Madridimage

Madridimage

Listas de espera: más personas que nunca aguardan operación, pero bajan los días de demora | Sociedad



Las listas de espera quirúrgicas marcaron un récord en junio: 742.518 personas aguardaban una operación, según los datos que publica ahora el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, el tiempo medio de espera baja hasta los 113 días, 10 menos que seis meses antes y 57 menos que en su pico, en junio de 2020, en lo peor de la pandemia, cuando llegaron a 170 días.

También baja la espera media para ver a un especialista, que se sitúa en 79 días de media en España, 10 menos que en diciembre pasado (Sanidad publica datos dos veces al año, con aproximadamente seis meses de retraso). Asimismo, cae ligeramente el porcentaje de pacientes que tiene que esperar más de 60 días para una consulta (49,3%), aunque sube el número de personas que están aguardando una: 79,3 pacientes por 1.000 habitantes.

Por especialidades, traumatología es la que más pacientes tiene en espera para una operación (187.404), pero la media de días más alta para entrar en quirófano la tiene cirugía plástica (226). En todas ellas, excepto en cirugía cardíaca, han aumentado el número de personas en espera, pero en la mayoría han bajado los tiempos. Solo han empeorado en oftalmología, cirugía cardíaca, vascular, neurocirugía y dermatología. En cuanto a las citas con el especialista, el máximo está en dermatología y digestivo (84 días).

Sergio García Vicente, de la Asociación Economistas de la salud, cree que estos datos todavía se explican por la pandemia. “Eso creo un atasco que todavía tiene repercusiones. Vemos, por ejemplo, como en oftalmología hay casi 160.000 pacientes esperando. Muchos de ellos probablemente no fueron valorados en 2020 y 2021 y han entrado ahora en las listas”, señala.

Para este experto, el hecho de que el número de días de espera baje es signo de que a pesar del aumento de pacientes se van agilizando los procesos. “Sí me parece preocupante que esperas para intervenciones como la prótesis de cadera sean tan elevadas [de casi 120 días], ya que deberían solucionarse más rápido”, explica.

José Ramón Repullo, jefe del departamento de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad, cree que la explicación de los datos es que se va atendiendo a los pacientes que llevaban más tiempo de espera, con lo que baja la media de días, pero a la vez van llegando nuevos, con lo que sube el número total. “Esto mostraría el efecto de ver de empezar a admitir demanda nueva que estaba inhibida por la falta de citas de consulta”, concluye.

Eso se refiere a las medias nacionales, pero las cifras varían muy significativamente entre comunidades. Las listas de espera quirúrgicas llegan a los 151 días en Aragón, la autonomía con peores cifras, y a 64 en el País Vasco, que está en el otro extremo.


Los andaluces son los que más tiempo tienen que esperar para tener una cita con el especialista (107 días de promedio) y los baleares los que menos (50 días). El porcentaje de pacientes que tiene que esperar más de dos meses para ver a su médico oscila entre el 11,8% del País Vasco y el 87,1% de Canarias.

Los datos dibujan un acceso muy desigual a la atención especializada y a las operaciones quirúrgicas, uno de los principales indicadores por los que las comunidades tienen que rendir cuentas de su gestión sanitaria.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública es muy escéptica con los datos, ya que cree que están sometidos al maquillaje de las administraciones, y califica las cifras de “totalmente intolerables”. “Conviene recordar que las listas de espera son sumatorias, es decir a la de Atención Primaria, más de 8,8 días de promedio según el último Barómetro Sanitario de junio de 2022, hay que sumar la de pruebas diagnósticas (más de 20 días para citas de laboratorio en AP y varios meses en ecografías), más la demora para la primera consulta del especialista (la única que valora el informe del Ministerio de Sanidad), la nueva demora para pruebas diagnósticas (desconocidas, pero superiores al mes de promedio), la demora para la nueva cita con el especialista para conocer los resultados y la de la lista de espera quirúrgica, en muchas comunidades previa demora para la cita con el anestesista y las pruebas prequirúrgicas. Un mar de esperas que superan frecuentemente el año, y en algunos casos los dos años”, explica en un comunicado.



Source link