Madridimage

Madridimage

La OPEP acuerda rebajar el suministro de petróleo en 100.000 barriles diarios desde octubre | Economía


Un barco pesquero, frente al petrolero ‘Estrella’, amarrado en el Puerto de Tees, en Redcar (Inglaterra), el pasado viernes.Ian Forsyth (Getty Images)

La alianza OPEP+, la organización encabezada por Arabia Saudí y Rusia que agrupa a los principales estados exportadores de petróleo y sus aliados, ha acordado este lunes reducir en 100.000 barriles diarios la oferta petrolera oficial de este grupo de 23 países a partir del 1 de octubre, ante el temor de que un freno de la economía mundial merme la demanda del llamado oro negro. Con esta decisión, sancionada por los ministros del sector de la OPEP+ en su teleconferencia mensual, se anula el incremento mínimo del bombeo que se había adoptado en el encuentro anterior, el 3 de agosto, para el mes de septiembre. Los ministros acordaron hoy “volver al nivel de producción de agosto de 2022″, recordando que “el ajuste al alza de 0,1 millones de barriles diarios (mbd) estaba previsto únicamente para el mes de septiembre”, según ha informado la propia Organización de Países Exportadores en un comunicado.

Los ministros de la OPEP+ han pedido en su declaración final que se considere la posibilidad de convocar una nueva reunión ministerial de la organización “en cualquier momento para abordar la evolución del mercado, si fuera necesario”, lo que podría tener lugar antes de la próxima cita regular y mensual, convocada para el 5 de octubre. En el comunicado, han destacado que la decisión se tomó tras revisar “los fundamentos actuales del mercado del petróleo” y constatar el “consenso sobre sus perspectivas”. Sin embargo, el planteamiento de la posibilidad de un nuevo encuentro en cualquier momento, en lugar de la próxima cita regular, como han hecho habitualmente hasta ahora, revela cierta inseguridad e incertidumbre en cuanto a la evolución del mercado petrolero a corto plazo.

La decisión de la OPEP llega en un momento especialmente difícil para Europa, en vísperas de un invierno incierto en cuanto a su abastecimiento de gas, sobre todo después de que Moscú redoblara el pulso con la Unión Europea al suspender el viernes de forma indefinida el suministro por el gasoducto Nord Stream 1, supuestamente por una avería.

La medida de Gazprom fue anunciada por la empresa estatal el pasado viernes, horas después de que las potencias del G-7 reiteraran su intención de imponer un tope al precio del petróleo ruso y de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propusiera hacer lo mismo con el gas de Rusia.

En su breve nota final, la OPEP+ no explica las razones de su decisión, pero todo apunta a que teme que una ralentización de la economía provoque la caída de la demanda petrolera y de los “petroprecios”. Ese factor venía presionando a la baja el precio del barril, que había perdido más de un 20% desde los picos de 120 dólares que alcanzó en junio. Pero la expectativa de que la OPEP+ redujera su bombeo, como finalmente ha hecho, ha revertido la tendencia y el precio del petróleo subía cerca de un 2% esta mañana.

La tendencia alcista del crudo se impone así a las presiones a la baja que causan tanto la posibilidad de que Irán venda más crudo si se reactiva el acuerdo sobre su programa nuclear, como el freno de la economía mundial, y por ende a la demanda petrolera, que está causando la elevada inflación y los problemas que todavía causa la pandemia de coronavirus en China.



Source link