Madridimage

Madridimage

Ron Klain, jefe de Gabinete de Biden, se dispone a dejar su cargo | Internacional



La estabilidad del Gabinete de Joe Biden parecía a prueba de bombas. Pasado el ecuador de su mandato, ni uno solo de los miembros del equipo original que nombró al llegar a la Casa Blanca ha dejado su cargo. Eso, sin embargo, va a cambiar y lo va a hacer por todo lo alto. Su jefe de Gabinete y mano derecha, Ron Klain, una especie de primer ministro en la sombra, se dispone a dejar su puesto, según han informado diversos medios estadounidenses citando fuentes de la Casa Blanca.

Klain prepara su salida para las próximas semanas, posiblemente después del discurso sobre el Estado de la Unión que Biden tiene previsto pronunciar en el Congreso el próximo 7 de febrero, aunque por el momento no ha habido ningún anuncio oficial al respecto. Su dimisión, que se atribuye a agotamiento por el desempeño del cargo, llega en un momento delicado de la presidencia de Biden. El fiscal general, Merrick Garland, ha nombrado un fiscal especial que investigue por qué tenía Biden en su poder (en un despacho privado y en su casa) documentos clasificados de su etapa como vicepresidente de Barack Obama.

El jefe de Gabinete está dispuesto a permanecer unas semanas más para facilitar la transición y ya se empieza a pensar en quién puede ser su sustituto, aunque en las quinielas aparece al menos media docena de nombres sin un favorito claro. La salida del jefe de Gabinete puede propiciar una renovación más amplia del Gabinete de Biden para la recién estrenada segunda mitad de su presidencia.

En Estados Unidos no existe un consejo de ministros propiamente dicho. Las reuniones del Gabinete son poco frecuentes, apenas media docena desde que Biden asumió la presidencia en enero de 2021. El órgano colegiado no aprueba proyectos ni decretos ni tiene competencias específicas más allá de asesorar al presidente, así que sus reuniones tienen también algo de simbólico. Lo componen la vicepresidenta, los 15 secretarios de departamentos ejecutivos, el jefe de gabinete y otros ocho miembros con diferentes cargos.

El presidente y, especialmente, su jefe de gabinete despachan directamente con los secretarios de los departamentos y de ahí el poder de quien ostenta ese cargo en el ala Oeste de la Casa Blanca.

Klain se decantó por una persona con tres décadas de experiencia política para que ejerciese ese cargo, más importante en el día a día de la acción de gobierno incluso que la vicepresidenta, Kamala Harris. Abogado, asesor de varios presidentes, vicepresidentes y senadores y persona clave dentro del aparato demócrata, es una persona muy cercana al presidente. Cuando lo eligió en 2020 tras ganar las elecciones, se deshizo en elogios con él: “Ron ha sido inestimable para mí durante los muchos años que hemos trabajado juntos, incluyendo cuando rescatamos la economía de uno de sus peores momentos en su historia en 2009 y cuando más tarde se produjo una emergencia de salud pública [crisis del Ébola en 2014]”, señaló entonces en un comunicado. “Su profunda, amplia experiencia y capacidad de trabajar con gente dentro de todo el espectro político es precisamente lo que necesito en un jefe de personal en la Casa Blanca en este momento de crisis y de unificar al país”, añadió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

[Noticia de última hora. Habrá ampliación en breve]

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.





Source link