Madridimage

Madridimage

La mejor selección de ropa calefactable con la que afrontar el frío más intenso | Escaparate


Probamos y ponemos nota a la mejor selección de prendas con calefacción para afrontar el frío más extremo.Getty Images

Aunque el cambio climático nos está trayendo temperaturas más altas de lo normal este invierno, sigue siendo fundamental abrigarse correctamente si no queremos pasar frío intenso. Especialmente importante es hacerlo en el caso de aquellas personas que pasan mucho tiempo en la calle, ya sea por trabajo o porque les gusta practicar deportes al aire libre en los que el frío, la nieve o la lluvia son protagonistas.

Para todos estos casos, la ropa calefactable puede resultar una buena opción ya que está provista de unas resistencias o infrarrojos en su interior que proporcionan calor en la zona en la que nos coloquemos la prenda. Y hay de todo: chaquetas, chalecos, calcetines, plantillas, guantes, gorros, bufandas…

¿Cómo funciona la ropa calefactable?

Está equipada con dos elementos principales: unas resistencias o infrarrojos y una batería portátil recargable. Las resistencias permiten calentar la zona del cuerpo como si tuviéramos un mini radiador en nuestro interior; mientras que la batería proporciona la energía necesaria para que funcione correctamente.

Este circuito interno de calefacción está hecho principalmente de fibra de carbono y nunca toca la piel. Generalmente cuentan con distintas funcionalidades que se pueden controlar, como la temperatura y los niveles de calor e, incluso, otras se pueden manejar con el teléfono móvil mediante Bluetooth.

No obstante, y aunque es considerado un producto seguro, siempre hay que respetar las instrucciones del fabricante en el momento de utilizarlas. En cualquier caso, su uso no está recomendado para mujeres embarazadas, personas con piel sensible, problemas de circulación o enfermedades como la artritis o la diabetes.

¿Qué modelos hemos elegido?

Para esta comparativa de ropa calefactable hemos elegido diferentes tipos de prendas y de distintos fabricantes: Achort (con una puntuación media de 5,25 puntos), Amiable (6,25), ISSYZONE (7), ProSmart (8,5), Snow Deer (7,25) y Thermrup (7,75).

Todas las prendas calefactables disponen de una batería portátil de entre 5 y 12 voltios (dependiendo del tamaño de la prenda) y tienen distintos niveles de temperatura; generalmente tres que pueden alcanzar hasta los 60 grados, además de estar disponibles en distintas tallas. Tras probarlas y analizarlas, se han tenido en cuenta las siguientes características:

⋅ Temperatura: si el nivel de calor era suficiente para no pasar frío o, por el contrario, era demasiado.

⋅ Batería: duración de la batería y cada cuánto tiempo es necesario recargarla.

⋅ Material: de qué están hechas y si son cómodas para llevarlas puestas a diario.

⋅ Limpieza: si se pueden lavar en la lavadora o a mano.

La mejor prenda calefactable

Los modelos seleccionados han sido utilizados durante un mínimo de 15 días a diferentes temperaturas y en distintos momentos del día. Así, la mejor prenda calefactable tras las pruebas realizadas es ProSmart, una chaqueta disponible en cuatro tallas (de la M a la XXL), con batería de 12 voltios y muy sencilla de utilizar: a través de un botón situado en la parte delantera se pueden controlar los niveles de temperatura. Además, es impermeable y se puede lavar tanto a mano como en la lavadora.

Ropa calefactable ProSmart: nuestra elección

De color negro y con capucha, esta chaqueta calefactable es ligera (similar a un forro polar) y cómoda de llevar. Disponible en cuatro tallas (bastante grandes), tiene tres áreas de calentamiento: la espalda y la parte derecha e izquierda del pecho; y ofrece tres niveles de temperatura (alto, medio y bajo) que proporciona una temperatura entre los 40 y los 60 grados. Los tres niveles se regulan a través del botón situado en la parte delantera de la prenda, que cambia de color dependiendo de si la temperatura es alta, media o baja.

Generalmente, la prenda calefactable ProSmart se calienta de forma rápida (en menos de dos minutos) ya que la primera vez que se enciende funciona en el nivel más alto. Una vez ajustada la temperatura se baja automáticamente al más bajo. No obstante, el calor del sistema térmico trasero se nota más que el del pecho.

Ficha técnica

  • Material: algodón, nylon y poliester.
  • Capacidad de la batería: 5.000 mAh.
  • Material de la batería: polímero de litio.

La batería, con un tamaño similar a un paquete de pañuelos o de tabaco se guarda en un bolsillo interior con cremallera, es de 12 voltios y tiene una autonomía de unas 6 horas mínimo (con una carga completa) aunque puede llegar a durar hasta 18 dependiendo del ajuste de temperatura escogido. En su primer uso hay que cargar la batería al completo (tarda unas siete horas). Una vez cargada se muestra una señal luminosa.

También se ha utilizado en días de lluvia sin ningún problema ya que el tejido es impermeable y . En cuanto a la limpieza, es importante destacar que, previamente, hay que quitar la batería y el cable que la une al sistema. Aunque es posible lavarla en la lavadora, es mucho más recomendable hacerlo a mano ya que no se puede retorcer ni exponerla a centrifugados muy largos.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: la ligereza de la prenda. Se calienta en muy poco tiempo y la autonomía de la batería aguanta bastantes horas si no se pone al nivel más alto de temperatura.
  •  Lo peor: el calor se nota más en la parte trasera que en la delantera. Además, es mejor lavarla a mano, una tarea a la que hay que dedicarle algo de tiempo.
  •  Conclusión: cómoda para llevar a diario, hace su función de calentar (aunque se note más en una parte que en otra) en los días más fríos.

