Madridimage

Madridimage

Spain Investors Day: España busca embarcar a los inversores en sus planes de energías limpias | Economía


La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha insistido este miércoles durante la XIII edición del Spain Investors Day en la necesidad de ofrecer a los inversores en energías limpias un marco regulatorio predecible, estabilidad de precios y retornos adecuados. En su discurso ante representantes de 47 empresas cotizadas, Ribera ha resaltado “la posición única de España”, gracias a una estrategia de transición verde pergeñada antes de que la invasión rusa de Ucrania alterara el mercado energético y acelerara la búsqueda de fuentes alternativas a los combustibles fósiles.

La ministra se refirió al importante papel que busca jugar España en la producción de hidrógeno verde. Señaló que en España se invertirán en torno a 8.900 millones de euros hasta 2030 para impulsarla, y ya es el segundo país del mundo con más proyectos relacionados con esta tecnología, el 20% del total, solo por detrás de Estados Unidos (51%). “El hidrógeno renovable será clave para completar la descarbonización de nuestra economía”, apuntó, citando como un hito el corredor de hidrógeno verde H2Med entre Barcelona y Marsella.

Ribera afirmó que el importante despliegue de renovables en España la coloca por delante de otros países europeos. Y destacó los esfuerzos del Gobierno por paliar la escalada del gas natural y su impacto en las tarifas eléctricas, con medidas como el mecanismo ibérico, que el Ejecutivo espera que se extienda hasta finales de 2024. Además, recordó que España gana atractivo al ser el país con la tasa de inflación más baja de la UE (un 5,8%), pero cree que se necesitan “reformas estructurales” para atajarla, y no solo soluciones temporales como las bonificaciones y rebajas impositivas puestas en marcha por el Gobierno.

En un mensaje a los que están dispuestos a arriesgar capital en España, les emplazó a mirar a largo plazo. “Se requieren inversores responsables y pacientes que miren más allá de la maximización de beneficios a corto plazo”, subrayó.

La ministra llamó a proteger el mercado único europeo de los desequilibrios que pueden provocar la suspensión de las reglas de ayudas de Estado, al beneficiar “a los que tienen bolsillos más grandes y más espacio fiscal”, lo que puede engendrar “efectos indeseados”, al distorsionar el mayor o menor apoyo público la competencia entre empresas.

Riesgos y oportunidades

Las mesas redondas que siguieron a la intervención de Ribera abordaron algunas de las fortalezas y debilidades de la economía española. El director de Coyuntura Económica de Funcas, Raymond Torres, justificó su “optimismo relativo” en que por primera vez en historia de España el empleo ha resistido durante una crisis, y la prima de riesgo se ha mantenido a raya pese a las subidas de tipos de interés. Además, situó a España entre las ganadoras de la transición verde por su potencial en energías renovables, y auguró que se puede beneficiar de la reorganización de las cadenas de valor globales.

Ricardo Martínez, CEO de Equipo Económico calificó de “impresionante” el crecimiento de la economía española el pasado año, y recalcó el buen comportamiento de las exportaciones y el fuerte desendeudamiento del sector privado, si bien advirtió de que el mayor reto es el aumento de la deuda pública.

Entre los riesgos, Ana Aguilar, economista jefe de Deloitte España, citó factores como los riesgos geopolíticos, la evolución de Asia o una inflación más persistente de lo previsto. A los que Frédéric Pretet, economista jefe del banco BNP Paribas, añadió la escalada de los tipos de interés o cómo impactarán en los precios energéticos la reapertura china y los movimientos de la OPEP.

Reindustrialización

La pandemia no ha acabado con la idea de globalización, pero sí la ha matizado al poner de manifiesto la dependencia occidental de productos básicos, entre ellos los farmacéuticos. Ese acortamiento de las cadenas de suministro que Europa busca en sectores estratégicos puede ser una oportunidad, opina Juan López-Belmonte, presidente de laboratorios Rovi. “No hablo de parar la globalización ni de autosuficiencia, pero tiene que haber un cambio tremendo, y España puede convertirse en un hub de producción farmacéutica para Europa”.

