Madridimage

Madridimage

La ola de calor es la más extrema en España desde que hay registros, según datos preliminares | Clima y Medio Ambiente



La ola de calor en la Península y Baleares, que en teoría terminó el martes, tuvo una anomalía ―la desviación entre la temperatura a partir de la cual se puede hablar de ola de calor y la finalmente alcanzada― “muy elevada” de 4,2°, según datos preliminares y provisionales que avanzan a este diario fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Hasta ahora, la ola más potente que se había registrado fue la de agosto de 2021, que tuvo una anomalía de 4,1°, por lo que, de confirmarse la cifra, esta sería la ola de calor más intensa sufrida en España desde que existen registros unificados y fiables para todo el país, el año 1975.

Pero este episodio de temperaturas extremas no solo ha destacado en uno de los tres parámetros con los que los meteorólogos analizan este tipo de fenómenos. Además de batir a la peor en intensidad, también se ha colado en el top tres de las más largas. Según las mismas fuentes de la agencia, aunque en un principio los pronósticos apuntaban a que comenzaría el domingo día 10 en la Península y Baleares, a posteriori los datos reales han confirmado que el día anterior ya se sobrepasaban los umbrales de temperaturas, extensión y duración que determinan la existencia de una ola.

Así, “este episodio comenzó el día 9 y llega como mínimo hasta el día 18″, por lo que ha durado al menos 10 días, lo que la convierten en la tercera más duradera desde que hay datos. La más larga hasta el momento fue la de junio y julio de 2015, que se prolongó durante 26 días; la segunda, la de julio-agosto de 2003, que duró 16, y la tercera, la de junio de 2017, nueve, a la que esta ola acaba de superar.

El tercer aspecto que los expertos analizan para establecer el ranking de las peores olas de calor es la extensión. Según la Aemet, el día con mayor número de provincias afectadas fue el 15, con 36, pero la propia agencia admite que la extensión seguramente será mayor cuando dispongan de todos los datos verificados de las 240 estaciones de la red principal. De hecho, el día 16 la propia agencia decretó avisos naranjas ―el segundo nivel de una escala de tres―, en 33 provincias y cinco más rojos ―alerta máxima―, por lo que ese día hubo 38 provincias en alerta por calor.

Según este primer balance de la Aemet, esta ola entra seguro también en el podio de las más extensas, de momento en el tercer puesto, donde hasta ahora había un empate entre dos episodios con 36 provincias ―entre la de julio y agosto de 2018 y la de agosto del año pasado―. En el segundo lugar, hay otro empate con 38 ―entre la primera de este verano y la de julio-agosto de 2003―. Lo que no parece es que vaya a superar a la ola más grande, que data de agosto de 2012 y que alcanzó a 40 provincias. El día más cálido fue el 14, según precisa la agencia. Ese día, 15 de las 17 comunidades estaban en alerta y Candeleda (Ávila) llegó a 45,4° y Montoro (Córdoba) y Badajoz, a 45°.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

A falta de un análisis climatológico en profundidad que ratifique o altere esta “evaluación provisional”, la Aemet considera ya a esta ola “extraordinaria e histórica”, tal y como apuntaban los pronósticos. “Que se cuele en el top tres de las peores en intensidad, duración y extensión subraya su carácter excepcional, ya que una ola puede destacar por alguna de estas tres variables, pero no por todas a la vez”, explica la portavoz de la agencia Beatriz Hervella.

Por otra parte, la ola que afectó previamente a Canarias abarcó finalmente entre los días 9 y 11 y, en este caso, los datos se pueden considerar ya definitivos. Afectó a las dos provincias, el día más cálido fue el 10 con una temperatura máxima de la ola ―la media de las máximas, no la temperatura más alta alcanzada― de 37,6°, y su anomalía fue de 5,6°, lo que hace “también haya sido una ola de calor destacable”, según las mismas fuentes.

La gran pregunta que se hacen ahora los meteorólogos es si la ola realmente ha acabado o si se va a producir una segunda casi encadenada. Los termómetros están dando una pequeña tregua en el arranque de la semana, con una bajada escalonada de las temperaturas, lo que permitió a la agencia dar por concluida la ola el martes. Según detalla Hervella, ese día fue el más fresco de la semana, en líneas generales, en la mitad sur, mientras que este miércoles lo será en la mitad norte, salvo en la costa cantábrica, donde se espera que sea el viernes.

En principio, puntualiza la portavoz, desde el martes ya no había un 10% del territorio afectado por temperaturas extremas, que es uno de los umbrales que deben superarse. Pero es posible que un estudio posterior revele que se superaba dicha barrera por la mínima. En todo caso, las previsiones apuntan a que el calor sofocante va a volver a extenderse a partir del jueves. La Aemet vigila muy de cerca la situación, ya que es probable que, desde ese día y al menos hasta el domingo, se vuelvan a dar las condiciones de ola de calor. De hecho, está por ver si finalmente se trata todo de una misma y larga ola, porque “dos episodios separados apenas por un día se consideran una única ola de calor”, explican fuentes de Aemet.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal





Source link