Madridimage

Madridimage

Premier League: El Manchester United resucita sin Casemiro y supera al Arsenal | Deportes


El fútbol no deja de reescribirse. Lo sabe bien el Manchester United que a mediados de agosto se sentía en la crisis más profunda de las últimas tres décadas e inicia septiembre exuberante tras encadenar cuatro victorias, dos de ellas ante Liverpool y Arsenal. El cuadro londinense perdió (3-1) en Old Trafford su primer partido de la temporada, aunque mantiene el liderato después del tropiezo del Manchester City, que no pasó del empate (1-1) en su visita a Villa Park. El Manchester United ha escalado en su resurrección desde la cola de la tabla a la quinta posición. Está a tres puntos del Arsenal y a dos de City y Tottenham. El Chelsea sigue dos puntos por detrás y el Liverpool ya está a tres, después de su empate (0-0) en el feudo del Everton. Y en esa vuelta a la vida apenas ha precisado de la aportación del que se suponía revitalizador tras aquel desastre en Brentford el pasado 13 de agosto. Entonces llegó Casemiro. Pero todavía no ha sido titular y este domingo ante el Arsenal apenas saltó al campo para jugar los diez últimos minutos de partido, cuando ya todo estaba encarrilado.

3

De Gea, Diogo Dalot, Lisandro Martínez (Harry Maguire, min. 79), Tyrell Malacia, Varane, Antony (Cristiano, min. 57), Eriksen, Bruno Fernandes, McTominay, Jadon Sancho (Fred, min. 66) y Rashford (Casemiro, min. 79)

1

Arsenal

Aaron Ramsdale, Zinchenko (Eddie Nketiah, min. 73), Gabriel, William Saliba, Ben White (Takehiro Tomiyasu, min. 79), Bukayo Saka, Albert-Mboyo Sambi Lokonga (Fabio Daniel Vieira, min. 73), Xhaka, Martinelli, Odegaard (Emile Smith-Rowe, min. 72) y Gabriel Jesus

Goles 1-0 min. 34: Antony. 1-1 min. 59: Bukayo Saka. 2-1 min. 65: Rashford. 3-1 min. 74: Rashford.

Árbitro Paul Tierney

Tarjetas amarillas William Saliba (min. 23), McTominay (min. 70), Gabriel Jesus (min. 75), Harry Maguire (min. 80), Bukayo Saka (min. 86) y Eriksen (min. 93)

Antes que Casemiro, el técnico Erik Ten Hag incluso eligió otra opción para reforzar la medular mediada la segunda parte. Entró Fred mientras el exjugador del Real Madrid se desentumecía en la banda. “Sabemos de su pedigrí y de los títulos que ha ganado, pero la Premier League y el modo de juego que tratamos de implantar requiere de una adaptación”, explica el técnico holandés. La aclimatación va por barrios. Apenas 48 horas después de llegar a Manchester, Antony recibió galones de titularidad. 100 millones de euros recibió el Ajax por su ficha, la de uno de los hombres de confianza de Ten Hag cuando trabajaba en el club de Ámsterdam. “Necesitamos su uno contra uno”, justifica el técnico ante la sombra del sobreprecio. El extremo brasileño respondió con el gol que abrió el partido.

Nada le resultó sencillo al United. El Arsenal es un equipo en maduración, pero tiene casta y clase. De inicio resistió las acometidas del rival, que salió al campo presa de la excitación, pero sin encontrar caminos hacia la portería defendida por Ramsdale. Sin apenas gestionar la pelota sí que encontró resquicios el cuadro de Mikel Arteta. El VAR invitó al árbitro a anular un gol de Martinelli poco antes del de Antony. Se estimó falta previa de Odegaard, una de esas infracciones que en las islas jamás se hubieran discutido hasta la llegada de la moviola.

El doble golpe, el gol propio que no fue y el contrario que sí valió, no arredró al líder de la Premier, que hizo una demostración de carácter en el inicio de la segunda parte, a lomos de la inmensa categoría de Odegaard y del descaro de Saka, un chico que juega al fútbol con la sonrisa dibujada en el rostro. Su gol empató un partido que viraba hacia el Arsenal, audaz hasta que en el atrevimiento encontró la derrota porque el Manchester le hizo daño al encontrar la zaga en mediocampo y a Bruno Fernandes con tiempo y espacio para ejercer de pasador y lanzar a Rashford, que al galope sentenció con dos goles. “Tuvieron tres ocasiones y nos metieron tres goles”, lamentó Arteta.

Todo sucedió entre la excitación generalizada. En Old Trafford no cesan las protestas contra la familia Glazer, la propietaria de la mayoría accionarial del club, pero la gente se ha reencontrado con un equipo capaz de manejar varios registros. Este domingo fue dominador de inicio, con capacidad para jugar en campo contrario aunque no excesivos recursos para encontrar espacios. Cuando el Arsenal se los mostró supo explotarlos. Y ni Casemiro ni Cristiano Ronaldo, que sólo jugó de inicio en Brentford, han entrado de lleno en la ecuación. Mientras el brasileño completa la “adaptación” que le pide el entrenador, el astro portugués trata de retomar su mejor versión. “No hizo pretemporada”, resuelve Ten Hag, con el recuerdo en las ausencias del luso durante varias semanas por cuestiones que el club informó como “personales”. Con esos secundarios que prometen elevar el nivel del equipo, la consolidación al fin de Varane en la titularidad y el regreso de las mejores versiones de futbolistas como Sancho, Rashford y Bruno Fernandes, el United toma vuelo. Hace veinte días esta realidad parecía mera ilusión.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Source link