Madridimage

Madridimage

King’s League: los reyes del ‘streaming’ se pasan al fútbol | Deportes


¿Se imaginan que en el Atlético-Barcelona de este domingo, Xavi pudiera hacer que le piten un penalti a favor en cualquier momento? ¿Y a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, comentando los partidos de su equipo en un canal de YouTube o Twitch? ¿La gente querría verlo? Gerard Piqué se hizo esa pregunta hace unos meses y llegó a la conclusión, junto a su amigo el streamer Ibai Llanos, de que la fusión entre el fútbol y el fenómeno de las redes sociales es el siguiente paso del deporte. Meses de trabajo en la sombra dieron su fruto el pasado domingo con el arranque de la King’s League, un torneo que fusiona el fútbol 7 con los eSports (deportes electrónicos) y que congregó a más de 15 millones de espectadores en su estreno.

“Nosotros no queríamos replicar una Liga de fútbol tradicional, sino ver cómo podíamos hacerlo diferente”, explica a EL PAÍS Oriol Querol, director general de la King’s League y mano derecha de Piqué en la empresa Kosmos, que insiste en la visión a largo plazo del proyecto. “Cogimos los eSports como modelo por varias cosas: el calendario, dividido en dos splits, una Liga cerrada, el modelo de jornadas con todos los partidos uno tras otro… Nuestros dos objetivos son ir aumentando la calidad de la Liga y potenciar todo lo que va más allá del balón, es decir, toda la experiencia que rodea al partido”, explica el director general del torneo, que se juega íntegramente en Barcelona.

El exjugador, Raúl Tamudo pugna por el balón en un partido de la King’s League.Manuel Queimadelos (Kosmos)

El formato, con partidos entre enero y julio, consta de 12 equipos presididos por algunos de los streamers más conocidos, como Ibai Llanos o TheGrefg. Pero también hay sitio para forasteros como Iker Casillas, que se ha abierto recientemente un canal de Twitch. Los presidentes seleccionaron a sus jugadores mediante un draft al que se presentaron cerca de 13.000 personas de edades desde los 18 hasta más de 50 años. A los 10 elegidos de cada equipo, a los que Kosmos paga el salario, se les suman dos jugadores que fichan los presidentes: estrellas como Ricardinho, Saviola, Capdevila y Tamudo.

Los partidos tienen dos partes de 20 minutos, y se retransmiten de manera gratuita a través del canal de Twitch de la competición y en los canales de los presidentes. Árbitros y entrenadores van con micrófonos para escuchar todo lo que se dice. El juego es dinamismo puro desde el saque de centro, que se realiza al estilo waterpolo. Los entrenadores pueden utilizar en cualquier momento una “carta especial” que les otorga una ventaja, como un penalti a favor o la expulsión de un jugador rival durante dos minutos. Estas ventajas han sido elegidas mediante encuestas en Twitter. La capacidad de adaptación a las demandas del público marca la competición. “El fútbol mundial es un transatlántico descomunal que para girar un solo grado puede que requiera una década para hacer un cambio. Nosotros, si queremos cambiar una norma, se cambia en tres minutos”, explica Querol.

Con la mayoría de jugadores anónimos, la capacidad de estos streamers para arrastrar público es el pilar de la competición. Uno de los más conocidos es el youtuber madrileño Mario Alonso Gallardo, conocido como DjMaRiiO, con más de ocho millones de suscriptores en YouTube. “Estamos muy sorprendidos del impacto que ha tenido y del gran nivel de la Liga”, reconoce a EL PAÍS. Respecto a sus funciones como presidente, el comunicador destaca su implicación tanto económica como deportiva. “Estoy todo el día mandándome mensajes con el entrenador y hablando con los jugadores por si necesitan cualquier cosa. También nos encargamos de cubrir ciertos gastos del equipo que, cuando consigamos los primeros patrocinadores, será todo más fácil”, explica.

Para los jugadores, la mayoría de ellos con carreras en el fútbol sala o en categorías inferiores de fútbol 11, esta es una oportunidad única de darse a conocer. Roger Bonet, entrenador de un equipo de barrio de Barcelona, juega en los Aniquiladores, club presidido por el streamer mexicano Juan Guarnizo. “No se puede vivir de ser un jugador de la King’s League, pero esa es una de las claves de que funcione tan bien, mantenerlo a un nivel amateur”, cuenta el jugador, de 35 años. “Creo que es algo que está muy bien montado y muy enfocado a que sea un producto muy atractivo. Yo vengo del fútbol sala y nunca lo hemos sabido vender. Va a ser una experiencia espectacular y eso no me lo va a quitar nadie”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites





Source link