José Bogas, consejero delegado de Endesa, citó una frase del piloto brasileño Ayrton Senna para referirse a las oportunidades que ofrecen los tiempos turbulentos. “No puedes adelantar a 15 coches cuando hace sol… pero sí cuando llueve”, dijo. El directivo se dirigió al Gobierno para pedirle que aparque la ideología en el debate sobre el futuro sistema de precios. Y demandó a las autoridades más agilidad burocrática para desplegar las renovables y el coche eléctrico. “Queremos cubrir la geografía española de puntos de recarga, pero es muy difícil obtener los permisos”, lamentó.

Francisco Riberas, presidente ejecutivo del fabricante de componentes de automoción Gestamp, también percibe un problema similar con el PERTE del coche eléctrico. “La cantidad de dinero es muy positiva, pero no estamos pudiendo utilizarlo todo por problemas de procedimiento. Los fondos para ministerios como el de industria son inmensos y no es sencillo”, admitió. Riberas explicó que el sector suma a los problemas globales una crisis propia por la falta de semiconductores, los problemas en las cadenas de suministro y la transición al coche eléctrico.

María Peña, CEO del ICEX, sostuvo que España tiene ventaja por el tamaño de su mercado —en el que incluye también su posición geográfica de enlace con Europa y el norte de África—, el talento disponible, el clima de negocios y las infraestructuras de transporte, comunicación y energía.

Ignacio Mataix, consejero delegado de Indra, dedicada sobre todo a dos áreas de negocio, Defensa y movilidad por un lado, y digitalización por el otro, reconoció que la guerra en Ucrania supone un reto para la industria y una oportunidad para desarrollar nuevas tecnologías, porque los Estados buscan acercarse al 2% de gasto del PIB en Defensa que exige la OTAN. Y se refirió a dos grandes desafíos: cómo atraer talento y retenerlo, y los problemas en las cadenas de suministro.

Hernández de Cos: “El crecimiento de los salarios está cobrando fuerza”

Para cerrar la jornada, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, intervino en el Palacio de la Bolsa de Madrid. En su discurso, aseguró que sus proyecciones están detectando un aumento de los sueldos en algunos países europeos. “El crecimiento de los salarios está cobrando fuerza por la solidez del mercado de trabajo y la capacidad de los trabajadores para compensar el aumento de la inflación. Creemos que sería deseable acordar un reparto equitativo entre salarios y márgenes empresariales de lo que es una pérdida de renta inevitable”, afirmó.

El crecimiento de los salarios es una de las grandes preocupaciones del BCE por su capacidad para volver la inflación más persistente, pero mientras en EE UU sí se ha producido ese fenómeno por el gran número de vacantes, en Europa es más residual.

Hernández de Cos también advirtió contra las políticas fiscales demasiado expansivas por parte de los gobiernos, porque si bien pueden reducir a corto plazo, luego la vuelven más persistente. Y llamó a que esos estímulos sean temporales y muy focalizados en colectivos y empresas vulnerables.

El también miembro del Consejo de Gobierno del BCE resaltó que “si se produjera una recesión en la zona euro, nuestra visión es que sería corta y poco profunda”, y recordó que los datos del BCE muestran cierto optimismo a medio plazo, con crecimientos para la zona euro en el entorno del 2% para 2024 y 2025 “por encima de su crecimiento potencial.

Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Rodrigo Buenaventura, animó a las empresas a que coticen en Bolsa como medida contra el encarecimiento de la financiación por la subida de los tipos de interés. Buenaventura celebró la simplificación burocrática que están acometiendo para facilitar el salto al parqué de muchas compañías, y centró su intervención en ese gran dilema que afronta el regulador bursátil. “Nos enfrentamos a un equilibrio difícil: modelar los requisitos de acceso al mercado, pero a la vez ser exigentes en el cumplimiento de determinados requisitos. O en otras palabras decidir dónde se puede ser mas flexible y dónde no hay que bajar la guardia”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECÍBELO



Source link