Ropa calefactable Thermrup: la alternativa y mejor relación calidad-precio

Estas plantillas térmicas están compuestas de nylon, goma eva y funcionan con infrarrojos y dos baterías de litio de 7,4 voltios y 2.500 mAh. Estas van conectadas a las plantillas a través de un cable de 70 centímetros y se colocan en el tobillo o en las rodillas mediante una petaca elástica que también viene incluida.

El primer contacto con ellas es positivo, son cómodas y gruesas (6 milímetros), y se comercializan con números de pie que van desde el 35 hasta el 48. Para ajustarlas al zapato hay que cortarlas, como una plantilla normal, aunque hay que tener cuidado para no ‘recortar’ la parte en la que se encuentran los infrarrojos (los primeros 18 centímetros).

Una vez colocadas, tan solo hay que poner en funcionamiento la batería para que empiecen a calentar. Cuentan con cuatro niveles de temperatura que calientan rápidamente toda la planta del pie, por lo que no es necesario ponerse calcetines gruesos aunque estés en un entorno muy frío, como un lugar con nieve, por ejemplo.

En cuanto a la autonomía de las baterías (vienen con cargador), hay que decir que se descargan en unas 4-5 horas (incluso poniéndolas en un nivel bajo de temperatura) y, aunque apenas pesan, es cierto que al llevarlas en el tobillo o rodillas, estaría mejor si fueran algo más finas. En relación a la limpieza, la ropa calefactable Thermrup se puede lavar a mano o en la lavadora sin problema (obviamente, quitando antes las baterías).

Ropa calefactable Snow Deer

Disponibles en varias tallas (desde la XXS hasta las XXL), estos guantes calefactables hechos con lycra y neopreno son transpirables y se adaptan bien a la mano. Son finos y tienen un velcro en la muñeca que permite ajustarlos lo máximo posible. Funcionan con infrarrojos (colocados en la palma y dedos de las manos) y vienen con dos pequeñas baterías de un tamaño similar a una caja de cerillas de 7,4 voltios y 2.200 mAh, que se colocan en un bolsillo interior ubicado en la muñeca.

Ofrecen tres niveles de temperatura que se controlan mediante un botón que cambia de color según la temperatura. En el nivel más alto, la batería (que viene con cargador) dura unas dos horas y media y en el más bajo puede llegar hasta las 6. Al ser finos, en días de mucho frío (y si se va a pasar mucho tiempo en la calle), es recomendable colocarse otros guantes por encima para potenciar el calor en el interior.

Un elemento positivo es que cuentan con sensor táctil en el dedo índice y en el pulgar, por lo que se puede utilizar cualquier dispositivo con pantalla sin necesidad de quitárselos. No son impermeables, por lo que si está lloviendo mucho, se mojan bastante. Para limpiar la ropa calefactable Snow Deer, lo mejor es pasar una bayeta humedecida en agua.

Ropa calefactable Issyzone

La parte térmica de estos calcetines se encuentra en la planta del pie. De talle alto, están hechos de algodón, son bastante elásticos y se adaptan a pies con tallas que van desde un 37 hasta un 47 (están disponibles en dos tallas, S y L). Durante las pruebas, y en momentos en los que se han llevado bastantes horas, aprietan un poquito.

La batería, de 3.800 mAh, está situada en la parte superior del calcetín (dentro de un pequeño bolsillo que apenas se nota) y ofrece tres niveles de temperatura (desde los 45 hasta los 65 grados).

La autonomía de la prenda calefactable Issyzone dura una media de cuatro horas y calienta bien en el nivel más bajo de temperatura. Ideal para el día a día ya que con el calzado puesto se mantiene bastante bien el calor. Asimismo, se pueden lavar a mano o en la lavadora.

Ropa calefactable Amiable

Se trata de unas zapatillas para estar en casa hechas de felpa, que se adaptan muy bien al pie además de ser cómodas de llevar (tienen suela antideslizante y plantilla con memoria). Dispone de tres niveles de temperatura que se controlan a través de un botón táctil situado en un lateral de la zapatilla; mientras que las dos baterías se sitúan en un pequeño compartimento en la parte externa del calzado.

Con el primero de los niveles (40 grados) los pies se calientan sin problema, no obstante las baterías, aún con una capacidad de 4.000 mAh, se agotan rápidamente. En cuanto a la talla, el fabricante ofrece dos: S, que va desde el 35 hasta el 41 y L, que va desde el 41 hasta el 46.

La ropa calefactable Amiable da buena talla si se elige el número de pie de siempre (ni muy grande ni muy pequeño). Como viene sin cargador hay que tener en cuenta que el cable de las baterías solo es compatible con adaptadores de 5V/2A.

Ropa calefactable Achort

Un conjunto de gorro y bufanda calefactable de lana y talla unisex con cable USB. Este se puede conectar a una batería externa (que no viene incluida) o incluso a un ordenador para cargar la fuente de calor que se encuentra en la parte delantera de ambas prendas. De esta forma, y una vez conectados, se calientan al instante aunque el calor dura poco tiempo (máximo 50 grados) una vez se desconecta de la batería.

Lo ideal es llevar siempre conectada una pequeña batería externa, que no pese ni ocupe mucho espacio. Es cierto que, en comparación con las otras prendas analizadas, estas son las que menos calor ofrecen además de que se enfrían en poco tiempo. Tampoco tienen un botón para regular la temperatura o apagarlas.

En cuanto a la limpieza, el lote de ropa calefactable Achort solo se puede lavar a mano teniendo en cuenta que previamente hay que retirar el cable USB y no exponer las prendas ni al sol ni darles la vuelta.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 22 de enero de 2023.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.





Source link