Madridimage

Madridimage

FC Barcelona: De Messi a Lewandowski | Deportes



Robert Lewandowski descolgó el teléfono y escuchó: “Would you like to lead Barcelona?”. Era Xavi Hernández. El técnico ya había dado por descartadas otras opciones para su delantera y desde la presidencia del club le ofrecieron al polaco, de 33 años (cumplirá 34 el 21 de agosto). Xavi aceptó. Y como acostumbra a hacer con los posibles fichajes, llamó a Lewandowski. “Después de unos minutos de conversación, entendí exactamente lo que quería de mí. El sistema y la táctica. Sabe lo que quiere y cómo lo quiere. Es la persona adecuada. Sentí una conexión”, contó el delantero ayer en el Auditori 1899 después de ser presentado ante 59.026 personas en el Camp Nou.

Era un día de celebración en el Barça. Lo era para la hinchada (solo en la presentación de Maradona, en 1982, se acumuló más gente, 60.000). Pero, sobre todo, lo era para el presidente, Joan Laporta. Estaba eufórico. En el primer aniversario del comunicado que anunció el adiós de Messi, el máximo directivo azulgrana gritaba: “¡Barça, Barça, Barça!” al ritmo del himno, levantaba la mano de Lewandowski y agradecía a diestro y siniestro. Especialmente cariñoso con Pini Zahavi, representante del polaco. “Además de la profesional, tengo una relación personal con Pini”, expuso el presidente. Cuando buscaba ganar las elecciones en 2003, Zahavi le consiguió a Laporta una carta del Manchester United en la que afirmaba que estaban dispuestos a negociar por David Beckham. Laporta ganó en las urnas, el inglés terminó en el Madrid y Rustu, representado por el agente israelí, fue el primer fichaje del Barça en la primera campaña 2003-2004. “Pini, I am talking about you”, le advirtió Laporta a su colega. “Le llamé y le pregunté si había alguna opción para que viniera Robert”, añadió el presidente.

Antes de que terminara la temporada pasada, Lewandowski aceptó que era el momento de dejar el Bayern. La esperada oferta de renovación nunca le había llegado. El delantero quería un contrato largo, el Bayern no prolonga más de un año los contratos de los jugadores mayores de 30. Es política de club. El vínculo de Neuer (36 años), por ejemplo, expiraba en 2023 y lo estiraron hasta 2024. Lo mismo hicieron con Müller (32). Sin embargo, Mané (30) firmó hasta 2025. “Robert está en una etapa de su vida en la que también piensa en su familia. Tiene niños y necesita estabilidad. El Bayern no se la daba”, cuentan fuentes cercanas al delantero. Había, además, otro problema. Según cuentan en el Bayern, Jules Nagelsmann, el técnico, ya dudaba del fútbol del polaco.

Una situación redonda para Laporta. El Bayern dudaba de Lewandowski. Lewandowski dudaba del Bayern. Y Pini Zahavi podía facilitar lo que necesitaba Xavi: un 9 de categoría mundial, ganador de las últimas dos Botas de Oro (2020 y 2021) y Balón de Plata en 2021. En conclusión, todos contentos. El Bayern y Nagelsmann. El Barça y Xavi. También Pini Zahavi. Según The Athletic, el agente cobró una comisión de cinco millones (de un total de 10) por el traspaso del delantero al Camp Nou. Un fichaje de 60 millones, como publicó este periódico.

Sin embargo, el coste de Lewandowski por temporada es de aproximadamente 36,5 millones: 24 de salario, más 12,5 de amortización (50 millones en cuatro temporadas de contrato. No se tiene en cuenta las comisiones). “Después de la salida de Leo, necesitábamos un jugador franquicia”, cuentan desde la dirección deportiva. De hecho, usará el dorsal 9 en detrimento de Memphis. “Política de club”, dijo Laporta. Según las mismas fuentes del área deportiva, entre la renovación de Dembélé y los fichajes de Raphinha y Koundé, el Barça se gasta el mismo dinero que lo que destinaba anualmente a Messi: 100 millones. “No es una cuestión de reemplazar a Leo. Eso es imposible. Messi generaba, tanto en el campo como fuera, lo que se le pagaba. Pero ya no está. Entonces, teníamos que buscar la manera de crear un equipo competitivo por el mismo dinero”, rematan desde la dirección deportiva.

En el cuerpo técnico están encantados con Lewandowski. “Es una pasada cómo entrena. Lo que genera y lo que exige a sus compañeros”, subrayan desde el entorno de Xavi. En la Ciudad Deportiva celebran los fichajes. “Ha mejorado mucho el nivel en los entrenamientos respecto del año pasado”, cuenta un empleado de la secretaria técnica. “Pienso en el rendimiento de todo el equipo. Quiero ayudar con mi juego, pero también con mi experiencia”, concluyó Lewandowski.

Sin Messi, Laporta le entrega a Lewandowski el poder en el campo para conservar su poder en los despachos. Ahora tendrá que entrar la pelota. Y eso no depende solo del 9.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link