Madridimage

Madridimage

La coalición de izquierdas en Andalucía, al borde de una nueva ruptura | España



La nueva coalición de izquierdas en Andalucía, una suma de seis siglas, nació a trompicones para las elecciones andaluzas del pasado 19 de junio, en las que solo sacaron cinco escaños, el mínimo para formar grupo parlamentario propio. Y está al borde de sufrir otra escisión, como la vivida en la pasada legislatura, tras la decisión de IU y Más País de relevar a la representante de Podemos como miembro de la Mesa del Parlamento, una decisión acordada este lunes por cuatro de los seis socios y remitida al órgano de gobierno de la Cámara.

El argumento empleado por la portavoz del grupo, Inmaculada Nieto, para provocar esta sustitución es que se trata de una decisión “temporal” por “disfunciones” con el trabajo de la Mesa de la diputada de Podemos Alejandra Durán, según adelantó el diario Abc. Proponen a Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía, para asumir el puesto en la Mesa. Gómez también ha sido propuesta como portavoz adjunta del grupo.

La coalición Por Andalucía agrupa teóricamente a seis formaciones —Podemos, IU, Más País, Equo, Alianza Verde, Iniciativa del Pueblo Andaluz―, aunque ni Podemos ni Alianza Verde figuran formalmente en el registro de coaliciones para las elecciones autonómicas porque todo el papeleo llegó tarde.Ni el logo ni el nombre de Podemos figuraron en la papeleta de las elecciones andaluzas, una circunstancia que, según los dirigentes de Podemos, provocó confusión en el electorado que bien prefirió otras opciones o no fue a votar. La mañana de este lunes, cuatro de los seis coaligados han decidido en una reunión a la que no ha asistido Podemos solicitar el cambio de representante de Por Andalucía en la Mesa, que deberá pronunciarse al respecto el próximo miércoles.

Podemos e IU firmaron un acuerdo político antes de las elecciones, que no figura en la inscripción del registro de coaliciones, en el que se comprometen a un reparto estricto de puestos. Según ese documento, ayuno de propuestas programáticas, a IU le correspondía la portavocía del Parlamento, pero el portavoz adjunto y el secretario del grupo recaerían en Podemos. También se definían los repartos en los órganos de extracción parlamentaria: a IU le correspondería el representante en la RTVA, Cámara de Cuentas y el senador por la comunidad. A Podemos, el Consejo Audiovisual y el vocal en la Mesa del Parlamento. También en ese pacto figuraba el reparto de las contrataciones del grupo parlamentario, en una proporción de 60/40 a favor de Podemos. Ese reparto también servirá para “los recursos económicos que se generen en el desarrollo de la actividad política y electoral”. Al no figurar Podemos en el registro de coaliciones, los 689.988,40 euros anuales que corresponden al grupo parlamentario, no pueden ser transferidos a Podemos porque sería financiación ilegal.

Los magros resultados cosechados no permiten a la coalición acceder a esos puestos, salvo que cuando se renueven PP, PSOE y Vox acuerden ampliarlos para dar cabida a Por Andalucía. Este acuerdo fue calificado como “trágala” por el coordinador de IU Andalucía, Toni Valero. Tampoco Más País lo considera parte de la coalición, puesto que no los negoció.

La coalición fue apoyada por la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien fue determinante en la nominación de Inmaculada Nieto, de IU, como candidata a la presidencia de la Junta. Díaz participó, pese a su displicencia inicial, en la campaña electoral andaluza, aunque tras el resultado posterior mostró su distanciamiento. De los cinco miembros del grupo parlamentarios, tres militan en Podemos, uno en IU (no en el PCE) y otro en Más País.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete



Source link