Rudy Fernández (2), Garuba (5).

Bélgica: Lecomte (20), Obasohan (11), Gillet (14), Vanwijn (8) y Ismael Bako (10) -quinteto inicial-, Tabu (6), Mwema (6), De Zeeuw (2), Tumba (1), Libert (2), Bleijenbergh (3).

Parciales: 11-15, 22-17, 21-25, 19-26.

Árbitros: Lanzarini, Zapolski y Gurion.

Tbilisi Arena.

Tercera derrota seguida de Lituania. Y cae Eslovenia

No levanta cabeza Lituania, que este domingo sufrió su tercera derrota consecutiva en el Eurobasket, esta vez frente a Alemania por 107-109 después de dos prórrogas, y tras caer antes contra Eslovenia y Francia. El camino hacia los octavos es trágico ya para el conjunto de Domantas Sabonis y Valanciunas, que deberá ahora vencer a Hungría y Bosnia para estar en Berlín. Franz Wagner (32 puntos y 8 rebotes) rompió a Lituania, con Schroder (25 y 5) de lugarteniente. En la otra orilla, el sobresaliente de Valanciunas (34 y 14) no evitó la caída de su tropa.

Tampoco el magisterio de Luka Doncic (16 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias) fue suficiente para rescatar a Eslovenia, que perdió su primer partido, contra Bosnia por 93-97. Todo sigue muy igualado en este grupo que domina Alemania y del que surgen los rivales en octavos del cuadro de España.

Resultados y clasificación del Eurobasket.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link