Madridimage

Madridimage

Nuevo cambio de Twitter podría hacer más difícil detener a los bots


(CNN Business) — Elon Musk lleva meses diciendo que quiere terminar con las cuentas falsas y de spam en Twitter, pero un cambio sutil que planea para la plataforma podría complicar su objetivo.

En un tuit esta semana, Musk dijo que Twitter dejará de mostrar anotaciones como «Twitter para iPhone» y «Twitter Web App» en la parte inferior de los tuits, que pretenden indicar de dónde proceden los mensajes de los usuarios. El cambio puede parecer pequeño comparado con las muchas otras formas en que el multimillonario está cambiando la compañía, pero es una medida que, según los expertos, podría hacer más difícil detectar la actividad no auténtica en la red social.

Musk anunció el plan este lunes junto con varios tuits en los que el nuevo propietario de Twitter se disculpaba por el hecho de que la plataforma sea «superlenta en muchos países» y explicaba que desactivará algunas partes innecesarias de la arquitectura de Twitter. Como parte de esto, escribió: «Por fin dejaremos de añadir en qué dispositivo se escribió un tuit (un desperdicio de espacio en la pantalla y de cálculo) debajo de cada tuit. Literalmente, nadie sabe por qué lo hicimos…».

Pero incluso si Musk no ve el valor en ello, algunos académicos sí. Expertos en actividad maliciosa en línea y desinformación dijeron a la CNN que saber cómo se publicó un tuit puede servir como una de las muchas señales de que hay cuentas que coordinan las publicaciones en la red social, lo que puede ser una señal de actividad sospechosa como el spam o el phishing.

Filippo Menczer, profesor de la Universidad de Indiana y director del Observatorio de Medios Sociales de la escuela, explicó que aunque los datos de la fuente pueden ser falsificados, sigue siendo una de las medidas que se pueden utilizar para monitorear las similitudes entre las cuentas y detectar un comportamiento coordinado. Menczer dijo que los investigadores pueden tomarlo en cuenta junto con otros factores, como los tuits específicos que publican las cuentas, los periodos de tiempo en los que se publican y las fuentes que citan.

«Podría constituir una prueba en combinación con otra cosa», dijo. «O podría mirar un número muy grande de cuentas que ya parecen altamente sospechosas y ese campo podría confirmar que están usando algún tipo de automatización».

La decisión de dejar de mostrar potencialmente los detalles de la fuente es solo uno de los muchos cambios que Musk ha dicho que planea hacer en la plataforma, a medida que toma decisiones rápidas para reducir los costos, aumentar los ingresos y repensar cómo funciona una de las redes sociales más influyentes. En el proceso, sin embargo, Musk ya ha eliminado personal y ha probado cambios, incluyendo la opción de pagar por la verificación de la cuenta, que a algunos les preocupa que puedan dificultar la lucha contra los bots y la desinformación.

Musk no dejó claro en su tuit de esta semana cuándo desaparecerán estas etiquetas. Tampoco está claro si Twitter simplemente dejará de mostrar esta información a sus usuarios, o si también dejará de proporcionar estos datos a través de su interfaz de programación de aplicaciones, o API, que permite a terceros acceder a muchos tipos de datos de Twitter para sus propias aplicaciones e investigaciones. Muchos investigadores académicos utilizan la API de Twitter para estudiar los bots y la desinformación en la red social.

Twitter, que recientemente despidió a una parte importante de su equipo de relaciones públicas, no respondió a una solicitud de aclaración o comentario.

Además de ayudar a detectar los bots, los detalles de la fuente de un tuit pueden proporcionar un fuerte indicador para saber si una cuenta ha sido hackeada, según Gianluca Stringhini, profesor asistente de la Universidad de Boston y codirector de su Laboratorio de Seguridad.

Por ejemplo, en abril de 2013, las acciones se desplomaron después de que un hacker accediera a la cuenta principal de Twitter de Associated Press y tuiteara sobre un falso ataque a la Casa Blanca. Una cosa que llamó la atención, dijo Stringhini, fue que el tuit falso se envió desde el sitio web tradicional de Twitter, que no es lo que la AP utilizaba para publicar tuits en ese momento (estaba usando un software de terceros llamado SocialFlow).

El propio Twitter señala la utilidad de la función para los usuarios en una guía disponible públicamente, en la que se afirma que estas «etiquetas de origen del tuit», además de ayudar a los usuarios a entender cómo se publicó un tuit, proporcionan a los usuarios un contexto clave sobre las publicaciones. Si un tuit está marcado como «Mastodon-Twitter Crossposter», por ejemplo, quedaría claro que el contenido se publicó tanto en Twitter como en la red social Mastodon.

Según el documento «How to Tweet» de la empresa, «si no reconoces la fuente, es posible que quieras saber más para determinar hasta qué punto confías en el contenido».





Source link