Madridimage

Madridimage

La evolución a lo largo de 40 años de :-) a 😂


(CNN Business) — A las 11:44 de la mañana del 19 de septiembre de 1982, Scott Fahlman hizo historia en internet al unir dos puntos, un guion y un paréntesis cerrado.

Fahlman, profesor de Ciencias de la Computación de la Universidad Carnegie Mellon, publicó «: – )» en el tablón de anuncios online de la escuela, una especie de red social primitiva a la que solo podían acceder otras personas de la intranet cerrada de la universidad y que se limitaba a texto.

Con esa cara sonriente, que ha sido bautizada como el «primer emoticón digital» por los Récords Mundiales Guinness y que sirvió como precursor de los emojis, Fahlman intentó resolver un problema familiar para los usuarios actuales de internet: transmitir el sarcasmo en línea.

«Alguien decía algo que pretendía ser sarcástico. Entre muchos lectores, una persona no entendía la broma y respondía con ira, hostilidad, y muy pronto la discusión inicial había desaparecido, y todo el mundo discutía con todo el mundo», dijo Fahlman a CNN Business. «Cuando estás en un medio de internet solo de texto, la gente no puede saber si estás bromeando o no. No hay lenguaje corporal ni expresiones faciales».

En los 40 años transcurridos desde entonces, los emoticones, y más tarde los emoji, se convirtieron en elementos centrales de nuestras conversaciones en línea y, a veces, fuera de ella. Hay más de 3.600 emojis disponibles para que los usuarios expresen todas sus emociones y resuelvan eficazmente ese problema original que identificó Fahlman: dar a nuestras palabras un sentido más profundo de personificación, ya sea con una mano agitada, una cara llorando o un personaje curioso con un monóculo.

«Ofrecen cosas que las palabras no dicen. Aclaran que cuando se dice ‘bien’, ¿qué tipo de bien es?», dice Jennifer Daniel, directora de la subcomisión de emoji del Consorcio Unicode, la organización sin ánimo de lucro que supervisa las normas de los emoji. «Las cosas que hacemos naturalmente cara a cara, como nuestro lenguaje corporal, nuestra entonación, nuestro volumen, el contacto visual».

Lo que empezó con unos cuantos signos de puntuación escritos en un tablón de anuncios de la universidad es ahora un esfuerzo global para ampliar nuestras formas de expresión digital, que abarca al personal de las empresas tecnológicas y a Unicode, así como a las aportaciones de los usuarios. Pero décadas después, sigue siendo un trabajo en curso.

La evolución de : – ) a 😂

El emoticón original y sus múltiples variaciones no tardaron en extenderse más allá de Carnegie Mellon. En aquellos primeros días, las caras que guiñaban el ojo, las sonrisas sin nariz y los jadeos con la boca abierta surgieron de la clásica sonrisa de dos puntos, guion y paréntesis.

Pero los emojis tardarían en imponerse en Estados Unidos.

A mediados de los años 90, NTT Docomo, una empresa japonesa de telefonía móvil, incluyó un pequeño corazón negro en los localizadores. En 1997, SoftBank, otra empresa japonesa, lanzó un conjunto de emoji de 90 caracteres cargados en un modelo de teléfono móvil, pero los gráficos no se pusieron de moda hasta la colección de 176 caracteres de Docomo en 1999.

Hace 40 años, Scott Fahlman escribió lo que se considera el primer emoticón. Hoy hay miles de emojis, pero las expresiones digitales siguen siendo un trabajo en curso.

No fue hasta que Unicode se involucró que la expansión más allá de Japón realmente tomó fuerza. Unicode, que establece normas tecnológicas internacionales para apoyar a los diferentes idiomas, se encargó de la estandarización de los emoji en 2010 a petición de empresas tecnológicas como Apple y Google.

Aunque ahora hay directrices muy claras para los nuevos emojis y las propuestas de los usuarios, los primeros días de la estandarización de los emoji de Unicode dejaron pasar algunas opciones más cuestionables, como el carácter del dedo medio.

«Eso se introdujo en Unicode en su día, cuando había menos reglas», dijo Jeremy Burge, fundador de Emojipedia, a CNN Business. «Hoy en día, hay un montón de reglas, y están bastante bien documentadas y los nuevos emojis pasan por un proceso bastante riguroso».

Apple añadió un teclado emoji oficial disponible fuera de Japón en 2011, un hito que los expertos en emoji acreditan como la verdadera entrada de los personajes en el léxico online estadounidense. En 2015, el emoji de la cara con lágrimas (😂) fue nombrado palabra del año por el Diccionario Oxford. Este emoji sigue siendo el favorito entre los usuarios estadounidenses, según un estudio de Adobe publicado este mes.

«Tener unos 3.000 dibujitos que puedes incluir con un toque de la yema del dedo es como tener 3.000 trozos más de puntuación», dijo Burge. «Así que, aunque creo que nos las arreglaríamos sin ellos, no sé por qué elegirías vivir en un mundo en el que no hubiera emojis».

El futuro de los emoji

Sin embargo, puede que ni siquiera 3.000 sean suficientes. Al igual que el lenguaje evoluciona, también lo hacen los emoji.

Unicode actualiza el conjunto de emojis cada septiembre después de examinar las propuestas presentadas y responder a las tendencias mundiales. La versión 15.0.0, publicada el martes, añadió 20 caracteres emoji, entre ellos un recogedor de pelo, maracas y medusas. (Las actualizaciones de los emojis se van introduciendo progresivamente en los dispositivos).

Pero Unicode también se ha enfrentado a críticas a lo largo de los años por su falta de representación de la raza, el género, la sexualidad y la discapacidad en conjuntos de emoji anteriores, lo que llevó a la liberación de cinco opciones de tono de piel en el Emoji 2.0 de 2015 y dos opciones de género para las profesiones en el Emoji 4.0 de 2016, según la Emojipedia. Los emojis de accesibilidad se añadieron en 2019, así como las opciones de pareja con inclusión de género.

El consorcio depende de los miembros de la subcomisión y de los usuarios de emoji para impulsar el teclado. Daniel, la primera mujer en dirigir la subcomisión de emoji de Unicode y diseñadora en Google, ha sido una defensora de los emojis más inclusivos. Ha promovido la adopción de diseños inclusivos en todas las empresas para que un agente de policía sin género enviado desde un dispositivo Samsung no sea recibido por un usuario de Apple como un policía hombre.

Aunque ahora hay miles de opciones de emoji, el uso principal sigue siendo fiel al objetivo original de hace 40 años de añadir una sonrisa y algo de frivolidad. «Lo que se ve en todos los ámbitos en cuanto a los emojis más populares que se utilizan son la diversión o el humor o el afecto», dijo Keith Broni, editor en jefe de Emojipedia, a CNN Business.

En cuanto a Fahlman, utiliza los emojis «muy, muy raramente». Sobre todo, dijo, «prefiero los pequeños de texto, en parte porque son mis bebés».

Aunque Fahlman sigue trabajando en Carnegie Mellon como profesor emérito, investigando la inteligencia artificial y sus aplicaciones, ha dado charlas por todo el mundo sobre su creación de emoticones y reconoce el continuo interés que despierta. «Me he reconciliado con el hecho de que, sean cuales sean mis logros en inteligencia artificial, esta será la primera frase de mi obituario», dijo. «Pero es divertido ser un poco famoso por algo».



Source link