Madridimage

Madridimage

Greenpeace halla sustancias químicas peligrosas en varias prendas de Shein


Una nueva polémica planea sobre la cadena de moda ultrarrápida china Shein, esta vez en torno a un tema tan sensible como las sustancias químicas. La compañía tiene “un modelo de negocio basado en químicos peligrosos y en la destrucción ambiental”, sostiene sin ambages el informe que ha publicado Greenpeace Alemania esta semana.

La ONG ha analizado en el laboratorio independiente Bremen Environmental Institute 47 prendas aleatorias de la enseña (de hombre, mujer y niño) tanto compradas a través de la página web como en la pop up que la compañía ha abierto en Múnich. Los resultados de la evaluación son al menos alarmantes: arrojan que siete de las prendas, un 15%, contenían niveles peligrosos de químicos como ftalatos y formaldehídos, superando ampliamente los límites permitidos por la regulación de la Unión Europea. 15 prendas tenían suficientes compuestos como para «crear cierto nivel de preocupación». Además, en todas las piezas excepto en dos, pudieron hallar algún químico peligroso, aunque en concentraciones más bajas.

La densidad de estos compuestos representa un riesgo potencial para los consumidores europeos, advierte en su informe la ONG, pero también plantea dudas sobre los trabajadores de la empresa, mucho más expuestos a estos componentes en los procesos de fabricación. “Si bien los intentos creíbles de cambiar el modelo comercial son escasos, no faltan las iniciativas de ‘sostenibilidad’ o ‘circularidad’, que en su mayoría no son un intento serio de abordar el problema, sino de hacer un lavado verde”, acusa la organización.

Por su parte, Shein se ha limitado a afirmar que trabaja con agencias de testado para garantizar que sus proveedores externos cumplan con las normativas europeas y estadounidense y ha procedido a retirar de la venta las prendas mencionadas en la investigación. Trabajar con proveedores externos es precisamente la ‘excusa’ que la enseña saca a relucir para sacudirse responsabilidades, un modus operandi habitual en el sector y que también le sirvió para salir al paso de acusaciones sobre las condiciones de los trabajadores que confeccionan su ropa. Hace solo unas semanas un documental emitido en el canal británico Channel 4 mostraba, a través de una cámara oculta, las condiciones de semiesclavitud en varias de las fábricas chinas en las que Shein produce. 

Con un valor de mercado de 92.000 millones de euros, más que Inditex y H&M juntos, la cadena se ha convertido en un gigante global del textil, una máquina vertiginosa de lanzar ropa de usar y tirar que deja a la velocidad de la alta costura lo que hasta ahora se entendía por ‘moda rápida’.

Sigue leyendo

Lo nunca contado sobre Shein: descuentos en el sueldo por fallos y 600 euros al mes por 18 horas al día





Source link