Madridimage

Madridimage

Mundial de Atletismo: El rebelde Noah Lyles revoluciona Oregón atrapando el oro y rompiendo el récord de Michael Johnson de 200m | Deportes



Junta las manos Noah Lyles, imitando a Goku y su onda vital de la serie Dragon Ball. Acaba de atravesar la meta en Hayward Field, oro indiscutible en el 200m, récord de EE UU (19,31s), por delante ya de la leyenda Michael Johnson, y se siente un superguerrero. Invencible. Rasga la equipación por el pecho, grita, y al caer el mono hasta la cintura, deja ver unos aros olímpicos tatuados en un costado, pero se señala justo el otro lado, donde aparece escrita una palabra: icon.

El término no es casual. Lyles (25 años, Gainesville, Florida), no concibe la normalidad y la discreción. Las odia casi tanto como perder. Busca el americano ser algo más que un chico rápido: trascender. Lo ha dicho poniendo como ejemplo a figuras como Usain Bolt y Michael Phelps, con personalidades que rebasan la frontera de lo deportivo. Y tiene madera para seguir sus pasos como referente gracias a una personalidad expansiva: hace sus pinitos en la música, exhibe en cuanto puede su devoción por el anime, y en solo una semana ha criticado el racismo presente en la sociedad estadounidense y ha participado en un debate sobre salud mental en la Universidad de Oregón junto al gobernador del Estado, dos de los temas que más preocupan a pie de calle, donde ya es un ídolo.

El lunes, cuando cumplió años pasando la primera ronda del Mundial de Atletismo de Oregón, Lyles escribió este mensaje en Twitter: “¡Hoy llegué a los 25 años! Una marca que para los afroamericanos es un gran hito. En este momento de la vida de un hombre negro, nos encarcelan de por vida, nos matan en eventos relacionados con pandillas o nos matan solo por el color de nuestra piel. Entonces, cuando digo que me alegro de haber llegado a los 25, ¡lo digo en serio!”.

El velocista, convertido ahora en el tercer hombre junto a Calvin Smith y Usain Bolt en ganar dos mundiales de 200m consecutivos (venció en Doha 2019), fue verdugo este viernes de su gran rival, el joven Erriyon Knighton, que a sus 18 añitos viene rompiendo todos los récords de Bolt en su ascenso, y consiguió un bronce (19,80s) que le posiciona como el más joven en ganar un metal en la prueba en la historia de los mundiales, y el segundo más precoz de todas las disciplinas. Entre ambos se coló, para firmar el triplete estadounidense, Kenneth Bednarek (19,77s).

Lyles ha vivido un largo viaje emocional hasta llegar aquí. En agosto de 2020, en medio de la pandemia, explicó que había empezado a tomar antidepresivos para dejar de pensar “sin el trasfondo oscuro en mente de que en realidad nada importa”. Habituado a ir a terapia desde niño, dijo que esa fue una de sus mejores decisiones, y desde entonces ha convertido su apoyo a la causa en algo personal.

Antes de los clasificatorios olímpicos para Tokio, Lyles dejó de tomar las pastillas porque sentía que afectaban a su rendimiento. El paso le costó, hasta el punto que reconoció haberse echado a llorar durante una conversación con su novia sobre lo díficil que había sido el año. Su actuación en los Juegos tampoco ayudó. Iba de favorito, y cuando obtuvo el bronce, la respuesta a la prensa fue impropia de alguien que acaba de ganador una medalla. “Aburrido”, dijo, molesto como un adolescente al que se le obliga a hacer algo que no quiere.

Tiene Lyles, también, otra cara más controvertida y soberbia. La sufrió en sus carnes el joven Knighton, la antítesis de la personalidad ostentosa de Lyles, más serio y comedido en sus apariciones públicas, interesado en estudiar Medicina hasta que el atletismo de élite le hizo dudar. El incidente, cuya foto dio la vuelta al mundo atlético, ocurrió cuando Lyles le venció en la clasificación para el Mundial y le señaló con el dedo incluso antes de terminar, un gesto que molestó a Knighton, que entrevistado al acabar dijo: “el trabajo no ha terminado, nunca termina”, dando pie a especulaciones sobre su mala relación.

La diferencia de estilos, el uno formal, el otro espontáneo; su explosión simultánea, (aunque Knighton tiene aún la ventaja de la juventud), y ese posible enfrentamiento alimentan una rivalidad que este viernes se palpaba en la gran pregunta que todos se hacían. ¿Quién ganará? ¿Lyles o Knighton?, en lo que puede volverse un duelo que ayude a crecer al atletismo, cuyo público disfruta más las pugnas cerradas que las hegemonías incontestables. Ante los crecientes rumores, Knighton quiso rebajar la tensión esta semana. Y describió a Lyles como un buen amigo que le ayuda a mejorar. “Tratamos de empujarnos uno a otro en la pista tanto como podemos”.

Este viernes fue Lyles el que más empujó. Tuvo el cuarto mejor tiempo de reacción, pero en el 100m ya mandaba sin discusión (10,15s), por delante del (10,26s) de Bednarek y el 10,31 de Knighton. En meta entró en 19,31s, el cuarto mejor tiempo de la historia. Y eso quiere decir, nada más y nada menos, que romper el récord de Bolt (19,19s) puede dejar de ser una quimera.





Source link