Madridimage

Madridimage

MotoGP: Augusto Fernández completa una parrilla con récord de españoles en 2023 | Deportes



La próxima temporada de MotoGP tendrá 10 pilotos españoles en una parrilla con 22 motos, una cifra que iguala el máximo registrado en la categoría en 2017. Augusto Fernández, talento madrileño de 24 años, completará la alineación del nuevo proyecto de GASGAS en asociación con el equipo Tech3 y su fábrica madre, la austríaca KTM. Inmiscuido en una batalla muy reñida por el título mundial de Moto2, al piloto lo pillaron las cámaras curiosas en una sesión de fotos de última hora en una de las curvas del circuito de Alcañiz. De nuevo, era un secreto a voces y, finalmente, hoy mismo, se ha anunciado oficialmente su incorporación.

“Es increíble poder dar el salto a MotoGP con GASGAS. Quiero agradecer a todos los integrantes de la estructura de competición todo su apoyo desde que firmé con el equipo Red Bull KTM Ajo el año pasado. Estoy muy contento. Es un sueño, pero todavía tenemos trabajo que hacer en Moto2″, explicó el corredor, que este viernes ha sido el segundo más rápido en los entrenamientos del GP de Aragón. Ganador de cuatro carreras, el líder de la categoría intermedia da un paso de gigante en su trayectoria en el mismo equipo que ha triturado este curso la confianza de dos enormes talentos como Raúl Fernández y Remy Gardner.

“Augusto completa una dupla especial 100% española para el primer año de historia de GASGAS en MotoGP. Ha trabajado muy bien con Aki y su equipo, ha luchado mucho en la pista y ha demostrado que sabe marcar la diferencia en un campeonato muy reñido”, comentó Pit Beirer, director deportivo del equipo, sobre la decisión tomada. “Está a punto de dar el paso más difícil, donde la competencia es muy fuerte, pero creemos en él y él también cree en nosotros”.

Fernández no ha tenido, como muchos, un camino fácil para alcanzar su sueño. En 2018, su familia le comunicó que ya no podían seguir respaldando su carrera deportiva cuando le quedaba una carrera en el Mundial junior. Había vuelto con los jóvenes talentos a pesar de haber realizado un buen papel en 2017 en su debut en Moto2. Justo tras ganar el GP de Catalunya -cuando ya hacía las maletas y hasta se había mirado opciones para continuar con sus estudios- Sito Pons decidió prescindir de Héctor Barbera tras haber dado este positivo en un control de alcoholemia y se fijó en él. Gracias a esta baja precipitada, el piloto criado en Pina (Mallorca), tuvo una última oportunidad y se consolidó en la parrilla con buenos resultados a final de temporada.

7 victorias y 10 podios después le llega la gran oportunidad de su vida, aunque el programa de KTM no ha sido demasiado amable con las jóvenes promesas en los últimos tiempos. Primero, eso sí, quiere completar su gran trabajo este año con el título de campeón del mundo

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link