Madridimage

Madridimage

Los demócratas mantienen el control del Senado tras un agónico escrutinio en Nevada | Internacional


Una mujer inspecciona una boleta en las oficinas del condado de Clark (Las Vegas) este sábado.STEVE MARCUS (AP)

Después de cuatro días en el aire, el panorama comienza a despejarse. La certeza para los demócratas llegó con el correo. Decenas de miles de boletas contabilizadas este sábado en Nevada han dado la victoria a Catherine Cortez Masto, la senadora que se disputaba con el republicano trumpista Adam Laxalt, un Estado clave para el control del Senado. Los sufragios emitidos por correo permitieron a Cortez Masto, la única latina en la Cámara Alta, superar a su rival, quien estuvo a la cabeza del conteo desde el miércoles, ha confirmado la agencia Associated Press. Una vez conocidos los resultados en Arizona y Nevada, solo queda por saber el resultado de Georgia, que acudirá a una segunda vuelta el 6 de diciembre, para conocer la configuración del Senado los próximos dos años.

Esta mañana, el hasta entonces líder de la contienda, el aspirante republicano Adam Laxalt, mostraba sobriamente su preocupación. “Voy arriba por 862 votos”, escribió en Twitter. “En varios días seguidos, la mayoría del voto por correo que se ha contado sigue favoreciendo a los demócratas con mayores márgenes a los que calculábamos”, admitió el aspirante. Sus estrategas creían que la elección iba a definirse por entre 20.000 y 30.000 sufragios depositados el día de la elección en los buzones del correo. “Si es en precintos republicanos o incluso ligeramente demócratas, entonces quizá aún podemos ganar. Si continúa la marcada tendencia que los favorece a ellos, ella nos dará la vuelta”, vaticinaba.

Y eso es precisamente lo que sucedió. Esta mañana, los funcionarios electorales terminaron de contar 22.000 boletas que se habían enviado por correo en los últimos días. La ley de Nevada permite que sean válidas las boletas que lleguen este sábado a las oficinas de correos, siempre y cuando el sello postal indique que fue enviado el día de la elección o antes. Casi 300 sobres arribaron esta mañana, informó en una conferencia de prensa el funcionario a cargo del conteo, Joe Gloria.

Los datos del escrutinio de este sábado no son definitivos. Las autoridades del condado ahora dan un periodo de gracia de dos días, domingo y lunes, para que algunos votantes “curen” irregularidades en sus votos por correo. Se trata de boletas que presentan errores menores como ausencias de firmas o fallas en estas. Es un proceso de buena fe que pretende dar certeza a la elección tras el desaguisado de 2020, pero que ha ralentizado aún más un proceso que tiene en ascuas a todo el país. Los promotores del voto, generalmente vinculados con las campañas demócratas, han pedido a sus simpatizantes estar pendientes del escrutinio.

Cortez Masto, heredera política del influyente exlegislador demócrata Harry Reid, se ha acostumbrado a las elecciones llenas de adrenalina. Hace seis años, en los comicios que la llevaron por primera vez a la Cámara Alta, perdió 16 de los 17 condados del Estado. Conquistó el asiento porque triunfó en el condado de Clark, Las Vegas, el más poblado. La ciudad tiene poderosas estructuras sindicales que agrupan a los trabajadores que dan servicio a la industria turística. Los latinos se han alineado casi siempre detrás de los candidatos demócratas. Fueron clave para que Biden se quedara con el Estado en 2020. Hillary Clinton también ganó Nevada en 2016.

El triunfo de Masto, no obstante, fue a contracorriente de las tendencias que adoptó Nevada en las urnas. Este viernes se confirmó que el gobernador demócrata Steve Sisolak fracasó en su intento por reelegirse. En lo que fue también una cerrada contienda, se impuso su rival, el republicano Joe Lombardo, quien fue el sheriff de Las Vegas y quien recibió el visto bueno de Donald Trump, considerado el perdedor de la jornada electoral. Los republicanos también se hicieron con los cargos de vicegobernador y auditor del Estado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Los republicanos entraron la campaña en la economía, un tema que fue importante en Las Vegas, una ciudad que vio colapsar el turismo durante la pandemia, causando estragos en las clases trabajadoras. Laxalt es nieto de Paul Laxalt, un conocido político local que fue gobernador, senador republicano y gran amigo de Ronald Reagan. Sería un error considerarlo un conservador tradicional. En la campaña ha cargado contra la cultura woke y ha prometido poner a los demócratas en el “cenicero de la historia”. También desea castigar a las élites corruptas que, según él, robaron la presidencia dos años atrás. Su apoyo a estas teorías sin fundamento le han ganado el apoyo de Trump.

Las encuestas mostraron que para los votantes, las presiones inflacionarias y el oscuro panorama económico no lo fue todo en este ciclo electoral. Siete de diez votantes acudieron a los colegios con la idea de mantener el aborto legal. Cortez Masto hizo campaña con la promesa de mantener el derecho de las mujeres como una de sus prioridades. Y ahí está el resultado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.





Source link