Madridimage

Madridimage

La venezolana Yulimar Rojas conquista el oro mundial en triple salto y se convierte en la primera atleta en ganarlo tres veces | Deportes



La venezolana Yulimar Rojas se convirtió el lunes en la primera atleta en lograr tres títulos mundiales de triple salto gracias a una marca de 15,47 metros que le dio el oro en el Mundial de Atletismo de Eugene. Rojas, dueña del récord mundial (15,74 metros), confirmó su aplastante dominio de la disciplina al imponerse a la jamaicana Shanieka Ricketts, que se quedó con la plata con 14,89, y la estadounidense Tori Franklin, bronce con 14,72. La cubana Leyanis Pérez, de 20 años, se quedó al borde del podio con un salto de 14,70 metros que le dio el cuarto puesto.

Campeona olímpica en Tokio 2020, Rojas posee ahora tres oros de Mundiales al aire libre (2017, 2019 y 2022) y otros tres en pista cubierta (2016, 2018 y 2022). Rojas, de 26 años, sentenció el concurso con un segundo salto de 15,47, la mejor marca de la temporada. Si el año pasado su grito de felicidad por el oro olímpico retumbó en las gradas vacías de Tokio, en Eugene saboreó el apoyo de los alrededor de 10.000 aficionados pidiendo su apoyo desde el primer salto. Tras un murmullo de decepción por su primera y discreta marca de 14,60 metros, Rojas les demandó con las manos que tuvieran un poco de paciencia, que el espectáculo estaba a punto de llegar. La jamaicana Rickets, la última que saltó más lejos que Rojas en una competencia en 2019, lideraba el concurso con un salto inicial de 14,89 metros. Rojas no quiso esperar más y despertó el asombro general con un segundo salto de 15,47 metros, el mejor de toda la temporada, que ahora sí celebró con la grada. Rojas levantó primero las rodillas imitando la clásica celebración del jugador de baloncesto LeBron James y luego señaló la pista con los dedos dando por zanjada la pelea por el oro. Solo una de sus 11 rivales había logrado en su carrera superar los 15 metros, la portuguesa Patrícia Mamona (15,01).

Con su tercer campeonato mundial virtualmente en el bolsillo, la venezolana tenía cuatro saltos por delante para asaltar otras gestas. A solo tres centímetros tenía el récord de los Mundiales, que seguirá perteneciendo a la ucraniana Inessa Kravets (15,50). Por delante estaba el récord mundial que le pertenece (15,74) y, en una frontera inexplorada, su gran meta personal de volar hasta los 16 metros. En el tercer intento se quedó en 15,24. Como en cada turno, Rojas se acercaba a la primera fila a escuchar a su entrenador, el multicampeón cubano de salto largo Iván Pedroso, quien pulió técnica y emocionalmente al diamante caraqueño en Guadalajara (España) desde que se conocieron en 2015 a través de Facebook.

En el cuarto y quinto salto arriesgó más de la cuenta y quedaron nulos. Le quedaba un sexto y último intento, con el que logró los dos récords mundiales que ha batido en el último año. “El salto de la gloria”, como Rojas lo llama, se quedó esta vez en 15,39 metros, pero, tras comprobar la marca, rápidamente se dio la vuelta, lanzó un grito de felicidad y se fue corriendo a la grada a buscar una bandera de Venezuela para recorrer la pista. Con este triunfo, Venezuela cuenta en su historial en los Mundiales de atletismo con los tres oros de Rojas y un bronce de Robeilys Peinado en el salto con pértiga de Londres 2017. En la actual edición de Eugene, América Latina suma tres oros. Además del de Rojas, subieron a lo más alto del podio la peruana Kimberly García (20 km marcha) y el equipo dominicano de relevos mixtos 4×400.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link