Madridimage

Madridimage

Sánchez: “Por mucho que a algunos les pese, el apocalipsis no ha llegado ni va a llegar” | España


Desde julio del año pasado, Pedro Sánchez está consolidando un evidente giro a la izquierda que hoy se ha puesto de largo en un escenario propicio para un discurso progresista y de defensa de la lucha de los trabajadores como la sede central de la UGT, en la que ha inaugurado con su secretario general, Pepe Álvarez, unas jornadas sobre acción sindical. Sánchez ha desplegado un discurso de fondo, a 24 horas de que se cumplan tres años de la toma de posesión, el 12 de enero de 2020, del primer Gobierno de coalición progresista desde la II República. Y en él se ha centrado en reivindicar la gestión progresista de la crisis y en compararla con la de la última, la que gestionó el PP en su fase final, con resultados muy diferentes. Sánchez insiste en que, pese a incertidumbre de la guerra, España está muchísimo mejor de lo que se podía esperar hace unos meses, con datos mejores que otras economías europeas, y sobre todo ha logrado evitar con políticas públicas la hecatombe económica que auguraba la oposición para este otoño e invierno. “Tenemos incertidumbres por la guerra, pero el año 2023 no viene envuelto en las catástrofes que algunos anunciaron. Por mucho que a algunos les pese, el apocalipsis no ha llegado ni va a llegar. España cierra 2022 con la inflación más baja de la eurozona, el crecimiento mayor de la UE y niveles de empleo que no teníamos hace 15 años. ¿Qué vamos a hacer? Vamos a seguir dignificando las pensiones, subiendo el salario mínimo ―somos el país de la OCDE que más lo ha subido― y protegiendo a la gente de a pie”.

Sánchez ha aprovechado el foro de la UGT para marcar lo que será su discurso central en este año electoral, con la idea de que los españoles tendrán que decidir entre dos modelos: la gestión de la crisis que ha hecho la coalición y la que en su opinión haría el PP, similar a la que hizo Mariano Rajoy: “Es un año crucial. España se juega mucho. Hay que decidir en dos alternativas: una centrada en proteger empleos, familias, rentas, otra anclada en proteger intereses de poderosos y el sálvese quien pueda cuando vienen mal dadas. Si algo hemos demostrado es que hay otra forma de crecer más y mejor, sin devaluar salarios ni precarizar el empleo. Hemos desplegado un escudo social durante la pandemia que protegió a más de tres millones trabajadores, un millón de autónomos, miles de empresas. Hemos subido el salario mínimo de 735 a 1000 euros. Y lo vamos a subir más.”.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez, junto al líder de UGT Pepe Álvarez, durante las jornadas de este miércolesJaime Villanueva

El presidente, que ha sido recibido en la UGT, el sindicato cercano al PSOE en el que él milita, con grandes aplausos. Durante su intervención ha desgranado una serie de datos para tratar de demostrar que los progresistas gestionan mejor la economía que un PP anclado, según su visión, en las ideas neoliberales que ya casi nadie defiende en Europa. Para contrastar esos modelos, Sánchez ha tirado de hemeroteca y ha recordado como eran los titulares de la prensa española en enero de 2013, hace 10 años, en plena crisis financiera y tras un año de Gobierno del PP con mayoría absoluta. “España estaba postrada a las políticas de austeridad. La EPA [Encuesta de Población Activa] confirmaba que había casi 6 millones de personas en paro. Uno de cada tres parados de la UE. Había un desplome del consumo en cultura por el aumento del IVA del PP. Se hablaba del cierre de urgencias en el medio rural, de las privatizaciones en la salud. Algunas comunidades ensayaban el copago por receta. Se iban los jóvenes. Se recortaba la I+D+i. Se hablaba de corrupción, en un país que había perdido en 2012 2000 puestos de empleo cada día. Se llegó al 57% de paro juvenil. Venimos de ahí. La política de la derecha hizo que España tardara 11 años en recuperar el empleo y ocho años en recuperar el PIB previo a la crisis. Pocos meses después de tomar posesión pidieron un rescate a la banca, dijeron que no costaría un centavo, la realidad es que la factura se acerca ya a los 70.000 millones. Hicieron una reforma que condenaban a pensionistas a una brutal pérdida de poder adquisitivo. Si se siguiera aplicando la reforma del PP, con la subida limitada al 0,25%, la pensión media que ahora es de 1.259 euros estaría en 1.101 euros al mes”.

Por el contrario, ha recordado que España tiene ahora los niveles de desempleo juvenil más bajos desde que hay registros, se ha registrado la cifra más alta de mujeres afiliadas de la historia, y gracias a la reforma laboral 285.000 trabajadores han aflorado de la economía sumergida, lo que supone más dinero para las arcas del Estado “pero sobre mejora la dignidad de los trabajadores”. “Los resultados de esa reforma son indiscutibles. El paro se ha reducido en 268.000 personas, se han creado medo millón de empleos, ha aumentado un 232% el empleo indefinido y se ha bajado la temporalidad 15 puntos”, insistió. Los representantes de la UGT que le precedieron han recordado que el Gobierno de coalición es el primero en la historia reciente que aprueba una reforma laboral que no recorta derechos a los trabajadores, sino que los mejora. Sánchez arranca así el año con un discurso que se repetirá y con un mensaje claro de izquierdas y de defensa de los trabajadores: “Defendemos la España de los trabajadores, que pone en el centro el trabajo como principal fuente de riqueza y cohesión. La ultraderecha siempre ataca a los sindicatos de clase porque sabe que son uno de los principales pilares de la democracia”. Los sindicalistas aprovecharon para reclamar a los empresarios que suban los salarios, ya que en España han subido mucho menos que en otros países de su entorno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete



Source link