Madridimage

Madridimage

La capilla ardiente de Benedicto XVI se abre para el último adiós de los fieles | Internacional



La capilla ardiente del papa emérito Benedicto XVI, fallecido este sábado a los 95 años, se ha abierto a las nueve de la mañana en la Basílica de San Pedro del Vaticano para el último adiós de los fieles. Cientos de personas han hecho cola desde las 05.30 de esta madrugada para acceder a la nave central del templo y rendir su homenaje a Joseph Ratzinger. Las autoridades prevén que alrededor de 35.000 personas desfilen por la capilla ardiente cada uno de los tres días durante los que permanecerá abierta. El jueves por la mañana se celebrará el funeral.

Los primeros fieles en entrar en la basílica han sido un grupo de teólogos indios que llevaba esperando desde el alba en las puertas del templo. Pero entre los primeros en poder despedirse de Benedicto XVI, poco antes de que se abriesen las puertas del templo al público, ha estado la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, y el presidente de la República, Sergio Mattarella. Ambos han rendido homenaje en silencio a Ratzinger desde los bancos laterales del lugar donde se ha colocado el cuerpo del Papa emérito.

La cola de fieles que aguarda para ver los restos del papa emérito atraviesa ya la basílica y da varias vueltas a la plaza de San Pedro del Vaticano para permitir que puedan esperar de forma ordenada. Una de las grandes dudas de un hecho inédito como la muerte de un pontífice emérito era el rito funerario y el protocolo que se establecería. La vestimenta aporta algunas pistas, ya que Benedicto XVI ha sido ataviado de rojo papal, pero sin el palio: el ornamento que se coloca al cuello y que indica el poder ejercido en el momento de su muerte. La ausencia de dicha pieza señala que el alemán, justamente, estaba retirado.

La otra gran diferencia con la muerte de un papa regente es que el próximo día 5 no se celebrará un funeral de estado. Las únicas delegaciones invitadas en ese sentido han sido la alemana (por la nacionalidad del pontífice) y la italiana, por el vínculo que existe entre el Vaticano y el país que lo acoge. Pero los jefes de estado o presidentes del gobierno que viajen a Roma para despedir a Ratzinger lo harán por voluntad propia.

Los restos de Joseph Ratzinger fueron trasladados a las siete de la mañana hasta la basílica desde el monasterio Mater Ecclesiae, donde residió el papa emérito desde su renuncia en febrero de 2013. Allí fue velado por amigos, ciudadanos y trabajadores del Vaticano, así como por los cardenales y miembros de la Curia. El cardenal Mauro Gambetti presidió un breve ritual ya en la Basílica de San Pedro hasta las 7.40, antes de ultimar los preparativos para la llegada de los fieles.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.





Source link