Madridimage

Madridimage

Nadia Calviño acusa al PP de “falta de vergüenza” y de “fosilizar” las instituciones al bloquear la renovación del Poder Judicial | España


La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, este martes en el Senado.Kiko Huesca (EFE)

La inflación se moderó en octubre hasta el 7,3% por la caída de la luz pese al alza del 15% de los alimentos, el paro de transportistas se ha suspendido sin apenas tener seguimiento y las previsiones del Gobierno es que la economía española crecerá al menos un 4,4% este año pese a la incertidumbre tras más de medio año de guerra en Ucrania. Sin embargo, la política nacional ha vuelto a instalarse en el debate identitario y la crisis territorial en Cataluña para quebradero de cabeza de La Moncloa y para alivio del PP. El principal partido de la oposición ha encontrado una salida imprevista a su pérdida de reputación por el portazo a la renovación del Consejo General del Poder Judicial tras cuatro años bloqueándolo en la reforma del delito de sedición propuesta por PSOE y Unidas Podemos y la falta de claridad del Ejecutivo sobre la modificación de la malversación en el Código Penal. La entrada en prisión de José Antonio Griñán, cada vez más cercana, es otro factor que incomoda sobremanera al Gobierno, que guarda silencio sobre la concesión del indulto al expresidente de Andalucía tras su condena en el caso de los ERE.

En medio de semejante marejada, en la que los datos económicos paradójicamente son la mejor baza frente a las arremetidas de la derecha, Nadia Calviño volvió a coger el látigo y a recriminar el estilo de oposición del PP. “¿Cual es su visión para España? Son tan destructivos y catastrofistas que ni ustedes mismos lo saben. ¿Desmantelar los servicios públicos como se está haciendo en Madrid? ¿Fosilizar las instituciones del Estado como están haciendo con el Poder Judicial? ¿Volver atrás al conflicto y a destruir la convivencia en Cataluña como están argumentando 24 horas al día? Detrás de sus insultos y ataques hay una falta absoluta de plan constructivo para nuestro país. Y creo cinceramente que lo que no tienen tampoco es falta de vergüenza”, arremetió la vicepresidenta primera en la sesión de control en el Senado en un estilo similar al que ya levantó a la bancada socialista en el Congreso durante una réplica al portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.

La Cámara Alta volvió a concentrar la atención sin necesidad de que Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo se fajaran en un nuevo cuerpo a cuerpo. El motivo es que el Congreso ha quedado deslucido esta semana, con la actividad parlamentaria reducida a varias comisiones y las reuniones de sus órganos, muchísimo menos vistosas que los plenos. El PP quiso aprovechar la ocasión y se empleó a fondo. Su portavoz, Javier Maroto, acusó al Gobierno de ser “capaz de amañar el código penal a la medida de los que han dicho que volverán a atentar contra el Estado. El legado de su Gobierno será la desautorización al poder judicial y la normalización de la mentira”, le espetó a Calviño en alusión a las negociaciones con ERC para sustituir la sedición por un nuevo tipo de “desórdenes públicos agravados”. La Moncloa insiste en que no hay nada concreto en lo que atañe a la malversación, a cuya modificación el presidente del Gobierno se abrió el domingo en una entrevista en La Vanguardia. “Mienten para colarnos el delito de sedición y malversación al dictado de los indepedentistas. Es una traición, una humillación y un desprecio a España. Y es una incitación al delito”, apostilló Maroto.

El intercambio dialéctico entre Elías Bendodo, coordinador general del PP, y Félix Bolaños, ministro de Presidencia, también fue turbulento. El número tres del PP instó a los senadores del PSOE de las comunidades de Castilla-La Mancha y Aragón, cuyos presidentes Emiliano García-Page y Javier Lambán son contrarios a la reforma de la sedición, a “evitar” lo que tildó de “cacicada”. “Ustedes pretenden salvar a varios pájaros del mismo tiro. Ya no va a haber indultos con los ERE, porque ustedes consideran que los ERE no es delito. Hable claro, ¿está ya negociando el abaratamiento del delito de malversación para premiar a los golpistas de Cataluña y a los culpables por el mayor caso de corrupción de la historia de España, que es el caso de los ERE con el desfalco de más de 700 millones de euros?”, interpeló Bendodo a Bolaños.

“Una gestión de Cataluña nefasta”

“Hemos presentado una reforma que homologa el código penal con Europa, que facilita la cooperación policial y refuerza las resoluciones judiciales”, esgrimió el ministro de Presidencia, que reprochó al PP que el Gobierno de Mariano Rajoy dejase “una gestión de Cataluña nefasta, catastrófica e incompetente”. “Mientras ustedes gobernaban España la Generalitat incumplía la ley y la Constitución, como ustedes todavía hoy lo hacen”, abundó en alusión al veto en el Poder Judicial. “Nosotros estamos en solucionar el tema catalán con diálogo, trabajo y buscando acuerdos transversales. En contra están los separatistas, el señor [Carles] Puigdemont, y los separadores, es decir el PP. Los mismos que gobernaban en 2017″, remachó el ministro socialista, que se despidió cuestionando el liderazgo de Feijóo: “Le pregunto a quienes mandan en el PP, también al señor Feijóo, ¿estamos mejor ahora o en 2017?”. El presidente del PP no pronunció una palabra ni en los pasillos del Senado cuando los periodistas le preguntaron por el rechazo de la Audiencia de Sevilla a suspender la ejecución de la condena del Tribunal Supremo sobre los ERE, lo que aboca al ingreso de Griñán en la cárcel.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Bolaños condenó “sin paliativos” los crímenes de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), a raíz de las últimas confesiones del exministro del Interior José Barrionuevo en EL PAÍS. “El Gobierno rechaza y condena aquellos hechos de forma rotunda. Pongo en valor la manera tan ejemplar en que la democracia española acabó con ETA, fue con la dignidad de las fuerzas políticas, con el respeto a las víctimas, acompañando las memorias de todas ellas, y con el Estado de Derecho. Todos unidos acabamos con ETA y ese es el mejor ejemplo de memoria”, expuso el ministro de la Presidencia. La senadora Estefanía Beltrán, del PNV, lamentó no no haber escuchado “voces de rechazo” ni del PSOE, el PP ni del Gobierno actual después de que Barrionuevo reconociese la “responsabilidad del Estado” en la “guerra sucia” de los GAL.



Source link